Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

lamoral-egmont-ejecucionCrítica: Guinjoan y Beethoven con la ORCM
anne-sophie-mutter-eschenbach-auditorio-nacionalCrítica: El arco de Anne-Sophie
Por Publicado el: 20/11/2018Categorías: En vivo

Critica: Stefan Zweig con Corín Tellado

Stefan Zweig con Corín Tellado

 

ORQUESTA DE VALÈNCIA. Solistas: Guidon Kremer (violín), Giedrè Dirvanauskaitė (violonchelo). Director:Miguel Ángel Gómez Martínez. Pro­gra­ma: Obras de Adès (Polaris), Glass (Doble concierto para violín, violonchelo y orquesta), y Strauss (Sinfonía Alpina).Lugar: Palau de la Música. Entra­da: Alre­de­dor de 1100 perso­nas. Fe­cha: Viernes, 16 noviembre 2018.

Todo apuntaba a lo peor. Incluso ya antes del comienzo del concierto, la tarde de perros que hizo el viernes en Valencia presagiaba una tormentosa y abrupta Sinfonía Alpina, el grandioso fresco sinfónico en el que Richard Strauss describe una excusión por los Alpes, y que fue el colofón del muy equivocado programa propuesto en el Palau de la Música por la Orquesta de València y Miguel Ángel Gómez Martínez. Fue un concierto que por contenidos, extensión y naturaleza rozó el despropósito.

A nadie que conozca mínimamente el sutil arte de la programación se le ocurriría el desatino de añadir al monumental, extenso y muy complejo fresco sinfónico straussiano dos obras inéditas, jamás antes tocadas por la orquesta y de estéticas y universos sonoros absolutamente ajenos a la inalcanzable excursión alpina straussiana. Góméz Martínez, maestro de la batuta donde los haya, hizo de tripas corazón y aceptó (rechistando, esto sí) el dislate propuesto por el Palau de la Música y asumió finalmente dirigir tan desproporcionado y variopinto programa. Logró salir airoso merced a su oficio, tablas y profesionalidad a prueba de bomba y de propuestas tan descabelladas.

Dicho esto, hay que señalar el acierto –aunque en lugar y con maestro y aumentos equivocados- de estrenar en España Polaris, compuesta por Thomas Adès en 2010, y que el celebrado compositor londinense subtitula como “un viaje para orquesta”. Sin embargo, cualquier similitud con la excursión straussiana es ilusoria: sería como comparar a Stefan Zweig con Corín Tellado.

Perjudicó y no benefició en absoluto la ejecución de Polarisla más que deficiente intervención de tres grupos de instrumentos de viento metal repartidos estratégicamente por la sala, se supone que a la búsqueda de particulares efectos acústicos, pero cuyas trompetas no hicieron sino desentonar y errar hasta lo inimaginable. Con semejantes mimbres, cualquier tentativa musical resultaba –resultó- fallida. Habrá que esperar mejor ocasión para escuchar una versión aceptable de Polarisen España.

Donde sí irrumpió con nitidez el director de orquesta cuajado y dominador de su oficio y de los más complejos resortes sinfónicos que sin duda es Gómez Martínez fue en la Sinfonía Alpina, de la que el ex-titular de la Orquesta de València planteó una versión objetiva, brillante y opulenta. Extravertida y luminosa. Atenta y fiel al detalle. Interiorizada y –como siempre- bien memorizada. Fue la suya una excusiónmás objetiva que sugestiva, más descriptiva que contemplativa. Casi más en “tiempo real” que evocada o contada. Una visión de empaque straussiano y recuperada entidad instrumental, en la que la orquesta titular del Palau de la Música pareció recuperar la calibrada sonoridad que llegó a alcanzar durante la titularidad del maestro granadino. En este sentido, y frente a sus sucesores -Traub y Tebar-, la comparación entre uno y otros evoca el símil Zweig-Tellado.

En medio, encorsetado sin calzador entre el viajecito de Adès y la opulenta excursión straussiana, el reiterativo Doble concierto para violín y violonchelode Philip Glass, tan remoto al de Brahms como Strauss de Adès o Gómez Martínez de sus herederos en el mal tratado y maltratado podio de la Orquesta de València. El lujo de la presencia solista de Guidon Kremer, junto a la violonchelista Giedrè Dirvanauskaitė, no logró cargar de interés una obra que –como todas las de Glass- es minimalista, reiterativa y previsible hasta el infinito. Los glassistas, encantados de la vida. Los demás, en las musarañas, o esperando que tras el intermedio llegara Strauss. Justo Romero

Publicado en el Diario Levante el 18 de noviembre de 2018

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

IBERM-22-banner-Yo-Yo-Ma-Kathryn-S-Beckmesser-250-x-250
banner.entradas-cndm

Calendario de conciertos en España

ABAO-Beckmesser_IPuritani_250x250px
banner-festival-premio-iturbi-22
OFGC-si_public_beckmesser_ofgc_2223.gif
banner-palau-musica-valencia-entradas

calendario operístico 2022/2023

banner.oscyl-aboanate-22-23
liceo-banners-abonat-22-23_250x250_cast