Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
El Festival de Bregenz presenta una programación alternativa para agosto
Bryn-Terfel-FAZBryn Terfel debuta en la producción de Fidelio en Graz
Por Publicado el: 11/08/2020Categorías: Noticias

Artistas y gestores culturales sobre el futuro de las artes

Artistas y gestores culturales sobre el futuro de las artes

La pandemia ha oscurecido el futuro de los profesionales de la cultura pero ha subrayado la necesidad que tenemos de ella

Goerke como Turandot en la Royal Opera House

Desde que la pandemia puso fin a la agenda cultural de todo el mundo, artistas e instituciones han exprimido todas las posibilidades para continuar en contacto con su público. Internet se ha coronado como la mejor solución, con conciertos, recitales en directo o emisión de grabaciones de archivo gracias al streaming y vídeos y publicaciones de artistas y entidades en redes sociales.

Esta opción no se descarta en la vuelta a la actividad presencial. La incertidumbre con respecto a posibles rebrotes mantiene en vilo a la comunidad artística, que plantea distintos escenarios para la reapertura de sus puertas: algunos apuestan por septiembre, otros por enero, abril e incluso la suspensión completa de la temporada 20/21. Deborah Borda, presidenta de la Filarmónica de Nueva York ha declarado que nunca se ha visto “en una situación tan cambiante”: “No sabemos si nuestro director musical podrá volver al país, si los artistas podrán venir desde Europa o Asia o si tendremos que hacer pruebas a la audiencia. ¿Tendremos que tomar la temperatura a diario a los miembros de la orquestas? Ha miles de preguntas y ninguna respuesta clara”.

Mientras, los gastos fijos de cada teatro e institución siguen corriendo, oscureciendo sus cuentas a pasos agigantados. Para el Metropolitan de Nueva York, esta cifra alcanza los 100 millones de dólares anuales, que se suman a los 60 millones de pérdidas a causa del coronavirus.

Los artistas, los más vulnerables en esta crisis, comparten los mismos miedos y energía para cambiar la situación actual. La soprano Christina Goerke ha hablado en nombre de todos ellos afirmando que “no hay nadie que no sienta pánico”. “No sabemos cuándo va a acabarse esta crisis”, continua, “pero algún día llegará. Es como si estuviésemos forzados a replantearnos nuestra situación. ¿Tendremos que reinventar el autocine para otras disciplinas? ¿Cantar en medio del capo? ¿Usar recintos más pequeños?”. Peter Gelb, director del Met, continúa esta serie de preguntas de cara a las producciones líricas: “La opulencia de la gran ópera puede que tenga que reformularse”, comenta.

La creatividad será la respuesta para un futuro incierto que, sin duda, irá de la mano con las nuevas tecnologías. Gracias al streaming, la ópera y música clásica – como tantas otras artes -, han llegado a todos los rincones del mundo, cifras de espectadores impensables dentro de un auditorio – miles de personas han visto las emisiones semanales del Met y la compañía ha recibido donaciones de hasta 30.000 nuevos patrocinadores -.

Para los artistas, que han estudiado minuciosamente la calidad de su sonido, los medios caseros no son suficientes e insisten en que lo virtual no sustituirá nunca el espectáculo en vivo. Sin embargo, coinciden en la democratización del arte gracias a internet, que ha abierto una ventana para nuevos públicos y ha demostrado que, especialmente en tiempos difíciles, “el arte es una necesidad, no un lujo”, como apunta Goerke. Quizás por ello nos encontremos en uno de los momentos más optimistas para el futuro de la cultura.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa