Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

Crítica: Un buen último acto de "Adriana Lecouvreur"
Joaquín-AchúcarroCrítica: Finura y vehemencia con Achúcarro y Euskadi
Por Publicado el: 23/05/2018Categorías: En vivo

Crítica: Hindoyan en el Palau, rondando la redondez

Domingo Hindoyan

Rondando la redondez

Justo Romero

ORQUESTA DE VALÈNCIA. Solista: Nicolas Altstaedt (violonchelo). Director: Domingo Hindoyan. Pro­gra­ma: Obras de Glinka (Obertura de Ruslán y Liudmila), Walton (Concierto para violonchelo y orquesta) y Brahms (Primera sinfonía). Lugar: Palau de la Música. Entra­da: Alre­de­dor de 1500 perso­nas. Fe­cha: Viernes, 18 mayo 2018.

Daba escalofríos imaginar lo que podría ser la Primera de Brahms anunciada en la segunda parte del programa tras la excitada y trepidante obertura de «Ruslán y Liudmila» que abrió el concierto. Por fortuna, todo cambió y el maestro venezolano Domingo Hindoyan (Caracas, 1980) templó tanto arrebato para coronar una «Primera sinfonía» de Brahms de hondo calado expresivo, propia de maestro bien cuajado. Obtuvo –supo obtener- de la Orquesta de València una de sus mejores y más implicadas prestaciones de la temporada. Fue un Brahms de alta calidad expresiva y sinfónica, que, sin el más mínimo chovinismo, poco o nada tiene que envidiar al escuchado en el mismo escenario tres días antes a la Orquesta de París con Daniel Harding.

Desde el inicio de la sinfonía, con la cuerda cantando sobre el reiterado fondo del timbal (¡formidable Javier Eguillor!), se percibió la serena grandiosidad de una versión anclada en la tradición, cuidada al detalle, de ancho fraseo y con el peso y densidad que tanto se echó de menos a los profesores parisienses y a Harding. Domingo Hindoyan, del que aún se recuerda su temprano debut con la Orquesta de València, en noviembre de 2011, con obras de Falla, Grieg y el «Malambo» de Ginastera, ha crecido desde entonces y es hoy, a sus 38 años, uno de los valores más consolidados de su generación. Su buena estampa sobre el podio refleja una expresividad segura, contundente, meticulosa y -lo más característico- un desparpajo, vitalidad, sentido melódico y alegría que parecen cualidades comunes a todos los músicos salidos del célebre Sistema de orquestas venezolano.

En la recolocada Orquesta de València –violines II a la derecha del maestro, contrabajos a la izquierda, detrás de los violines I-, destacó casi todo. Excepcional en verdad la trompa solista, María Rubio, que cantó con ese sonido redondo, seguro, penetrante, cálido y rotundamente hermoso que tanto distingue su arte instrumental. Inolvidable la famosa entrada en el cuarto movimiento, en la sección Più andante, que ella convirtió en el punto de mayor nobleza y belleza de tan cuajada versión.

La muy mejorada cuerda, admirablemente liderada por la concertino Anabel García del Castillo, sonó con cuerpo, amplitud, ductilidad y consistencia, aunque no faltaron desajustes ocasionales, particularmente evidentes en el último movimiento. Flauta  y oboe solistas (Anna Fazekas y Roberto Turlo) lucieron sus protagonistas papeles en una sinfonía cargada de capitales intervenciones solistas. Trompetas y trombones -mal el breve coral del último movimiento, también el delicado final del Andante sostenuto– restaron redondez a tan casi redonda versión.

Antes, entre Glinka y Brahms, entre el ruso y el alemán, el popurrí de programa se completó con el «Concierto para violonchelo» del inglés  William Walton, ya escuchado a la centuria valenciana en febrero de 2012, bien tocado entonces por su solista Iván Balaguer. En esta ocasión, su artífice ha sido el alemán Nicolas Altstaedt (Heidelberg, 1982), violonchelista que suma a su virtuosismo una poderosa y singular personalidad artística, visible incluso en su particular manera de sentarse ante el instrumento. Bordó una excepcional versión del concierto waltoniano, a lo que contribuyó sustantivamente el implicado y eficaz acompañamiento de Hindoyan y una Orquesta de Valencia que sonó a gloria. El regalo de un Bach, quieto, casi congelado –»Zarabanda de la Suite en Sol mayor»- fue perfecta clausura de tan sobresaliente debut con los sinfónicos valencianos.

Publicada en Levante el 20 de mayo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

calendario operístico 2022/2023