Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
Notable Werther en Bilbao
La Fura escenifica “Carmina Burana”
Por Publicado el: 18/01/2015Categorías: Crítica

Barenboim, del tedio a la aclamación

Baremboim, despertar un auditorio

Obras de Debussy, Boulez y Ravel. West-Eastern Divan Orchestra. Daniel Barenboim, director. Auditorio Nacional. Madrid, 17 de enero.

BARENBOIM, Daniel-5

Los conciertos no son sólo una sucesión de notas sino también sus circunstancias y a veces conviene dedicar atención a éstas. Hace ya décadas que los promotores inmobiliarios pararon los pies a los arquitectos a los que contrataban para una obra, de forma que se acoplasen a sus gustos y necesidades. En música estamos muy por detrás con los registas o directores de orquesta y así nos va. A ellos se les deja hacer. Así ha sucedido con el programa de Daniel Barenboim y la West-Eastern Divan Orchestra para la Obra Social de La Caixa, con la que esta entidad acometerá un proyecto solidario en Madrid. Concierto extraordinariamente largo, cuya primera parte empezó un día y la segunda al día siguiente, acabando a la una y cuarto de la madrugada. Empezó con una correcta lectura del “Preludio a la siesta de un fauno”, con una plantilla que incluía ocho contrabajos. Se retiró luego toda la orquesta para volver a salir sólo once instrumentistas a tocar “Dérive II” de Boulez. Cierto es que Debussy y Ravel experimentaron en su época y que Boulez, por cierto ya en muy alarmante estado de salud, ha seguido esa tendencia, pero la obra, dada a conocer por Ibermúsica hace años con el propio compositor a la batuta, quedaba mucho mejor con su duración original de diez minutos que con los cincuenta y cuatro de su ampliación a base de variaciones y reiteraciones de unas pocas notas. Obra programada fuera de lugar por la hora, por el público que acudía al concierto y por los costes extras de derechos de autor que ha de pagar una obra social detrayéndolos de su recaudación benéfica final. Naturalmente fue dirigida por Barenboim con la partitura en el atril, ya que ni privilegiados como Mehta o Gómez Martínez podrían abordarla de otra forma.

Hicieron quizá bien quienes, oliéndose la tostada, acudieron directamente a la segunda parte y mal quienes se fugaron tras la primera, porque a medianoche empezó una sinfonía raveliana que encandiló a todos, empezando por quien firma. Antes de comenzar la “Rapsodia española”, Barenboim se dirigió al público de forma autoritaria para prohibir las fotos con flash que le habían perturbado. Razonó que no se debían hacer por estar prohibido, por molestar a los ojos y por impedir tener las manos libres para aplaudirle. Más claro, agua. Ravel conoció España, ya cincuentón, cuando había escrito la mayoría de las páginas de inspiración ibérica, pero Barenboim ha conseguido mucha hucha y admiradores en nuestro país. Basta comprobar cómo se le recibe y cómo se le aplaude al final. Pocos congregan tanto cariño y admiración. Conoce por tanto, también desde sus orígenes argentinos, nuestra música y la sabe tratar, con sus brumas y su sol. De ahí la perfección que logró tanto en las sutilezas del “Preludio a la noche” o las suavidades de la “Pavana para una infanta difunta” como en las rotundas explosiones de “Feria” o la “Alborada del gracioso”. Soberbios sesenta minutos finales, aclamados con ocho minutos de vítores mientras el maestro iba levantando a todos los solistas del espectacular “Bolero”, incluido el concertino, hijo suyo. Gonzalo Alonso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa