Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

Crítica: 2º, 3º y 4º reparto de Nabucco en el Teatro Real
London-Symphony-Orchestra-John-Eliot-Gardiner-maria-Joao-Pires-II-c-Fermin-RodriguezCrítica: Maria João Pires y John Eliot Gardiner cierran el Festival de Granada con la Sinfónica de Londres
Por Publicado el: 15/07/2022Categorías: En vivo

Crítica: Christian Gerhaher y Julia Kleiter en el Ciclo de Lied

Maratón hispano

Obras de Wolf. Julia Kleiter, soprano. Christian Gerhaher, barítono. Ammiel Bushakevitz, piano. XXVIII Ciclo de Lied. Teatro de la Zarzuela, 11 de julio

Kleiter, Gerhaher y Bushakevitz (c) Elvira Megías / CNDM

Las rarezas —en un ciclo que, de por sí, ya es una rareza— se agradecen. Y no es que el Spanisches Liederbuch de Hugo Wolf tenga poco hueco en los escenarios, sino más bien que en contadas ocasiones se puede oír completo, con cantantes de esta altura y en un entorno de público asiduo y devoto al lied como el del Teatro de la Zarzuela. El cancionero consta de un total de 44 piezas compuestas sobre poemas originales españoles del Siglo de Oro (o más bien, sobre sus traducciones al alemán de Heyse y Geibel), con casi dos horas de intensidad efímera donde lo mundano gana a lo espiritual por goleada. Hay una continua presencia de eso que bautizaba Vega Cernuda como “nostalgia del sur” del pueblo alemán, y que trasladaba a España una idealización de lo pasional muy presente en Alemania desde finales del XVIII hasta mediados del XIX. La música de Wolf se ajusta a la palabra sin apenas guiños hacia el exotismo y proponiendo una línea de canto que ha de superar los saltos drásticos entre lo trascendente y lo mundano. Pero peor lo tiene el piano, con un auténtico maratón de matices, atmósferas, descripciones sonoras y construcciones narrativas.

El protagonismo vocal era doble. De Christian Gerhater poco queda que decir: conserva su línea de canto elegante, basada en una cuidada pronunciación al servicio no del lucimiento sino de la adecuación al sentido último del texto. La natural forma de cubrir el agudo tras el pasaje se va haciendo cada vez más presente con el paso de los años, algo que en otros repertorios puede restar pero no en éste, tan volcado en las figuras poéticas. Julia Kleiter, por su parte, se estrenaba en el ciclo y no pudo iniciar mejor su (esperemos que prolija) andadura: técnica privilegiada para un instrumento lírico como el suyo, con volumen sobrado y una búsqueda de la línea infatigable. La sucesión de atmósferas entre las tímbricas de los cantantes dejó momentos magníficos, como en “Komm, o Tod” o “Herr, was trägt…”.

Una de las incógnitas más importantes que presentaba el concierto era el ajuste de un repertorio tan exigente con un nuevo pianista acompañante, tras la confirmación de la ausencia del gran Gerold Huber. Se hizo extraño en un primer momento no escuchar ese despliegue de dinámicas concentradas en pocos compases tan característico del pianista alemán, pero el trabajo de Ammiel Bushakevitz fue impecable: pródigo en colores, lúcido en la planificación dinámica y con atención a las complejas indicaciones de pedal que hace Wolf, que juega con la sequedad de sonido en la mano izquierda y unos arpegios bellamente amortiguados. Bushakevitz sintetizó escrupulosamente el espíritu del pentagrama, como demostró con las casi imposibles pppp de la lejana música militar en “Sie blasen…” o los habituales sforzando y ritardando usados para el contraste vocal. En definitiva, una ejecución sobresaliente para un gran concierto, y donde el público demostró buen gusto aplaudiendo cálidamente para agradecer pero sin solicitar un innecesario y a todas luces improcedente bis. Mario Muñoz Carrasco

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

calendario operístico 2023