Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

banner-opera-actual-para-beck

Últimas 20 entradas

Carta abierta de Fèlix Millet
Noticias en Cultura (Editorial de Scherzo junio 2009)
Por Publicado el: 19/07/2009Categorías: En la prensa

Edward Downes, el director que puso fin a su partitura vital

Edward Downes, el director que puso
fin a su partitura vital
El Mundo, 18 de julio
Enfermo y con 85 años, cansado de una vida intensa cargada de fechas tan memorables como cuando en 1954, dirigió con gran éxito en el Covent Garden una nueva producción de la ópera El cazador furtivo, de Carl Maria von Weber, el director de orquesta inglés Edward Downes Londres decidió el pasado 10 de julio poner plácidamente punto final a su larga vida en una clínica suiza especializada en el suicidio asistido. Lo hizo junto a su esposa Joan, de 74 años, ex bailarina, coreógrafa y productora de televisión, a la que le habían diagnosticado un cáncer. Ambos acordaron poner juntos y plácidamente punto final al dolor y la decrepitud.
«Después de 54 felices años juntos, decidieron concluir sus vidas en vez de seguir luchando con serios problemas de salud. Murieron en paz y en circunstancias que ellos mismos eligieron, con la ayuda de la organización suiza Dignitas en Zúrich” señala un comunicado redactado por sus hijos Caractacus y Boudicca divulgado por la BBC. Downes, que estaba prácticamente ciego y bastante sordo, tuvo una larga y distinguida carrera como director de orquesta. Trabajó para la Filarmónica de la BBC durante 40 años, primero como “director invitado”, después como “director principal” y finalmente en calidad de “director emérito”.
Edward Downes había estudiado trompa y dirección de orquesta en la Universidad de Birmingham y en el Royal College of Music de Londres. Durante dos años fue alumno del gran director de orquesta Hermann Scherchen. Pronto su carrera se decantó hacia el ámbito operístico. En 1952 ejerció como apuntador de la “divina” Maria Callas en la ópera Norma de Bellini que la diva griega cantó en la Royal Opera House Covent Garden de Londres.
A este título siguieron óperas como Los cuentos de Hoffmann, de Offenbach, La nariz y Katerina Ismailova de Shostakóvich (ésta última en una versión inglesa del propio Downes), Jovanchina de Musorgski o Guerra y paz, de Prokófiev. Otro acontecimiento importante de su larga carrera ocurrió en 1967, cuando dirigió en Londres el ciclo completo de la tetralogía El anillo del Nibelungo, de Wagner, que no se representaba en la capital británica desde los tiempos legendarios de Thomas Beecham. A lo largo de su vida mantuvo siempre fuertes lazos con la Royal Opera House, donde dirigió 49 óperas diferentes en más de 50 años.
Entre 1972 y 1976 ocupó el puesto de director musical de la Ópera de Australia. Allí, en Sidney, protagonizó, el 28 de septiembre de 1973, la primera representación operística en la entonces flamante ópera de la gran urbe australiana. Fue con Guerra y paz, de Prokófiev. En 1975 se presentó en la Ópera de Gales, donde presentó El holandés errante de Wagner.
Hombre de su tiempo, Edward Downes en absoluto hizo ascos a la música contemporánea, de la que fue un franco baluarte. A lo largo de su dilatada carrera protagonizó numerosos estrenos absolutos, como Corales para orquesta, de Birtwistle, que dio a conocer en 1967 al frente de la orquesta New Philharmonia, o la Sinfonías números 14 y 21 de Brian, que presentó al frente de la Sinfónica de Londres. Como director verdiano, dirigió 25 de las 29 óperas compuestas por el creador de La Traviata, entre ellas, Otello, Alzira, Un giorno di regno, Rigoletto o Les vêpres siciliennes.
Admirado por sus incandescentes interpretaciones de las óperas verdianas y del gran repertorio lírico ruso, su labor fue reconocida no únicamente por el público y la crítica: en 1991, Downes recibió de la reina Isabel II el título de Comendador de la Orden del Imperio Británico. Como legado, deja el recuerdo de sus innumerables conciertos y numerosas grabaciones discográficas (como la referencial versión del Concierto para piano y orquesta de Gershwin que grabó en 1969 con Roberto Szidon como solista y la Filarmónica de Londres, o su ardiente versión de Salome, de Richard Strauss, registrada en DVD y protagonizada en el Covent Garden por la soprano Maria Ewing). También artículos y traducciones operísticas publicados en muy diversos medios.
Justo Romero

Edward Thomas Downes, director de orquesta, nació el 17 de junio de 1924, en Birmingham (Inglaterra), y falleció el 10 de julio de 2009, en Zúrich (Suiza), con 85 años.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23
Banner-Pollença-3-Piamontesi
banner-quincena-donostiarra-22

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-teatro-zarzuela-temporada-22-23