web analytics

Sobre el autor

SpR

Artículos Relativos

7 Comentarios

  1. Mónica Menconi

    Con todo respeto “E lucevan le stelle” se traduce como “Y brillaban las estrellas” y no como “Adiós a la vida”. Cuando Cavaradossi canta esta famosa aria está solo, al menos en todas las representaciones que he visto de Tosca. Ella entra en escena cuando “supuestamente” cesan los aplausos para el tenor. Vale decir que simplemente no entró, aguardó….aguardó….hasta que la diva Gheorghiu consideró que el castigo era suficiente? Por favor!

    Responder
  2. SpR

    Con todo respeto, no se trata de una traducción sino que al aria en cuestión se le conoce popularmente como “Adiós a la vida”. Efectivamente la soprano llega después del aria, pero llega y Gheorghiu no llegó. Se escucha todo clarísimamente en el audio, con Kaufmann exclamando “Ah! non abbiam soprano”, con el director de orquesta que tiene que parar y con el propio tenor que en alemán dice que no sabe cómo se puede continuar sin Tosca…

    Responder
  3. Rod

    Tuve la suerte de estar en la representación y, la verdad, ¡nos quedamos dge piedra! Algunos aplaudieron, otros protestamos. Es un desprecio al publico parar la función y tomarselo a guasa. Y venia de antes: muchas risitas y “estirada de aplausa” despues del aria. No es serio. Y menos en una Opera como la de Viena.

    Para mi gusto el entusiasmo por Kaufmanb esta algo injustificado, y no merecio el provilegio de un bis.

    Pero la noche fue buena. Para mi lo mejor: ¡la orquesta y su director! Increible el sonido y el lirismo. Lope Cobos gana con los años. Nuestros directores triunfan en Viena (que se lo pregunten a mi paisano Orozco, que bos saluda sonriente desde el escaparate de la oficina de la Filarmonica de Viena en el Opering 🙂

    Responder
    1. rosarupol

      Verá, yo también estuve y comparto, en parte, su opinión en lo que respecta al escándalo, debido, a mi juicio, a la falta de profesionalidad de la Diva; tampoco es la primera vez.
      No comparto, sin embargo, su punto de vista respecto al aria ” E lucevan le estele”. Creo que Jonas Kaumann la cantó magníficamente, con la expresividad acostumbrada, con las medias voces, que como Uv. sabe, son bastante más difíciles de realizar que el canto a plena voz, sus in numerables matices, etc También creo que la segunda vez, aún se superó a sí mismo.
      En cuanto a los “bises” ne es que se merezcan, sino que responden a la petición generalizada del público que demuestra su entusiasmo, lo que en este caso, se puede comprobar en cualquier documento de audio; no es,por tanto, merecimiento, sino respuesta del artista a esta demanda, es decir, un regalo generosamente ofrecido, como ha ocurrido en tantas ocasiones en la historia de la ópera.
      En cualquier caso, respeto, por supuesto, su punto de vista; al fin y al cabo, es cuestión de gustos. Atentamente

      Responder
  4. R.A.

    A mí no me escandaliza que la Gheorghiu no saliera cuando tenía que hacerlo. Lo que me escandaliza es que se aplaudiera durante 15 minutos una interpretación tan floja como la de ese Adiós a la vida. La voz, cada vez más oscura, engolada en todas las notas, incluidas las emitidas en falsete, de Kaufmann no merece ese éxito.
    No me extraña que la soprano, siempre tan diva, tardara en salir: seguro que estaba cabreada por esa inexplicable ovación cuando a ella -y eso no lo escuché- la debieron de aplaudir mucho menos en su Vissi d’arte…

    Responder
  5. Mario

    ¿Alguien ha confirmado que se trate de un berrinche de la Gheorghiu? Solo leo indicios y acusaciones, pero no encuentro la versión oficial de la diva o del teatro.

    Responder
    1. SpR

      Gheorghiu ha declarado que no se pudieron negociar detalles, como el bis, por la sustitución de última hora con López Cobos, pero el bis también lo hubo anteriormente con Mikko Frank.

      Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Beckmesser 1992-2004-2012