web analytics

Sobre el autor

Artículos Relativos

5 Comentarios

  1. ovidio

    Un experpento a lo que quieren llamar ópera. El teatro real ha patinado, como puede esta obra tediosa, carente de cualquier melodía, aburrida…. llegar al teatro real. Durante la hora y media de duración he visto como el público poco a poco va abandonando el teatro algo que nunca había visto auque los comprendo. Simplemente esto no es OPERA

    Responder
  2. Antonio

    Con todos mis respetos, es una tomadura de pelo. Antes de decidir dejar el palco media hora antes de au finalización, el.desfile de gente abandonado sus butacas era más que sorprendente. Hemos perdido tiempo y dinero. Esperamos que la gente que se hace llamar artistas no se confieran a ellos mismos un nivel superior al resto de personas por el hecho de realizar obras que no son capaces de entender al menos por la.gran parte de los mortales haciendonos perder la.ilusion por una noche de ópera. Elena Mendoza, una y no más.

    Responder
  3. Jon

    Es la primera vez que iba a la ópera y he salido bastante decepcionado. Vale que soy ignorante en la materia, pero aguanté como un campeón la hora y media y merezco poder decir que es de lo más infumable que he visto en mi vida. Esperaba ver ópera, no una obra psicodélica con música de terror. Todo me pareció extraño, raro, no hay ópera en sí, sino gente alocada mostrando sus pensamientos oscuros y siniestros en voz alta, todo locura, con buena música sí, pero sin canto, no es ópera. No recomiendo a la gente que se gaste un sólo euro en perder una hora y media de su vida. Lo mínimo cuando vas a la ópera es ver una ópera! No sé que nombre puede tener esto, es incalificable, bochornoso, y por cierto, los mismos entendidos también comentaban negativamente la obra, si se puede llamar así. Nada recomendable!

    Responder
  4. Jon

    Obra infumable

    Responder
  5. Rosa

    Lo siento pero el Teatro Real no era el lugar para la representación de una ópera??? de estas características, quizás en salas de teatro alternativo habría encajado mejor. Como no hubo descanso, la gente fue abandonando sus butacas poco a poco hartos de la tomadura de pelo, de ver cómo maltrataban a un pobre piano y golpeaban y arañaban un acordeón

    Responder

Deja un Comentario a Jon Cancelar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Beckmesser 1992-2004-2012