Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
Orlinski-Giardino d'amore-CNDMCrítica: Orlinski, contratenor espectáculo
sabata-beller-carbone-marieCrítica: Marie, moderno vía crucis
Por Publicado el: 19/01/2021Categorías: En vivo

Crítica. Javier Camarena en el Teatro Real. Belcanto emocionado

JAVIER CAMARENA

Belcanto emocionado

Obras de Hérold, Gounod, Lalo, Offenbach, Donizetti y Rossini. Javier Camarena (tenor). Orquesta Titular del Teatro Real. Dirección musical: Iván López-Reynoso. 15 de enero

javier-camarena-teatro-real

Javier Camarena. Recital en el Teatro Real

Acabó el maratón de recitales que el Real ha venido a llamar “Estrellas de la Ópera” con la actuación del querido (hasta a veces venerado) Javier Camarena, tras tres días de resbalones entre el hielo y mirada preñada de blancura. En cualquier fecha y lugar traer a DiDonato, Kaufmann y Camarena en días consecutivos sería excepcional, pero ahora lo es más, con una ciudad que mantiene el tipo en lo cultura con la que está (re)cayendo. Camarena salió al escenario y el aplauso inicial ya puso de manifiesto el estado emocional de público y cantante. Hace un par de días, en esa misma situación, DiDonato dijo “I love you too”; Camarena dejó escapar alguna lágrima y entró de lleno en un programa que reivindicaba las bellezas relativamente escondidas del belcanto italiano a las que se llegaba a través de un elaborado itinerario de afrancesado Romanticismo.

Empezó ya muy exigido con «Ah! Lève-toi, soleil!», del Romeo de Gounod. El extenso registro del tenor mejicano, su facilidad para los saltos interválicos amplios y la aparente naturalidad con la que coloca la voz le hicieron conectar con un público entusiasta desde antes de entrar en la sala, y que celebró cada una de sus agilidades. Por suerte, Camarena sabe contraponer con gusto, y su lirismo emocional pero siempre inteligente apareció en el fragmento de Le roi d’Ys de Lalo. Más allá del Barbiere de 2013 no ha habido ningún Rossini completo en la última década en el Real (qué lejos aquellos Tancredi, Viaggio y L’italiana), con lo que se agradece cualquier miga que llevarse a la boca, y el aria de Ricciardo e Zoraide – que ya escuchamos en este mismo teatro un año antes, en aquella ocasión al piano – sacó los mejores colores y sobreagudos sin  apreturas.

Roberto Devereux es el final lógico de un tenor de las capacidades de Camarena, porque todos los Donizettis anteriores ya le han permitido mostrar filados, crescendi, messa di voce, las sutilezas del appoggio y toda suerte de glissandi, con lo que Devereux se convierte en síntesis afortunada a la que se suma la orquestación de privilegio que nos regaló Donizetti. Se aplaudió mucho la labor de Iván López-Reynoso al frente de la Orquesta Sinfónica de Madrid (fantásticas oberturas de Hérold y Offenbach) y tras diez minutos de ovaciones un emocionado Camarena quiso rendir homenaje al desaparecido Armando Manzanero, con «Esta tarde vi llover», acompañado por su habitual compinche de correrías, el pianista Ángel Rodríguez. El público pidió más, pero el homenaje sólo tenía sentido si era único y como broche final. Una belleza. Mario Muñoz Carrasco  

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa