Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
Yo-Yo-Ma-Austin-Mann-IBERMUSICACrítica: Yo-Yo-Ma, un Bach casi inhumano
Jonathan-nott-suisse-romandeCrítica: Jonathan Nott dirige la Orchestre de la Suisse Romande en Ibermúsica. Un espléndido adagietto malheriano
Por Publicado el: 26/02/2022Categorías: En vivo

Crítica: Martín García y Javier Comesaña debutan con la OCNE. La hora de los jóvenes

 ORQUESTA NACIONAL DE ESPAÑA (D. AFKKHAM)

Debut de Martín García y Javier Comseña

La hora de los jóvenes

Solistas españoles laureados en concursos internacionales. Obras de Ravel, Chopin, Prokofiev y Debussy. Martín García, piano; Javier Comesaña, violín. Director: David Afkham. Orquesta Nacional. Madrid, Auditorio Nacional, 24 de febrero de 2022.

martin-garcia-debut-one

Martín García en su debut con la Orquesta Nacional

Tres músicos jóvenes en esta sesión. El primero, aunque ya no tanto, David Afkham, que retornaba después de su enfermedad, al podio de la ONE, y lo hacía bien dispuesto, ágil como siempre, atento, vital, enérgico y rotundo en su gestualidad, firme, clara, comunicativa, aunque no especialmente variada; como es habitual en él, y ya para todo, sin batuta. Adminículo que no le hace falta para establecer la necesaria conexión con los profesores de la formación orquestal. Ofrecía en primer lugar una versión bien diseñada, funcional, del “Menuet Antique” de Ravel, compuesto en un principio para piano en 1895, dedicado a Viñes, y trasladado a la orquesta en 1930.

Faltó en la correcta versión galanura, elegancia y delicadeza, un toque diríamos más acuarelístico en la diáfana parte central. Algo que se puede decir, salvando distancias, de su interpretación, ante una Nacional acogedora, equilibrada en todas sus secciones, de “La mer” de Debussy, bien organizada, diseñada con orden, acertada, impetuosa y bien tocada, aunque contorneada y dibujada con pincel un tanto grueso y con colores oscuros, propios de una pintura al óleo y no de un paisaje más difuminado, contrastado, evanescente y de texturas aéreas y transparentes; algo particularmente detectable en “Juego de olas”, esa “pulverización sonora en la que el tempo se hace casi imperceptible”, en la conocida apreciación de Barraqué.

El pincel de Afkham, algo grueso como se dice en esta ocasión y circunstancia, trazó en todo caso con firmeza y mano segura el curso del movimiento y se desplegó con contundencia en el tumultuoso “Diálogo entre el viento y el mar”. Se echó en falta un más claro toque poético tras el gran silencio, cuando se retoma el tema principal en la sutilísima y casi imperceptible exposición de la cuerda aguda.

javier-comesaña-debut-one

Javier Comesaña en su debut con la ORquesta Nacional

El concierto se centraba en la actuación de dos jóvenes realidades más que promesas, dos ya excelentes instrumentistas: el pianista gijonés Martín García (1996) y el violinista sevillano Javier Comesaña (1999) – nada que ver con el que fuera también violinista de la RTVE -. El primero mostró hechuras de instrumentista muy cuajado en la interpretación del “Concierto nº 2” de Chopin, que recreó con pasmosa facilidad exhibiendo madurez de concepto, sonido depurado y cristalino, fraseo elegante, ataque preciso y suave, control de dinámicas, reguladores bien administrados, capacidad de abandono romántico sin blanduras y manejo inteligente del “rubato”. Cualidades que sin duda van muy bien a la obra chopiniana. Interpretación, pues, sobresaliente, aunque pasajeramente pudiera acechar la sombra de un siempre peligroso preciosismo.

No le fue muy a la zaga su compañero, que tocó con exquisita finura el siempre peligroso y casi evanescente “Concierto nº 1” de Prokofiev, en el que demostró un muy bello sonido (toca un Guadagnini), todavía algo falto de carne, de densidad. Dibujó con acierto el delicado comienzo de la obra, “Andantino”, con ese tema lírico y espirituoso sobre trémolos de violas. Una pátina orquestal muy bien controlada por Afkham, que hizo, como en Chopin, un cuidadoso acompañamiento. Comesaña estuvo preciso e intencionado en el “Vivacissimo” del “Scherzo” y caluroso lo justo en la cantilena del “Moderato” final.

Los dos jóvenes premiaron al afectuoso aunque escaso público con los correspondientes bises: García tocó de manera impecable un “Estudio trascendental” de Liszt y, creemos, un vals de Scriabin, y Comesaña se lució en una muy íntima reproducción de una “Sarabanda” de Bach. Arturo Reverter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

banners_xarxes_wozzeck_250x250_cast

Calendario de conciertos en España

PERALADA2022-BECKMESSER_250X250_CAST-
banner-version-digital-lago-cisnes

calendario de representaciones operísticas por Europa