Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
Critica: Flórez, ¿necesitan ir al baño?
cambra-palau-live-valenciaCrítica: Ciclo 'Cambra al Palau'. Intenciones del infierno
Por Publicado el: 30/05/2021Categorías: En vivo

Crítica: Manual de estilizaciones. Sáinz-Villegas con la ONE

ORQUESTA NACIONAL DE ESPAÑA (CARLOS MIGUEL PRIETO)

Manual de estilizaciones

Obras de Vega, Rodrigo y Ginastera. Pablo Sainz Villegas, guitarra. Carlos Miguel Prieto, director. Orquesta Nacional. Auditorio Nacional, 28 de mayo de 2021.

sainz-villegas-one

Sáinz-Villegas con la ONE

Un concierto que se inscribía en una parcela similar a la que nos había ofrecido semanas atrás la también mexicana –como el director de esta ocasión- Alondra de la Parra: obras coloristas, conectadas en buena parte con nuestra cultura, abundosas en ritmos contagiosos, en aires cadenciosos, envueltas en una rica orquestación. La sesión se abría con una procelosa composición de unos 15 minutos firmada por la canaria Laura Vega, que hace pocos días inscribía otra partitura suya en la velada protagonizada por los metales de la formación nacional.

Su buena mano se hacía notar también en este caso a partir de un sutil juego de citas no siempre reconocibles en unos pentagramas que quieren ser un homenaje a Galdós (“Galdosiana”). Un solo de violín, que abre la vía para el cuarteto y para la entrada paulatina de la cuerda, nos da la pauta. Diversos efectos de buena ley a lo largo de una escritura bien labrada, “crescendi” muy efectivos, peroratas biensonantes, bien diseñadas combinaciones solistas marcan la pauta en un tejido atractivo y adecuadamente trabajado que desemboca en una suerte de danza  de creciente intensidad. Puede que todo suene a conocido y que no se libre de una cierta grandilocuencia, pero la obra tiene gancho y fue muy aplaudida; lo que no es frecuente en una telonera.

Sainz Villegas volvió a dar muestras de su clase, de su redondo y bien regulado sonido, de su naturalidad y elegancia, de su capacidad de matización en una obra tan garbosa, tan trillada, tan bien urdida y tan estilizada como es la Fantasía para un gentilhombre” de Rodrigo, en la que Prieto acertó a prestar una colaboración transparente y calibrada. El guitarrista regaló una versión primorosa, meditada, cuajada de significativos silencios del “Capricho árabe” de Tárrega.

Con las “Variaciones concertantes” de 1953 Ginastera acertó en su día a recoger elementos de su folklore argentino y trasladarlos a una orquesta resplandeciente, variada, colorista, vigorosa y vibrante, muy representativa de lo que se ha dado en llamar su período de nacionalismo subjetivo, lejos de aventuras en las que el compositor coqueteó, sabiamente, eso sí, con las técnicas seriales. La obra es de un dinamismo, de un animación magníficos y permite la exhibición de distintos solistas de la orquesta, un poco en paralelo con la famosa «Guía para jóvenes” de Britten. Las ocho secciones, interludios aparte, de que consta la partitura, dieron pie al lucimiento de primeros atriles de la ONE, del fagot al violín (¡bravo por el concertino, Miguel Colom!). Prieto, figura alta y delgada, ágil y cimbreante, sin batuta, llevó todo en dedos, otorgó la debida coloración e impuso el ritmo adecuado en cada caso. Fue muy aplaudido.

Arturo Reverter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa