web analytics

Sobre el autor

Artículos Relativos

5 Comentarios

  1. Fritz Dekat

    Se ha comentado que el público no se mostró del todo contento con la dirección de palumbo. Y es verdad que a veces tapaba las voces, otras resolvía de forma seca y de puro trámite y que sus acelerones y ralentizaciones de la música no siempre se justificaban.
    Pero lo que estas reseñas no cuentan con veracidad fue el atronador abucheo que recibieron David Alden por su dirección escénica junto al resto de los responsables (vestuario, coreografía) de este despropósito estético (decorado, vestuario, escenario, dirección escénica).
    Y si digo despropósito, no es porque faltasen tules y sedas y turbantes o corazas, no. Simplemente porque la primera visión de unos venecianos ataviados como bolcheviques y más tarde de unos niños ataviados como campesinos serbios (con pinta triste y desvalida bordeando una actitud mendicante cuando venían a agasajar a Desdemona) fue una amarga decepción. Porque un Rodrigo vestido con traje blanco y sombrero tipo panamá me hizo pensar en el protagonista de la película Muerte en Venecia y salvo la coincidencia en la ciudad dicho atrezzo sólo podía ser fuente de perplejidad y fruto de la ignorancia.
    La puesta en escena si hubiese sido tan sólo “feísta”, como dicen algunos críticos, creo que me hubiese dado igual. Pero es que fue monótona, estática, aburrida. Ofreciendo un espacio único sin apenas cambios ni mobiliario, en tonos grises y con diferentes grados de sombra que a veces un foco hendía: los recursos de los teatrillos pequeños sin tramoyas ni medios ni ganas. Hubo muy poco movimiento (salvo el coro en el primer acto) y no me pareció acertada la idea de que los personajes “desaparecieran” en las sombras cuando deberían haberse ido por completo de la escena. Esto restaba intimidad a ciertas escenas y hacían banales a personajes como Iago que, fuera de campo, se tenía que sentar a mirar las musarañas.
    Que la dichosa llamita le haya gustado a un crítico será porque su abuela tenía un brasero o algo así porque sino, de qué. A veces la encienden en plena calle, otras veces en pleno salón de palacio, otra en el dormitorio (bueno, supongo, porque no había forma de saber donde transcurría la acción). Ni alegoría religiosa ni nada de eso: otro recurso gratuito que no encaja.
    Y que Otello tenga que tirar a Desdemona al suelo para estrangularla así, de tal manera, pues tampoco funciona. Choca. Pero no convence. Ni emociona.
    Sobre los cantantes y la dirección de orquesta, leyendo las diversas reseñas está todo dicho. Muy solvente Otello, irregular pero satisfactoria Desdemona, a mí me gustó más Iago que a los críticos (han criticado más su planteamiento que su voz: un Iago envidioso y maquinador funciona tan bien como un Iago profundamente malévolo… tomen nota los críticos: en Sevilla el Iago de Angel Odena, que actuará en el segundo reparto, se me hizo insoportable; en plan Mefisto, mezclando sarcasmo y chulería pero sin un ápice de negrura), buen Cassio, justito Roderigo. El coro muy bien (nadie ha hablado del coro).
    Además hay que agradecerle a Kunde que desde que se ha animado a cantar Otello tenemos la suerte de ver mucho más esta ópera en la escena (en tan sólo dos años lo he visto a él en Valencia, Sevilla y Madrid… por cierto muy ingenioso el montaje de Valencia, apañándose con un presupuesto bastante limitado).
    Finalmente las quejas ante un Otello “blanco”. Lo de salir al escenario con cara de betún a estas alturas del siglo veintiuno empezaba a ser risible; ya era hora que se cambiase. Y el que se fije en el color y no en el personaje ya sabe de qué le pueden tildar, jajaja.
    Concluyendo: buenos cantantes, mediocre dirección musical, desatinada puesta en escena. Menos mal que el Otello de Verdi es una obra extraordinaria y un regalo para los sentidos.

    Responder
    1. SpR

      Un punto de vista muy bien desarrollado. Gracias

      Responder
  2. fernando

    Estuve en la inaguración, tercer y cuarto acto una verguenza.
    Donde yo vivo hay almohadas por 11,00 €…
    F.D.

    Responder
  3. Juan

    Sólo quiero recalcar, como ya se dice en una de las críticas, el horrible ruido producido por los ventiladores de los focos colocados a los lados del escenario junto al público. En los momentos en que la orquesta o los cantantes estaban en “piano” se oía más el ruido de los ventiladores que la música. Me parece inadmisible usar ese tipo de luces en un lugar en el que lo más importante es el sonido, o si se usan abría que buscar una solución para tapar el ruido que producen los ventiladores. Estoy de acuerdo en que lo peor ha sido la puesta en escena, musicalmente me ha gustado bastante.

    Responder
  4. Carmen

    El peor Otello que he visto. Feo, aburrido, estático, sin dirección de actores. Lo único que se salva es el coro. Cada día está mejor. Gran trabajo de Máspero. Musicalmente plano y vocalmente decepcionante. Asistí al segundo reparto pero, por lo que he oído, tasmpoco el primero fue muy bueno. No entiendo cómo se eligió este aburrido Otello para inaugurar la temporada. Veremos cómo transcurre

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Beckmesser 1992-2004-2012