web analytics

Sobre el autor

Artículos Relativos

Un Comentario

  1. Javier Elzo

    Yo asistí a la representación del domingo 11 de marzo. Coincido plenamente con Irurzun. Subrayaría el papel central de Barenboim. La entrada al prologo del primer acto, ya dio el tono de la opera. El motivo Tristan, naciendo de la nada, se afirmaba a lo largo de toda la opera, de forma sobresaliente, nítida y sentida, en la batuta de Barenboim, al que seguía “su” orquesta sin rechistar. Hubo momentos, el largo duo del segundo acto y gran parte del monólogo del tercero en el que me parecía estar escuchando un inmenso poema sinfónico con voces añadidas. Eso sí, ¡qué voces!. Fue una noche inolvidable de música. La puesta en escena molestó poco y en algunos momentos, me pareció inteligente. ¡Inmenso Tristan e Isolda!

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Beckmesser 1992-2004-2012