Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

Pescadores de perlas: Adiós, Juan Diego, hasta la vista.
BACH RENOVADO
Por Publicado el: 26/03/2013Categorías: Crítica

Abbado, definición de lo diáfano

DEFINICIÓN DE LO DIÁFANO

Obras de Mozart y Beethoven. Orquesta Mozart de Bolonia. Lucas Macías Navarro, oboe. Director: Claudio Abbado. Auditorio Nacional, Madrid. 25-3-2013. Ibermúsica, Serie Barbieri.

En esta segunda sesión las constantes directoriales de Abbado han sido puestas nuevamente de manifiesto: latido permanente de la pulsación, nerviosa e incisiva, expresiva mano izquierda, fulgurantes expansiones de los brazos en pasajes climáticos, clarificación de planos y relieve de los contrapuntos, de tal manera que el tejido instrumental resultante es siempre diáfano y las líneas aparecen nítidamente reproducidas. Todo lo cual proporciona unas texturas claras y un espectro sonoro generalmente soleado.

Son rasgos que definen un estilo en sazón y que en este caso se apoyan en la calidad de unos músicos, muy jóvenes casi todos, que afinan, cantan y se entregan a conciencia. Puede que la familia más dotada sea la de las maderas, con una flauta, un clarinete y un oboe de excepción. Las cuerdas, satinadas e incisivas, son también maleables. Los metales no llegan a estas cimas, son simplemente dignos y por eso algunos acordes no adquieren la redondez, la plenitud y la belleza deseada. Pero todo ello es “pecata minuta” porque delante está el artista que los ha formado como grupo y que los contagia y remueve.

La beethoveniana obertura “Leonora II”, ese extraordinario apunte de la “nº III”, tuvo una impecable construcción, con todos los planos a la vista. Los toques dramáticos, los contrastes, los “crescendi” fueron reproducidos magistralmente. Lo mismo que la “Sinfonía nº 4” de del mismo autor, diáfana, olímpica y clásica, con tempi prudentes pero llenos de vida. En el cuarto movimiento produjeron asombro los feroces contrapuntos de los chelos y contrabajos. Se escuchó todo. Y se lució espectacularmente en el “Concierto para oboe K 314” de Mozart el oboísta de Valverde del Camino Macías Navarro, de sonoridad sedosa y muelle, trinos perfectos y límpidas agilidades. El último movimiento de la “Sinfonía nº 33” de Mozart, tocado sin repeticiones, fue el transparente bis, que llegó tras minutos y minutos de inacabables y justificados aplausos de un público enfervorizado. Arturo Reverter

 

Donacion

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23
Banner Pollença - 5 - Janine Jansen
banner-quincena-donostiarra-22

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-teatro-zarzuela-temporada-22-23