Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

la Camerata Musicalis en La Quinta de Mahler
Amigos de la Ópera de A Coruña cumple 65 años
Por Publicado el: 03/06/2017Categorías: Noticias

Covent Garden: nadie es perfecto

Kristin Lewis desmayada en los brazos de IIdar Abdrazakov bajo la atenta mirada de Christoph Pohl y Ekaterina Semenchuk en el Don Carlo del Covent Garden

Covent Garden: nadie es perfecto

En la misma semana dos «expedientes X» han hecho enfadar al público de la ópera londinense.

Uno se debe a la falta de presupuesto. Antes de la crisis y los brexits los teatros de ópera «comme il faut» tenían dos repartos o, al menos, covers que cubrían la posibilidad de un evento fortuito o enfermedad de un solista, además, ser cover le daba la oportunidad a los cantantes jóvenes de ir demostrando por los teatros su valía, aunque nunca salieran a escena .

Ahora se ha puesto de moda tener simplemente un listado de cantantes que se saben el rol y que están lo suficientemente a mano en caso de desastre… y el desastre llegó al Covent Garden en la última función de Don Carlo.

Ya la cosa venía mal desde el principio, cuando la soprano búlgara Krassimira Stoyanova canceló la Elisabetta por enfermedad y tuvo que ser sustituida desde el estreno por la americana Kristin Lewis, que debutaba así en Covent Garden.

Cuando en la última función fue ella quien enfermó el teatro hizo lo imposible por llamar a todas las posibles sopranos que pudieran saltar al escenario y, al parecer, no se encontró ninguna.

La solución fue realmente extraña y los asistentes tuvieron que asistir a un Don Carlo en el que, al no estar la protagonista, que es la base de la trama, sólo se escucharon extractos del primer y segundo acto a telón cerrado con Bertrand de Billy marcando a la orquesta y a los solistas por dónde seguir, el tercero ya a telón abierto y con la omisión del los actos cuarto y quinto, con una duración total de la obra de noventa minutos y con un público al que seguro que le costó enterarse de por qué todos los roles de este novedoso Don Carlo estaban enfadados entre ellos.

El otro incidente se debió a un fallo en los sistemas de seguridad: en medio de la función de L’Elisir la sala tuvo que ser desalojada por lo que finalmente se supo que fue una falsa alarma. La función siguió adelante tras el susto, que con el miedo que se vive en esta época de atentados terroristas seguramente desdibujó la sonrisa de muchos.

Un comentario

  1. Monica 03/06/2017 a las 21:20 - Responder

    Quien la sostiene en sus brazos es Ildar y quien mira es Pohl.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

calendario operístico 2022/2023