Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

Bilhmaier-dirige-la-OCNECrítica: Anja Bihlmaier dirige la Orquesta y Coro Nacionales
nicola-luisottiCritica: OSM, distintas calidades pictóricas
Por Publicado el: 17/10/2022Categorías: En vivo

Crítica: Carlos Chausson, despedida en Les Arts con La comedia è (in)finita

Carlos Chausson, por la puerta más grande

LA COMEDIA È (IN)FINITA. Carlos Chausson (bajo), Ramón Gener (barítono, showman y presentador), Ignacio Aparisi (piano). Arias y fragmentos de Mozart, Rossini, Paisiello, Cimarosa, Martín i Soler y Verdi. Lugar: Palau de les Arts (Teatre Martín i Soler). Entra­da: Alre­de­dor de 250 personas. Fe­cha: Viernes, 14 octubre 2022.

46_La-commedia-e-infinita-©Miguel-Lorenzo-Les-Arts

Carlos Chausson y Ramon Gener. La comedia è (in)finita (c) Miguel Lorenzo

Carlos Chausson (Zaragoza, 1950) es ¡quién lo duda! uno de los grandes cantantes españoles del último medio siglo. Su nombre, junto con los de Victoria, Carlos Álvarez, Aragall, Bayo, Berganza, Caballé. Domingo, Kraus, Lavirgen, Lorengar, Pons y quizá alguno más, han brillado en la escena internacional con fuerza y solvencia. Ahora a sus 72 años, ha decidido retirarse con la dignidad y rigor que siempre ha distinguido su modélica carrera. Un ejemplo para otros cantantes que optan por arruinar su prestigio arrastrándose por los escenarios estrujando la gallina de oro.

Y lo ha hecho con un espectáculo agudamente titulado La Commedia è (in)finita, pero impropio de su carrera y de la ocasión ejemplar que lo motivaba. En plan entrañable. Casi familiar. Aliado con una dramaturgia casera diseñada por Piti Español y dirección escénica ad hoc de Joan Font. Todo combinado con las gracias, gracietas y locuacidad del “comunicador” Ramon Gener, quien aquí, engolado, hace hasta de astuta Susanna en el dúo inicial de Las bodas de Fígaro, con un Carlos Chausson que en toda la noche fue lo único digno, relevante y superlativo del espectáculo. Bueno, y los segundos que Gener hizo escuchar la Mimì prodigiosa de su “maestra” Victoria de los Ángeles.

Noble entre los más nobles, Chausson se ha dejado llevar por los aspectos más personales de una carrera plagada de acontecimientos. El relato cautiva por su sinceridad y honestidad a raudales. También por la contagiosa entidad artística y humana del protagonista. Se cuentan anécdotas, generalmente teñidas de frivolidad y ligereza. “Iba para ingeniero y me quedé en cantante bufo”, y cosas así, como para distraer al personal. Y el público, empático, se divierte, se ríe y, en definitiva, pasa un buen rato. Gener se sale de su espacio para adquirir rango coprotagonista, con lo que el relato de la vida del “presentador”, sus vivencias y peripecias cobran presencia absolutamente desmesurada en un espectáculo que debería glosar la trayectoria de la figura en retiro y nunca la de su “presentador” y partenaire. Gener, en su apoteosis escénica, hasta imitó al mismísimo Miguel Bose, contoneos incluidos. La gente, que cubría dos tercios del aforo, se tronchó de lo lindo, pero la parodia estaba fuera de lugar.  

Un acontecimiento tan importante en la carrera de una estrella de la ópera como es su despedida de los escenarios tendría que haber tenido enjundia más allá de la cosa simpática y resultona. Claro que Chausson ha sido uno de los grandes bufos de su tiempo -“que siempre ha soñado con hacer las grandes papeles dramáticos de bajo, como un Filippo II o un Borís”, dijo Gener en su empeño de amenizar la cosa-, pero esta despedida tendría que haber dejado de lado la bufonería para adentrarse con mayor hondura y densidad en el calibre artístico y humano de un Carlos Chausson que, en cualquier caso, salva el espectáculo con la veracidad y sinceridad sin fisuras que siempre ha caracterizado su carrera. En muchos sentidos, en su verdad desprovista de alambiques ni compromisos, recuerda al grandioso octogenario José Sacristán.  

Naturalmente, el “bajo bufo” cantó. Con la clase, estilo y empatía de siempre. Incluso la primera aria de bajo de El Mesías; recordó la impresión que le causó Simon Estes al comienzo de su carrera y hasta cantó por los Beatles un Let It Be acompañado al piano por el omnipresente Gener, que aquí reemplazó al toda la noche estupendo pianista Ignacio Aparisi. También sus veinte años en la Ópera de Zúrich –“donde cantó todo”, dijo Gener-, o sus años de formación en Estados Unidos. Carlos Chausson, grande entre los grandes, se va en plena forma. Cantando tan estupendamente como siempre. Un ejemplo, como fue en su día su inolvidable paisana e igualmente gloriosa Pilar Lorengar, que se fue de los escenarios sin que ni siquiera el director de orquesta que dirigía aquella función berlinesa de Tosca supiera hasta instantes antes del comienzo que era la última ultimísima. Como ella, Carlos Chausson se va discretamente, sin grandes circos ni números. Con un espectaculito así como de de andar por casa, sí, pero por la puerta más grande, la de la honestidad y el respeto al público y a la música. Un ejemplo en estos tiempos en que parece que nadie sabe irse. Justo Romero

Publicado en el diario Levante el 16 de octubre de 2022.

Un comentario

  1. Hugo Munz 30/10/2022 a las 21:26 - Responder

    Alles Liebe und Gute lieber Carlos zu deinem Rücktritt. Es war mir eine Ehre dich in Zürich während 20 Jahren als liebenswerten Kollegen und Freund kennen zu lernen. Herzlichen Dank für die tolle Zeit mit dir Hugo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

calendario operístico 2023