Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

banner-opera-actual-para-beck

Últimas 20 entradas

250X250 EL BARBERILLO DE LAVAPIÉS BANNER
Critica: Festival Internacional de Música de Marvao (III)
juliane-banse-winterreise-marvaoCrítica: Veraniego viaje de invierno en Marvão
Por Publicado el: 30/07/2019Categorías: En vivo

Critica: Festival Internacional de Música de Marvao (II)

Festival Internacional de Música de Marvao (II)

El 27 de julio se abrió, en la Iglesia de Santiago, con un espléndido concierto a cargo del Storioni Trio, formado por Bart van de Roer (piano), Wouter Vossen (violín) y Marc Vossen (chelo). La primera obra del programa, el TrÍo en Sol menor op. 17 de Clara Schumann, recibió una interpretación impecable que acentuó el carácter de declaración de felicidad y de amor que la obra atesora. Con un sonido plenamente empastado y homogeneizado en materia de articulación y fraseo, el perfecto equilibrio entre los tres intérpretes consiguió momentos de gran intensidad, con un piano especialmente inspirado en el Allegretto final. Se completó el concierto con el Trío en Si bemol Mayor D 898 de Schubert. El grupo atacó el Allegretto moderato inicial alternando una articulación picada en el primer tema y otra más ligada en el segundo motivo, prestando siempre gran atención a las inflexiones y matices, como ese subito piano resuelto con un gran efecto durante la sección de desarrollo. Especialmente soñadora resultó la manera de paladear la frase inicial del Andante un poco mossopor parte del chelo. Todo culminó con un Rondo: Allegro vivacelleno de gracia y de frescura gracias a un fraseo saltarín.

A media tarde fue el turno del pianista Alexander Kichel. En la primera parte se abordaron diversas  transcripciones pianísticas, como las de Liszt sobre el ciclo A la amada ausentede Beethoven o sobre el Liebestodde Wagner; o las de Rajmaninof a partir de piezas de salón de Kreisler. En estas piezas Kichel demostró ser un pianista de enorme técnica y de completo dominio del sonido, pues supo clarificarlo en en el ciclo beethoveniano de manera que quedase siempre nítida la línea cantabile. Por otra parte en las piezas de exhibición de Kreisler/Rajmaninof (“Sufrimiento amoroso” y “Alegría amorosa”) tuvo campo libre para demostrar sus habilidades más virtuosísticas en unas versiones brillantes. De su Liebestodcabría señalar la delicadeza con la que se abordó la primera parte para progresivamente, en un muy bien dosificado crescendo, ir densificando el fraseo hasta el clímax final, con un bellísimo diminuendofinal. La segunda parte del programa estuvo ocupada por los Estudios sinfónicos op. 13 de Schumann. Aquí el pianista supo traducir eficaz y sensiblemente los pasajes de mayor exaltación, pero en los más introspectivos se apreció la necesidad de matizar más las dinámicas por debajo del piano.

El tercer concierto del día estuvo protagonizado por la Orquesta de Cámara de Israel, dirigida por el también solista de flauta Ariel Zuckermann. Con un empaste contundente y un sonido denso y compacto, Zuckermann supo dotar a sus interpretaciones de una transparencia sobresaliente, de manera que fue posible apreciar todas y cada una de las frases instrumentales a lo largo del programa, que se abrió con la Sinfonía nº 1 “Clásica”de Prokofiev. El director acentuó con su fraseo y su articulación picada (arcos cortos y poca presión en las cuerdas, por ejemplo) el carácter irónico y paródico de la obra, con una antológica traducción de la Gavottade tempo cadencioso y retenido. Zuckermann mostró ser también un soberbio flautista en el concierto nº 1 en Sol mayor KV 313 de Mozart. Tiempos ágiles y más bien movidos a base de frases cortas sirvieron de base a una parte solista caracterizada por la brillantez de su sonido, la limpieza de la ejecución y la agilidad de unas cadencias de su propia creación. La segunda parte ponía sobre los atriles la cuarta sinfonía de Mendelssohn. Ya desde que se pudieron apreciar con especial relieve los trémolos de los vientos en los primeros compases supimos que íbamos a presenciar una versión caracterizada por su claridad y transparencia, a la vez que por su energía (soberbio ostinatoen las cuerdas graves en el Andante con moto), con el un resultado final absolutamente brillante. Andrés Moreno Mengíbar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

banner-femap-2022

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-festival-de-granada-22