Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

“Bomarzo” en el Real, teatro más que ópera
Alain Damas: sonetos para soñar
Por Publicado el: 25/04/2017Categorías: En vivo

Bejun Mehta, no ha sido suficiente

Ciclo Universo Barroco

Bejun Mehta, no ha sido suficiente

Obras de Haendel, Vivaldi, J.S.Bach, J.C.Bach, Vivaldi, Caldara, Hoffmann. Bejun Mehta, contratenor. Akademie fü Alte Musik Berlin.

Tras participar en las exitosas y justamente alabadas representaciones de “Rodelinda” en el Teatro Real, ha vuelto al Auditorio Nacional de Madrid Bejun Mehta para ofrecer el mismo programa que presentase en el pasado Festival de verano de Salzburgo. Ha habido, eso sí, una importante y afortunada variación, consistente en el cambio de la agrupación “Nuova Musica” por la muy superior Akademie fü Alte Musik Berlin, con la que ya actuase en el Real hace dos años.

No es la de contratenor una de las cuerdas más agradecidas para un recital y mucho menos en ese Auditorio Nacional en el que casi todas las voces sufren su acústica cuando se sitúan delante del escenario. No le ha sucedido a Mehta a pesar de encontrarse con una ligera afección vocal, tal como se anunció por megafonía al principio de su actuación. Su voz sonó limpia y clara en todo momento. Mehta es sin duda uno de los tres mejores cantantes de su cuerda y el conjunto musical una de las orquestas de cámara en su género con mas prestigio. Dio gusto escuchar la perfección con la que el grupo tocó las páginas instrumentales de Vivaldi o Caldara, aunque al primero le faltase bastante de su gracia veneciana y, en particular a la excelente oboísta Xenia Löffler. Su acompañamiento a la cantanta “Ich habe genug” –“Tengo suficiente”- fue tan impecable como inspirado. Esta cantata, una de las más bellas de Bach, reúne toda su belleza cuando en una voz de bajo o barítono, pero el contratenor la bordó, tanto en esas primeras dos partes tan cercanas a la “Pasión según San Mateo” como en las florituras de la tercera. Si sus dotes dramáticas quedaron claras en ella, las más circenses de la coloratura se lucieron en Vivaldi, sin que resultase una exhibición de virtuosismo y esto también se agradece. Gonzalo Alonso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

calendario operístico 2022/2023