Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

Critica: La calidad y generosidad de Ainhoa Arteta triunfan en Pamplona
vladimir-spivakovCrítica: Spivakov y María Dueñas en Ibermúsica
Por Publicado el: 09/11/2019Categorías: En vivo

Crítica: Axelrod dirige la Orquesta y Coro de RTVE

Claroscuros en una obra singular

John Axelrod

Berlioz: “Romeo y Julieta”. Sophie Koch, mezzosoprano; Yann Beuron, tenor; Cody Quattlebaum, bajo-barítono. Coro y Orquesta de la RTVE. Director: John Axelrod. Teatro Monumental, Madrid, 7 de noviembre de 2019.

Se presentaba el tejano John Axelrod (1966), titular –hasta dentro de muy poco- de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, con la RTVE y creemos que también hacía su primera aparición en un podio madrileño. Nos ha causado muy buena impresión, aunque el resultado final de la interpretación de esta Sinfonía dramática de Berlioz haya distado bastante de la bondad absoluta. Probablemente han faltado ensayos para penetrar con certeza y seguridad en todos los pliegues de partitura tan dificultosa, tanto para la orquesta como para el coro.

El maestro norteamericano ha puesto de manifiesto una incansable movilidad, casi juvenil, y un apasionamiento a flor de piel. Su gesto es claro, con abundantes subdivisiones de compás, preciso y dinámico, marca en todos los planos a partir de un ágil juego de hombros y está muy atento al más mínimo matiz, aunque no creemos que sea un músico especialmente cuidadoso de los timbres y no siempre de la planificación ideal. Respecto a esto fue ostensible el deficiente balance en la espectacular pieza sinfónicaGran fiesta en la casa de los Capuletos”, en donde la cuerda fue totalmente aplastada por los vientos en la confrontación de las dos líneas temáticas. Tampoco nos pareció que estuvieran bien resueltas las líneas sinfónico-corales del número de cierre, en donde no se estableció la necesaria transparencia.

Pero, con todo, el trabajo de Axelrod pudo fructificar, por ejemplo, en el demoledor “fugato” de la Introducción, en los encendidos pasajes de la “Escena de amor”, donde los chelos, una vez más, frasearon estupendamente. La batuta dio mucha marcha al final de la primera parte. Quizá faltó algo de sutil ligereza en el “Scherzo de la Reina Mab”, pero las líneas fueron diestramente establecidas con la complicidad de la Orquesta, que enseñó su mejor cara. No tuvo su día, sin embargo, el coro, que se mostró impreciso y exento de conjunción especialmente en su intervención nocturna en el jardín de los Capuletos. Ha de trabajar su recién nombrado director, Lorenzo Ramos, el empaste y la conjunción.

La excelente “mezzo” que es Sophie Koch desgranó con gusto sus bellas estrofas de la primera parte, afinó y expresó con una voz lírica de buena pasta algo descolorida en la zona más grave. Cumplió, sin más, el tenor Beuron, de timbre algo mate, en su breve cometido con el coro, y causó buena impresión en su aria postrera el bajo-barítono Cody Quettlebaum, que lució una voz joven, aún por madurar y asentarse, y una hermosa y larga melena. Arturo Reverter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

calendario operístico 2022/2023