Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

Villazon-como-LogeRolando Villazón: Tres años para preparar a Wagner
Por Publicado el: 22/11/2022Categorías: Colaboraciones

“The Hours”: trío de reinas en el Metropolitan

El coliseo se prepara para el estreno mundial de la ópera escrita por Kevin Puts, basada en la novela de Michael Cunningham, en la que llevarán la voz cantante tres de las más grandes intérpretes líricas del momento: Kelli O’Hara, Joyce DiDonato y René Fleming, que regresa al escenario por la puerta grande

Kelli-OHara-Joyce-DiDonato-y-Rene-Fleming.-The-Hours

Kelli O’Hara, Joyce DiDonato y René Fleming. The Hours

Las tres mejores actrices-cantantes líricas sobre un escenario estarán probablemente a partir de hoy en el Metropolitan de Nueva York. No lo digo yo, sino el director de orquesta de la casa, Yannick Nézet-Séguin ante el estreno de la ópera The Hours, basada en el premiado libro de Michael Cunningham (inspirado, a su vez, en “La señora Dalloway”, cuarta novela de Virginia Woolf) y que interpretarán la soprano René Fleming, Kelli O’Hara (conocida fundamentalmente por sus interpretaciones en Broadway) y la mezzosoprano Joyce DiDonato. Hay que coger aire para poder acabar una frase en que estos tres nombres estén presentes en la misma obra, al mismo tiempo y en el mismo teatro. La puesta en escena lleva la firma de Phelim McDermott, de quien ya se vio en el mismo escenario el Akhnaten de Philip Glass.

Hace cinco años, en 2017, Fleming, la reina de la casa de ópera neoyorquina, decidió decir adiós con el emblemático papel de La mariscala de El caballero de la rosa, de Strauss. Una despedida a papeles cantados durante treinta años y que le habían reportado una bien merecida fama y gracias a los cuales se había labrado una sólida carrera. Lo hizo en el momento más alto, cuando comenzaba a alternar sus papeles de siempre con la enseñanza de concurridísimas Master Class. Ese intermedio, un descanso más o menos prolongado, habida cuenta de que la pandemia se coló en las vidas de toda la humanidad hace dos años, que le permitió reflexionar, parar, analizar y decir sí a un goloso papel que le ofreció su mano derecha en forma de proyecto, Paul Batsel: el de llevar a la escena lírica The Hours y de ella quien diera vida a una de las tres mujeres que bordan el relato, una editora de la década de 1990 llamada Clarissa Vaughan, quien, al igual que Clarissa Dalloway, está organizando una fiesta para su amigo Richard, enfermo de sida.

La reina es Fleming

Maqueta-escena-The-Hours

Maqueta escena de The Hours

La trama entrelaza un día en la vida de tres mujeres a lo largo del tiempo y en tres ciudades diferentes, atrapadas, a su vez, en tres existencias de las que desean, aunque no saben cómo escapar: Virginia Woolf, mientras escribe su libro en Londres, un ama de casa en Los Ángeles de mediados del siglo pasado, Laura Brown, que lo está leyendo, y una editora de los noventa del siglo XX que vive en Nueva York. “René ha regresado. Ella es, en muchos sentidos nuestra reina”, exclama con orgullo el director de orquesta que estará al frente de uno de los estrenos mundiales más importantes del año y el acontecimiento lírico de este 2022. Y es que Fleming le ha proporcionado al Metropolitan que dirige Peter Gelb, y a sus antecesores, muchas noches de gloria, pingües beneficios en la taquilla y aplausos interminables. Fleming ha sido un reclamo, un imán en cada temporada que abría, aunque Anna Netrebko, hoy caída en desgracia y fuera de cualquier proyecto mientras Gelb siga a los mandos, trata de disputarle algún telón de estreno.

Sabedora de su condición después de treinta años de brillante carrera, la señora Fleming se ha mostrado tremendamente ilusionada con la posibilidad de interpretar a un personaje contemporáneo, lejos de los roles de Strauss o Wagner, a los que tantas veces ha tenido que enfrentarse con gusto. “Es un alivio interpretar a una mujer moderna. Puedo concentrarme en su viaje emocional, que es muy específico. En la ópera, por lo general eres feliz hasta que alguien te asesina. ¡Es la vida de la soprano! Sin embargo, mi personaje en esta obra lucha contra la pérdida y el arrepentimiento de una manera bastante más sutil”, ha declarado a Vogue. Puts, que conoce perfectamente el instrumento de la diva del Met, ha escrito la parte de su personaje con la mente puesta en su garganta, dando lucimiento a las partes más altas para que Fleming vuelva a brillar en casa. Desde que se estrenará parte de la música en Estados Unidos en el mes de marzo, la partitura ha sufrido vaivenes, lo mismo que la escena, cambios a contrarreloj que han dado como resultado el libreto que hoy, finalmente, se escuchará en el Metropolitan.

Romper cadenas

Puts ha declarado a The Financial Times: “la música es un arte que permite la simultaneidad más allá de cualquier otro medio. Mediante un libro o a través de una película (como la dirigida en 2002 por Stephen Daldry) estas tres historias no podrían existir al mismo tiempo. Un compositor de ópera no solo puede tener a los personajes juntos en el escenario, sino incluso cantando simultáneamente, y eso tiene sentido porque la armonía funciona de esa manera. La conexión en este caso triple radica en la vida emocional de las mujeres, aunque es bastante esquiva, como una dimensión diferente donde se encuentran en sus experiencias compartidas”. Virginia, Laura y Clarissa a quienes el compositor ve “atrapadas en una existencia de la que desearían salir, cada una por un motivo diferente. La idea de que no puedes ser tú mismo siempre me ha parecido un tema fascinante. No estoy seguro de por qué, y no me he psicoanalizado al respecto. Deseo que el público pueda sentir las situaciones emocionales por las que atraviesan estas tres mujeres”, cuenta.

Ocho son los estrenos mundiales de óperas que ha recibido el Metropolitan desde el año 1950, una cantidad bastante exigua si tenemos en cuenta que en los últimos dos años se han estrado Fire Shut Up in My Bones, de Terence Blanchard y Eurydice, de Matthew Aucoin, a los que hay que añadir el Hamlet de Brett Dean. Ya lo dijo Peter Gelb, que la pandemia “nos ha hecho reflexionar y darnos cuenta de que la única manera que tenemos de seguir adelante es mirar al futuro”. La ópera se representará los días 22, 25 y 28 de noviembre y 1, 4, 7 y 10 de diciembre. Aún quedan disponibles algunas butacas sueltas en las primeras filas por 322 dólares. Los Cines Yelmo retransmitirán para todo el mundo la ópera en pantalla el próximo 10 de diciembre. Gema Pajares

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

calendario operístico 2022/2023