Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

banner-opera-actual-para-beck

Últimas 20 entradas

250X250 EL BARBERILLO DE LAVAPIÉS BANNER
stilo-anticoCrítica: Honores sonoros a una reina
lang-langCrítica: Lang Lang, juguete roto
Por Publicado el: 30/03/2019Categorías: En vivo

Crítica: Biondi, Monteverdi y otros

europa-galante-fabio-biondi

Europa Galante y Fabio Biondi

EUROPA GALANTE CON FABIO BIONDI

Biondi: Montevaldi y otros

Obras de Castello, Monteverdi, Farina, Purcell y Frescobaldi. Ian Bostridge (tenor). Europa Galante. Director musical: Fabio Biondi. Auditorio Nacional, Sala de Cámara, Madrid. 20-III-2019

El arte de programar es más complejo de lo que tiende a pensarse. Si exceptuamos los programas con una sola obra o un marco temporal estrecho, el resto de conciertos han de jugar con distintos estilos, conceptos, formaciones y disposiciones. El hecho de que, en último término, todos los compositores de la historia hayan hablado de los mismos conflictos ayuda, y se puede trazar un itinerario multiforme sin hacer impracticable casi ninguna ruta a poco sentido de la transversalidad que se tenga. Otra cosa es que ese itinerario funcione con dinámica interna y un hilo dramático consecuente. La nueva visita de Biondi fue dejando de hacerlo a medida que avanzaba una velada centrada en la música teatral del Seicento y arropada por piezas instrumentales de la época. Un programa tótum revolútum que se ceñía más a vecindades temporales que a similitudes estilísticas.

Buena primera parte en lo instrumental, con sonido brillante, contrastes bien estructurados y los excesos propios de la extravaganza para las sonatas de Castello y el Capricciode Farina. El octeto se complementó con gusto entre el sentido del color de los graves (sobresaliente el contrabajo de Montero) y la imaginación lírica de los agudos, con Biondi a la cabeza. El centro neurálgico fue Il combattimento di Tancredi e Clorinda de Monteverdi, una ecuación irresoluble del canto en forma de retrato musical que Ian Bostridge afrontó con riqueza de matices y relativa desenvoltura técnica, a pesar de no ser una voz especializada.

La segunda parte fue donde comenzó a hundirse el castillo de naipes. Arrancó con el lamento fúnebre de Purcell a la muerte de la reina María (The Queen’s Epicedium), con la habitual implicación y entrega del tenor inglés, que aquí pareció olvidar la colocación de la voz en pro de la dramaturgia. Un salto arriesgado pero practicable. Fue con la vuelta a Monteverdi cuando se materializó la falta de conexión, máxime cuando parte de los ornamentos apuntaban más a la Venecia vivaldiana que a la de un siglo antes. Un interesante y anacrónico “Montevaldi”, con Bostridge más estrangulado y menos cómodo que en la primera parte. Entre Purcell y Monteverdi hubo una breve visita a Frescobaldi, resuelta con más sentido de la tímbrica que estilo.

Para acabar, un nuevo salto (en esta ocasión como guiño al pasado común entre Europa Galante y Bostridge) para aterrizar en un Bach bellamente italianizado que despidió con más colorido un concierto donde la suma de las capacidades técnicas no fue suficiente. Mario Muñoz Carrasco

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

banner-liceu-flauta-magica-22

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-festival-de-granada-22