Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
alan-gilbert-ndr-elbphilharmonieJoshua Bell y la NDR Elbphilharmonie de Hamburgo en la inauguración de temporada de Ibermúsica
serena-saenzSerena Sáenz, Primer Premio en el XVI Concurso Internacional de Canto Montserrat Caballé
Por Publicado el: 23/10/2021Categorías: Noticias

Bernard Haitink: Equilibrio y proporción

BERNARD HAITINK (1929-2021)

Bernard Haitink: Equilibrio y proporción

Bernard Haitink (Ámsterdam, 1929), desaparecido hace pocas horas, discípulo de Felix Hupke y Ferdinand Leitner, fue un maestro ejemplar por muchas razones. Se fue forjando desde mediados de los cincuenta, ampliando sus registros expresivos, penetrando en los secretos del repertorio, perfeccionando su gesto, en todo momento contenido, parco, austero, económico. El director se nos revelaba, en los compases finales de su evolución, como un maestro maduro, serio, dominador y, a diferencia de otros tiempos, con una actitud muy sugerente ante la orquesta, con una amplitud de miras y de criterio casi insólita. La cortedad de inspiración, de vuelo según para que músicas, la escasez de fantasía, de imaginación, las suplía sobradamente con un oído muy fino y un temple sabio, que presidía todas sus interpretaciones, adornadas siempre por el buen sentido, el equilibrio y el conocimiento.

bernard-haitink-lucerna

Bernard Haitink en su último concierto (c) Priska Ketterer. Festival de Lucerna

Todo ello le ayudó a construir con una solidez berroqueña músicas de los más diversos estilos, del clasicismo al serialismo, y supuso la base bien fundamentada de unos edificios sonoros levantados con tiralíneas. Lograba con buen tino planificar y airear las estructuras, aligerar las texturas, dinamitar las dinámicas partiendo de un buen entendimiento de la frase, sus antecedentes y sus consecuentes. Cosas que obtenía sin énfasis, sin exageraciones, con un tacto elegante, lejos en sus últimos años de iniciales adusteces. De ahí que, con un máximo respeto a lo escrito, llegara a otorgar la máxima fluidez a sus exposiciones. Ya desde mediados de los sesenta empezó a brillar por su diestra distribución de volúmenes en las construcciones orquestales de Beethoven, de Brahms y, especialmente, de Bruckner y Mahler, compositores estos últimos que mamó de la tradición del Concertgebouw, alimentada por mentes y batutas excepcionales como las de Mengelberg y Van Beinum, y a las que concedía el idóneo espectro sonoro.

Haitink había sido instrumentista del conjunto y sucedió a aquel maestro ya entrados los sesenta. El sentido de la proporciones, el control de los planos, la transparencia de texturas y la naturalidad del fraseo fueron cualidades que el joven director comunicó desde el principio a la agrupación. De su mano Bruckner fue, en efecto, un gran caballo de batalla. Pero las grabaciones realizadas en los sesenta, setenta y ochenta pusieron de manifiesto que cualquier música valía para evidenciar las cualidades maravillosas del grupo.

Haitink era por todo ello una gloria venerable, un director que fue a más hasta asentarse en una posición de magisterio que resumía en cierto modo las tendencias y corrientes estéticas, los vientos que habían venido soplando en el campo profesional en el que trabajaba. En sus primeros años, en un momento en el que las más grandes batutas del siglo estaban aún en activo, no parecía despegar claramente por encima de una corrección musical, de una solidez constructiva y de una solvencia narrativa heredada, con evidentes anclajes en la propia tradición de su país, tan conectada a la mencionada Orquesta del Concertgebouw, la maravillosa  agrupación de su ciudad natal, que gobernaría de 1956 a 1988 y de la que era director honorario.

Múltiples grabaciones avalan lo dicho. Todas ellas, como las que recogen la actividad del director como acompañante de ilustres solistas o situado en un foso, confirman la solvencia y la depuración interpretativa de don Bernardo, que mantuvo en sus últimos años relación con algunas de las orquestas –Concertgebouw, Filarmónica de Berlín (con esta hasta hace muy poco), Staatskapelle de Dresde…- e instituciones –como Glyndebourne o el Covent Garden- que disfrutaron de su mandato a lo largo de los años. Arturo Reverter

Discografía sucinta

  • Beethoven: Sinfonías 1-9. Concertgebouw (1980-87) Philips 442073-2. 5 CD.
  • Beethoven: Conciertos 1-5. Brendel, Concertgebouw (1975-77). Philips. Discos sueltos.
  • Brahms: Sinfonías 1-4 (+ Variaciones Haydn, Oberturas, Danzas húngaras–         extractos-, Serenatas 1 y 2). Concertgebouw (1972-73). Philips 442068-2. 4 CD.
  • Bruckner: Sinfonías 0-9. Concertgebouw (1963-78). 442040-2. 9 CD.
  • Liszt: Poemas sinfónicos 1-12. London Philharmonic (1968-71). Philips 438751-2, 2CD y 432754-2. 2 CD.
  • Mahler: Sinfonías 1-9 (+ Adagio 10) (1966-72). Philips 442050-2. 10 CD.
  • Vaughan Williams: Sinfonías 1-9 . London Philharmonic. EMI 7, CD
  • Britten: Peter Grimes: Rolfe Jonhson, Lott, Allen. Covent Garden (1992). EMI 754832-2. 2 C D.
  • Strauss: Daphne: Popp, Goldberg, Moll, Schreier. Radio Bávara. EMI 749309-2. 2 CD.
  • Strauss: Der Rosenkavalier: Te Kanawa, Von Otter, Rydl, Hendricks. Radio Bávara. EMI 754259-2. 3 CD.
  • Verdi: Falstaff: Terfel, Frittoli, Rancatore, Frontali. Covent Garden. BBC. DVD OA 812 D.
  • Wagner: El anillo del nibelungo: Morris, Schmidt, Seiffert, Lipovsek, Meier, Johannson, Adam, Salminen, Marton, Jerusalem. Radio Bávara (1988-91). EMI. Las cuatro óperas por separado: 7 49853-2, 2 CD. 7 49534-2, 4 CD. 7 54290-2, 4 CD. 7 54485-2, 4 CD.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa