Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

Vox Luminis: exquisita delicadeza musical
Gustavo Gimeno impacta en la Quincena con su abbadiano Réquiem de Verdi
Por Publicado el: 29/08/2017Categorías: En vivo

Vilabeltrán: varias caras del lied y Beethoven

El Cuarteto Casals en Vilabeltrán

Vilabeltrán: varias caras del lied y Beethoven

Sarah Connolly: canciones de Strauss, Zemlinsky, Eisler, Korngold, Copland y Britten. Kate Royal: canciones de Zumsteeg, Schumann y Fauré. Malcolm Martineau, piano. Cuarteto Casals: Beethoven. Schubertiada de Vilabertrán, Iglesia de Santa María. 24 y 25 de agosto de 2017.

La Schubertiada de Vilabertrán, fundada en su día por Jordi Roch, cumple un cuarto de siglo. Este año, bajo el mando de Víctor Medem, asistido de un corto y entusiasta equipo, con Silvia Pujalte a la cabeza, se ha establecido una nervadura central constituida por la serie beethoveniana del Cuarteto Casals. Pudimos escuchar cuatro obras. Nos quedamos con la versión poderosa, oscura, dramática, profunda del Cuarteto nº 4 y el rompedor acercamiento, cuajado de ominosos silencios, con la debida combinación de potencia y dulzura, del nº 11.

La mezzosoprano Sarah Connolly nos ha mostrado, resumido, todo un panorama de la canción de la primera mitad del siglo XX. El instrumento, lírico, igual, extenso, maleable, con ciertas resonancias nasales, ha corrido por el ámbito reverberante de la iglesia románica de Santa María con libertad y limpieza. Excelente dicción y acentuación milimétrica, sobre todo en las piezas en inglés: selección de los poemas de Emily Dickinson de Copland, con toda su carga panteísta y sabor naturalista, y A Charm of Lullabies de Britten, nanas bien mecidas, con el inquietante sabor de la noche desolada. El canto en las Cinco Elegías de Hollywood de Eisler quedó exento de su característico toque expresionista. Aceptables los tres lieder de Strauss, a falta de una mayor variedad de colores las seis páginas de Zemlinsky sobre Maeterlinck y bien delineadas las tres de Korngold. Dos breves mélodies de Poulenc cerraron un buen recital, para cuya consecución fue básica la colaboración desde el piano del sutil, musical y cuidadoso Martineau.

Fue también este pianista nacido en Edimburgo el buen sostén de la soprano Kate Royal, que maneja una voz muy lírica, de sustancia casi ligera, de timbre agradable, un punto mate, falto de cuerpo y de redondez en un agudo –la bemol, la- en exceso vibrátil y una penetración relativa. Dice con finura y encanto, pero tiende a la monotonía. No logró meterse en los entresijos del tan enjundioso ciclo Liederkreis op. 39 de Schumann y no alcanzó el suficiente grado de matización en la mayoría de las demás piezas del propio compositor, cuatro de ellas dedicadas a María Stuardo. Solventó con profesionalidad el lied-aria de Zumsteeg sobre la reina inglesa y dotó de cierta elegancia a tres mélodies de Fauré. Un Purcell, reflexivo y doliente, en recuerdo quizá del atentado de Barcelona, cerró el recital. Arturo Reverter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

calendario operístico 2022/2023