Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
joan-enric-llunaJoan Enric Lluna: “Soleriana de Joaquín Rodrigo es una obra maestra de la orquestación”
barrie-koskyBarrie Kosky: “La historia de la ópera es misógina”
Por Publicado el: 24/05/2020Categorías: Entrevistas

Antonio Pappano: “Discutimos sobre la reapertura todos los días”

Antonio Pappano: “Discutimos sobre la reapertura todos los días”

El director de la Royal Opera House se tomará un año sabático la próxima temporada y regresará la temporada 21/22 para despedirse del teatro

antonio-pappano

Antonio Pappano

La historia de Antonio Pappano y la dirección orquestal es la de una relación orgánica. Como recuerda el propio director, su llegada al podio fue casi sin querer, la evolución natural de quien empezó acompañando al piano a cantantes, alumnos de su padre desde los 10 años.

El boca a boca entre cantantes llegó a esferas cada vez más altas: “Llegó el momento en el que recibí una llamada para hacer una audición como répétiteur en la Ópera de la Ciudad de Nueva York y obtuve el puesto. Aún me siento culpable por haber dejado a mi padre, aunque mi madre siempre me empujó a seguir adelante”.

Allí conoció a todo tipo de cantantes, quienes coincidían en que “tocaba el piano como una orquesta”. Entonces empezaron a animarle a estudiar dirección orquestal. En sus viajes a Europa, con especial frecuencia al Gran Teatre del Liceu de Barcelona, fue contactado de nuevo para participar en las audiciones que Daniel Barenboim organizó para el casting de la teatralogía del Anillo para Bayreuth. “Aunque las pruebas eran para los cantantes, me dijo: “Tú vienes conmigo, vamos a Bayreuth”. Así que eso es lo que pasó”. Pappano participó en seis ediciones del Festival de Bayreuth al lado de Barenboim, a quien también acompañó en giras y otros compromisos.

Cuando estaba a punto de convertirse en el director asistente de Barenboim en la Ópera de París, dirigió La Bohéme en Oslo. “Era 1987 y fui a los primeros ensayos como pianista. De repente me vi dando indicaciones, consejos a cantantes, me encargué de toda la producción. Así estalló mi pasión por la ópera, que me mostró en lo que me había convertido sin apenas darme cuenta”.

Así empezó una carrera que le llevó desde Noruega a La Monnaie de Bruselas, con un debut desastroso en el Covent Garden en 1990: “La situación era demasiado para mi: John Pritchard acababa de fallecer, el reparto era muy joven y el tenor protagonista falló tras la primera función y fue reemplazado hasta 6 veces. Quién diría que volverían a llamarme y llegaría a ser director musical del teatro». “Mi relación con la orquesta tardó en asentarse», continúa, «El cariño y admiración por su antiguo director, Bernard Haitink, fue y será irremplazable, pero siempre fuimos muy cordiales. Ahora, después de 18 años la siento como una relación muy natural. Saben todo sobre mí, mis debilidades y mis puntos fuertes, así que con solo el menor gesto ya nos entendemos”.

Conocido como “el maestro de los cantantes”, Pappano subraya que la labor del director como guía para los artistas: “a veces hay que trabajar vocalmente, otras reforzar su faceta actoral, el texto… Es decir, no solo hay que tener muy claro el concepto de la obra sino saber ver lo mejor y lo peor de cada cantante para trabajar sobre esa base”.

Tras casi dos décadas en el teatro y con 60 años recién cumplidos, el maestro ha decidido tomarse un año sabático antes de volver al teatro por dos años para terminar su contrato. Hasta entonces tendrá que trabajar en la respuesta del teatro a la emergencia sanitaria: “ahora mismo estamos hablando de plan A, B y C porque las circunstancias cambian cada semana, por lo que creo que es importante no adelantarse y tomar decisiones apresuradas. En cualquier caso, serán las medidas de seguridad las que marquen los protocolos de actuación. La única prioridad: la seguridad”.

Hasta que el telón pueda levantarse de nuevo, Pappano agradece al público la acogida de sus actividades en la web de la Royal Opera House, que durante el confinamiento ha abierto sus contenidos y creado otros nuevos, como programas educativos para jóvenes y la emisión por streaming de algunas de sus producciones líricas y ballets. Además, comparte algunas de sus preferencias para este tiempo: el pianista de jazz Erroll Garner, las Sinfonías de Sibelius y las Sonatas para piano de Mozart, “pequeñas óperas sin palabras”.

Lea la entrevista original aquí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa