Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

Crítica: Il Trittico, de Puccini (Festival de Múnich)
Crítica: Il Pirata, de Bellini / Scala de Milán
Por Publicado el: 15/07/2018Categorías: En vivo

Critica de los dos repartos: Favorita, cierre poco brillante

LA FAVORITE (G. DONIZETTI)

Gran Teatre del Liceu de Barcelona.11 Julio 2018

La Favorite (en su versión original) o La Favorita (en su versión italiana) es un caso curioso dentro de la historia de la ópera. Ha sido una de las óperas más populares durante la segunda mitad del siglo XIX y la primera mitad del XX para caer casi en el olvido en los últimos 50 años. A pesar de que no se representaba en el Liceu desde el año 2002 sigue siendo el 5o título más representado en la historia del coliseo catalán. El resultado de este retorno de la ópera a Barcelona no ha sido excesivamente afortunado, con una dirección musical un tanto ramplona y más que discutible en algunos aspectos, una producción ya conocida y sin interés, y un reparto vocal en el que se han alternado luces y sombras.

Escena Favorita Liceo

La producción ofrecida por el Liceu es la misma que se pudo ver aquí hace 16 años, siendo una coproducción con el Teatro Real, donde se pudo ver al año siguiente. La dirección escénica se debe al español nacido en Francia, Ariel García Valdés, aunque en esta ocasión la ha llevado adelante Derek Gimpel. Diremos que lo visto no es precisamente un espectáculo para entusiasmar, con un escenario único con una gran roca en el centro del mismo y un fondo desnudo en forma semicircular. Los giros de la roca son los que hacen evocar las distintas situaciones, resultando un tanto ridículo que el Rey Alfonso inicie su intervención con Jardins de l’Alcazar en semejante escenario rocoso y desnudo y no en las supuestas delices des rois maures. Lo cierto es que la producción más parece pensada para Norma que para Favorita. Autor de escenografía y vestuario era el francés Jean-Pierre Vergier, quien tampoco pasará a la historia como diseñador de vestuario. El rey era más de opereta y Fernand en el tercer acto parecía que venía de una tienta con sus pantalones de cuero. Correcta y no más la iluminación de Domenique Borrini.

Por donde la producción hace agua es por la pura dirección de escena. Los solistas están una tanto abandonados a sí mismos, pero lo más pobre es la dirección de masas, ya que se limita a colocar al coro en el escenario, casi como si de un concierto se tratara. Aunque la producción esté amortizada, me habría resultado más interesante la representación en versión de concierto.

Michael Spyres Favorita Liceo

La dirección musical estuvo encomendada al americano Patrick Summers, que volvía al Liceu tras haber dirigido La Cenerentola hace ahora 10 años. Entonces su dirección no me convenció, lo que ha vuelto a repetirse ahora. Su lectura ha sido bastante plana durante los dos primeros actos de la ópera, mejorando en el tercero, para volver a caer en el último. Lo más criticable de su dirección ha sido el trato que ha hecho de la música de ballet. Siempre me ha parecido que la música de ballet en una ópera no tiene sentido sino con grupo de danza en el escenario, cosa que en esta ocasión no existía en el Liceu. Lo que no tiene sentido desde mi puntote vista es dar la música de ballet en tres entregas, la primera de ellas entre las dos escenas del primer acto, la segunda como prólogo al segundo acto, y la última al comenzar el último acto. Alguien más debió de pensar como yo, ya que hubo algún abucheo en su aparición en el escenario al final de la ópera. Por otro lado, la Orquesta del Liceu estuvo claramente por debajo de otras ocasiones esta misma temporada. Correcta la actuación del Coro del Liceu.

Es verdad que la ópera recibe el título de la mezzosoprano que encarna a la Favorita del Rey, pero las mayores dificultades vocales en esta ópera tienen que ver con el rol de Fernand. En este primer reparto las cosas han funcionado un tanto irregularmente.

Leonore de Guzmán, la Favorite o amante de Alfonso XI, fue interpretada por la mezzo- soprano francesa Clémentine Margaine, que tuvo una buena actuación. Fue lo mejor del reparto, aunque no me haya parecido una intérprete excepcional. La voz tiene amplitud suficiente y resuelve bien las dificultades del personaje, siendo una correcta intérprete escénica.

Clementine Margine y Markus Werba Favorita Liceo

El tenor americano Michael Spyres fue Fernand y su actuación nos mostró a un buen cantante, pero con una voz demasiado ligera y un tanto reducida para las exigencias del personaje. Este buen cantante va mejor en Rossini que en Donizetti. Por otro lado, su registro agudo se estrecha notablemente en las notas más altas, quedando su emisión un tanto atrás, lo que quita brillantez a sus intervenciones, lo que se pudo constatar con mayor claridad en los dos últimos actos de la ópera.

El barítono austriaco Markus Werba fue Alphonse y su voz resulta muy poco adecuada para el personaje. Este cantante pude hacerlo bien en Mozart, pero su voz está lejos de ser adecuada para el personaje. Resulta un barítono excesivamente lírico y con un volumen más bien reducido. Por otro lado, su instrumento tampoco le permite matizar mucho, resultando un tanto monótono.

Buena la actuación de Ante Jerkunica como Balthazar, con voz amplia, bien timbrada y dando sentido a sus intervenciones.

En los personajes secundarios, lo hizo bien la soprano Miren Urbieta-Vega en la parte de Inés, con una voz amplia y adecuada, mientras que el tenor Roger Padullés fue un Don Gaspar de voz un tanto reducida.

El Liceu ofrecía una pobre entrada que no llegaba al 75 % de su aforo. El público se mostró bastante frío durante la representación. En los saludos finales los mayores aplausos fueron para Clementine Margaine.

La representación comenzó puntualmente y tuvo una duración de 3 horas y 4 minutos, incluyendo un intermedio. Duración musical de 2 horas y 31 minutos. Cuatro minutos de aplausos.

El precio de la localidad más cara era de 254 euros, habiendo butacas de platea desde 131 euros. La localidad más cara con visibilidad costaba 47 euros. José M. Irurzun

Fotos: A. Bofill

LA FAVORITE (G. DONIZETTI) – SEGUNDO REPARTO

Gran Teatre del Liceu de Barcelona. 13 Julio 2018

Estas notas corresponden al segundo de los repartos programados por el Liceu. El resultado ha dejado bastante que desear en términos vocales, repitiéndose las anodinas direcciones musical y escénica. Es verdad que ha habido sustituciones de última hora en el rol de la protagonista, pero hacía mucho tiempo que no asistía aquí a unas representaciones de ópera tan modestas, tratándose de un teatro de primera línea no ya en España sino en el mundo. Recordemos aquello de que al mejor escribano se le cae un borrón…

Nada tengo que añadir a lo escrito en el primer reparto en lo que se refiere a la anodina producción escénica.

Stephen Costello y Eve-Maud Hubeaux Favorita Liceo

La dirección musical de Patrick Summers tampoco ha salido de la rutina.

En el rol de Leonora de Guzmán se ha producido la cancelación de la anunciada Ksenia Dudnikova, lo que ha obligado al teatro a contratar dos mezzo-sopranos para cubrir su ausencia. En esta representación la sustituta ha sido la joven suiza Eve-Maud Hubeaux, cuya actuación no ha sido convincente. Su instrumento resulta demasiado pequeño para un teatro como el Liceu, quedando además corta tanto en el centro como en graves, ofreciendo suficiente sonoridad únicamente las notas altas. Hubo momentos en los que costaba escucharla con claridad.

El tenor americano Stephen Costello fue un insuficiente Fernand, lo que era bastante previsible a juzgar por actuaciones suyas anteriores en teatros españoles. La voz es también demasiado pequeña para este teatro y la tesitura del personaje le supera en bastantes momentos. El algunas ocasiones recurre a una más que discutible habilidad para hacer frente a los sobreagudos, mientras que en otras ocasiones no es suficiente ni la habilidad.

Alphonse XI fue interpretado por el joven barítono italiano Mattia Olivieri, cuya voz es más adecuada para el personaje que la de Markus Werba en el primer reparto. Sin embargo, como cantante resulta un tanto irregular, con algunos buenos momentos y otros en los que impera la monotonía.

Mattia Olivieri y Ante Jerkunica Favorita Liceo

Repetía como Balthazar el bajo Ante Jerkunica, que fue el mejor del reparto. Repitieron también los personajes secundarios, interpretados por una destacable Miren Urbierta-Vega como Inés y un correcto Roger Padullés como Don Gaspar.

El Liceu ofrecía una pobre entrada de alrededor del 60 % de su aforo. El público se mostró frío durante la representación y tampoco hubo muestras de entusiasmo en los saludos finales, en los que los mayores aplausos fueron para Ante Jerkunica.

La representación comenzó puntualmente y tuvo una duración de 3 horas exactas, incluyendo un intermedio. Duración musical de 2 horas y 27 minutos, es decir 4 minutos más rápida que en el primer reparto. Cuatro minutos de aplausos.

El precio de la localidad más cara era de 248 euros, habiendo butacas de platea desde 131 euros. La localidad más barata con visibilidad plena costaba 47 euros. José M. Irurzun

Fotos: A. Bofill

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

calendario operístico 2022/2023