web analytics

Sobre el autor

Artículos Relativos

3 Comentarios

  1. Pedro

    De modo que antes de que pusieran sobretítulos en los teatros de ópera, nadie se enteraba de nada… Pobrecitos los que iban en aquellos tiempos a escuchar a la Callas, o a Kraus, que no sabían lo que decía ese jorobado llamado Rigoletto, porque no había sobretítulos en los teatros. La verdad es que la Electra de la OCNE sonó grandiosa, el programa d emano traía el texto en alemán y en castellano, además con las indicaciones escénicas completas, costaba 1 euro, y yo lo leí perfectamente. Parece que el éxito de esta Electra (el público braveando puesto en pie) a alguien se le ha “atragantado”…

    Responder
  2. Francisco

    Yo estuve en ambas funciones y ha resultado sencillamente acojonante! Soy consciente de que mucha gente no sabía a lo que iba, acostumbrados a la programación habitual, pero los que sabíamos al Miura que nos enfrentábamos, fuimos preparados con libreto en tableta electrónica que se ve en la oscuridad…hay que modernizarse, hombre! Aparte de conocer ya la obra, claro! No hay excusas….en youtube están las mejores versiones gratis! Es un lujo absoluto contar con Afkham al frente de la ONE…a sus 34 años no es una joven promesa…es un director como la copa de un pino que, si no se frustra por razones ajenas, puede llegar a convertirse en uno de los grandes de verdad. Imagino que se lo estarán rifando ya…¿cuánto nos durará en Madrid? El elenco fue también de lujo, que no perfecto….la soprano protagonista no es la Elektra ideal, desde luego, vocalmente…como dice el crítico, es demasiado lírica y es en los medios y graves donde se nota más, pero con un agudo firme y seguro (aunque no de metal refulgente como otras antecesoras en este papel) y un volumen espectacular logró encarnar una Elektra doliente aunque no demente, que venció el inmenso volumen sonoro de la masa orquestal a pesar de la deficiente acústica del Auditorio para la proyección de las voces. verdaderamente admirable! El domingo tuvo un pequeño desliz al atacar un agudo que supo “torear” convenientemente. Sería genial que al año que viene la traigan a cantar Salomé, papel mucho más apropiado para ella. 12 minutos de aplausos y bravos con mucho público en pie no se consigue tan fácilmente en el Auditorio. Veladas para el recuerdo…como las del año pasado con El Holandés, si bien entonces el resultado global fue aun mejor que esta Elektra. Bravo a todos y enhorabuena por un trabajo tan arriesgado bien hecho. ¿Qué obra está prevista para la próxima temporada? ¿Alguien lo sabe?

    Responder
  3. Carola

    Manuela Uhl no cantó Klytämnestra sino Chrysothemis.

    La mejor función de ópera de la temporada madrileña hasta la fecha, con una interpretación musical y escénica de lujo de la Lindstrom. No será la Elektra que el crítico se traía de casa, pero era una Elektra de carne y hueso, intensa, doliente, animal, desde principio a fin. ¡Y qué final, desplomándose en brazos de su padre! Sobrecogedor.

    ¿Pegas? Unas cuantas, no pocas relativas a cuestiones organizativas del propio Auditorio, como el desplazamiento de espectadores de la primera fila, los cambios de luces de un día para otro (no fueron las mismas el viernes que el domingo), el retraso en comenzar las funciones.

    Afkham ha situado la OCNE donde no osábamos ni soñarla. A Alcaraz le corresponde situar la sala al mismo nivel.

    Responder

Deja un Comentario a Francisco Cancelar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Beckmesser 1992-2004-2012