Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimas 20 entradas

Últimos tuits de Beckmesser

"El Señor de los Anillos", espectáculo extraordinario
La OCNE con Juanjo Mena: Berlioz y el tunel del tiempo
Por Publicado el: 01/01/2015Categorías: Crítica

Zubin Mehta, uno de los nuestros

ZUBIN MEHTA, “UNO DE LOS NUESTROS”

Concierto de Año Nuevo de la Orquesta Filarmónica de Viena
Obras de JOHANN (padre e hijo), JOSEF y EDUARD STRAUSS, SUPPÉ y LUMBYE. Orquesta Filarmónica de Viena. Dir.: Zubin Mehta. Musikverein de Viena, 1 de enero de 2015

image

Daniel Barenboim había dejado muy alto el listón en la edición 2014 del concierto más visto y oído de planeta, el de “los valses” de la Filarmónica de Viena del 1 de enero. Pero Zubin Mehta (1936, Bombay), 78 años milagrosamente llevados, no se arredró ante el envite y subió al podio de la “Sala Dorada” de la Musikverein con la fogosidad de un corredor de fondo que se hiciera cargo por primera vez de la velada. Y no era la primera, sino la quinta: el artista es, tras Clemens Krauss –el “padre” de la criatura-, Willy Boskowsky y Lorin Maazel, el hombre que más veces ha gobernado la sesión.

Mehta, delante de los vieneses, o mejor, junto a  ellos, transmite dos sensaciones inmediatas: optimismo, natural en el personaje, un buenazo que cree en las personas y en el poder regenerador del arte y, sobre todo, de la música, y que irradia entusiasmo y ganas de pasarlo bien; y, tanto o más importante que lo anterior, una absoluta sensación de complicidad con los músicos, que ven en el maestro indio a “uno de los nuestros”, un artista de la casa que lleva 54 años trabajando con la Filarmónica (debutó con ellos en 1961) y al que se recibe como un amigo.

En su actuación, toda ella de un muy alto nivel global, maravillosamente tocada por la orquesta –como siempre-, hubo algunos jalones especiales: tres de los grandes Valses de Johann Strauss hijo, los “Cuentos de oriente” –programado por Barenboim en su primer concierto en 2009-, el infrecuente y hermoso “Al Elba”, y el más popular “Vino, mujeres y canciones”; las deliciosas “Golondrinas de Austria” de Josef Strauss, el hermano menor, que es una especialidad de la Filarmónica; y la “Polka de los estudiantes” de Johann. Y al corredor de fondo no le faltó fuelle para “rubatear” a la vienesa el nada fácil “Vals de las Aceleraciones” ni para tirar de la orquesta en “El Danubio azul”. Y como Barenboim, la conclusiva “Marcha Radetzky” de Johann padre no se la dirigió a la orquesta, sino al público, vuelto hacia la sala, y hasta parcelando –no siempre con éxito, algunos espectadores parecían no haber oído la Marcha en su vida y desde luego desconocer el ritmo binario- las palmas tradicionales, que señalaba por gradas y pisos.

Toda la velada transmitió euforia y alegría, cualidades muy poco de moda, y Mehta participó en las bromas usuales, tales como pasar copas de champán a los instrumentistas durante el “Champagne-Galopp” del danés Lumbye, o la descarga de confeti, que inundó la sala, accionada por el propio director al término de la “Explosionen-Polka”. Las caras, las permanentes sonrisas, de los músicos, ponían de manifiesto que, no sólo se trabajaba, se disfrutaba. Todo ello dentro de la solidez técnica que es marca de la casa: Mehta es un perfeccionista del sonido y proporciona a sus conjuntos -bien lo sabe la Orquesta del ‘Palau de Les Arts’ de Valencia- una impresión de absoluta seguridad

La Filarmónica de Viena ya ha anunciado –lo ha hecho esta mañana, en su Web, nada más concluir el concierto- al responsable musical del venidero 2016, el maestro letón Mariss Jansons, triunfador de las ediciones de 2006 y 2012, con lo que parece que los “Philharmoniker” van dejando de lado, en esta materia, a su dimisionario director titular de la Ópera de Viena, el austríaco Franz Welser-Möst, excelente en otra tipo de manifestaciones, pero que en sus dos intervenciones en el “Año Nuevo” pareció aburrirse como una ostra. Su cargo en la Staastsoper lo convertía en el virtual director del conjunto y eso le daba la opción de hacerse cargo del concierto al menos cada dos años, pero desde su actuación en 2013 la institución ha ido prefiriendo a “amigos de la familia”, como Barenboim, Jansons o el proteico Mehta, con el que se cuenta también para el otro gran evento multimedia, el multitudinario “Concierto del solsticio de  verano” del palacio de Schönbrunn, que tendrá lugar en el mes de mayo. Los músicos vieneses saben que con “los suyos” el éxito está asegurado.   José Luis Pérez de Arteaga

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

banner-calendario-conciertos

Festival Santander

calendario operístico 2023