Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
¿Quién es su Werther favorito?
El sorprendente Teatro Real
Por Publicado el: 08/01/2017Categorías: Noticias y maldades

Caballé debutó en el Liceo hace 55 años

Caballé debutó en el Liceo hace 55 años

Viene bien recordar que Montserrat Caballé debutó en el Liceo en 1962, el domingo 7 de enero de 1962, con Arabella, de Richard Strauss, que se estrenaba en España.

Hubo tres representaciones: 7, 9 y 13 de enero. El reparto lo integraron Montserrat Caballé (Arabella), Erik Winkelmann (Waldner), Elfriede Wild (Adelaide) Erna Maria Duske (Zdenka), Rudolf Knoll (Mandryka), Kurt Wehofschitz (Matteo), Joan Lloveras (Elemer), Rafael Corominas (Dominik), Eduard Soto (Lamoral), Helga Baller (Fiakermili), Maya Mayska (Endevinadora), Frances Sant (Welko), Frances Paulet (Cambrer). En el foso, Meinhard von Zallinger.

Caballé, que empezaba su carrera y aún no era famosa, obtuvo un  éxito muy grande, aplausos cariñosisimos y grandes ramos de flores.

Xavier Montsalvatge, compositor y crítico, publicó en La Vanguardia el 9 de enero lo siguiente:

…Es evidente que el estreno español de ‘Arabella’ merece un elogio sin reservas. Dando a conocer ‘Arabella’ el Liceo cumplió con su más alta misión de divulgación musical, poniendo a nuestro alcance algo que no puede ignorarse para comprender la realidad de la ópera moderna y completar la silueta de Richard Strauss…

Con ‘Arabella’ hizo su presentación en España la soprano Montserrat Caballé, que en importantes escenarios extranjeros, especialmente de Italia, Alemania y Suiza, ha conquistado un prestigio comparable al de las más cotizadas cantantes actuales. Es admirable que Montserrat Caballé, formada artísticamente en el Conservatorio del Liceo, haya escogido para su primera manifestación ante nuestro público una obra tan tremendamente difícil, que le obligó a emplear a fondo sus mejores facultades, sin contar con la compensación de los aplausos que podía haberle procurado una ‘Bohème’, una ‘Tosca’ o cualquier ópera italiana, con la que ha encandilado repetidamente el entusiasmo de muchos públicos. Lo ha hecho seguramente porque para la ópera alemana Montserrat Caballé posee unas dotes excepcionales. Su voz es clara, limpia, de un timbre que, sin ser penetrante, puede traspasar sin dificultad esta especie de ‘barrera del sonido’ que es la orquesta de Strauss, que se interpone entre los cantantes y el auditorio. Debe ser por la confianza que tiene la artista en el volumen de su voz, que a veces la emplea con circunspección, complaciéndose en los planos, en utilizar el fraseo, cosa que si bien le permite conseguir inflexiones expresivas de una belleza extraordinaria, la aproxima demasiado a los timbres orquestales, con los que llega a confundirse (como quizá hubiese deseado Strauss).

Montserrat Caballé es una gran intérprete, no solamente por la clase de su voz, sino también por haber superado todo cuanto necesita dominar una cantante de ópera. Su dicción es de una musicalidad exquisita. Se mueve en la escena con aplomo, sobriedad y calma, pero jamás inexpresivamente. El espectador tiene la sensación de que ve y escucha una artista formada en la mejor escuela de canto, poseedora de una experiencia de las tablas considerable. ¡Qué agradable comprobar que esto lo ha conseguido una artista nuestra en plena juventud!

El éxito de Montserrat Caballé como protagonista de ‘Arabella’ fue, el domingo, muy grande. Al final de los primeros y segundos actos, cuando ella salió al prosenio, los aplausos fueron cariñosísimos, y al final del último acto redoblaron hasta convertirse en una interminable y encendida ovación, cuando saludó sola y recibió el obsequio de grandes ramos de flores.

Lean aquí la crítica entera

No disponemos de aquella grabación, pero sí del recital que ofreció poco después, concretamente en 1967

Montserrat Caballé, soprano.
Miguel Zanetti, piano.
María de Montserrat Viviana Concepción Caballé i Folch (Barcelona, España, 12 de abril de 1933) es una cantante lírica con tesitura de soprano. Es reconocida por su técnica vocal y sus interpretaciones del repertorio verista y belcantista. Es una de las más admiradas cantantes de ópera de la historia.
Estudió 12 años en el Conservatorio de Música del Liceu de Barcelona y ganó la medalla de oro de 1954. Fueron sus maestros Eugenia Kemmeny, a quien atribuye el desarrollo de su espectacular técnica respiratoria, Conchita Badía y Napoleone Annovazzi.
En 1955 pisó por primera vez un escenario cantando el papel titular de La Serva Padrona de Pergolesi, en el Teatro Fortuny de Reus.
Ingresó en la compañía del Teatro Municipal de Basilea en 1956, donde hizo su debut operístico fuera de España, el 17 de noviembre de 1956, interpretando Mimí en La Bohème, además de un gran repertorio de papeles, incluyendo Tosca de Giacomo Puccini, Aida de Giuseppe Verdi, y Arabella y Salome de Strauss.
Fue contratada por la Ópera de Bremen para la temporada de 1960-1961, donde se especializó en los papeles del bel canto. En 1962 regresa a Barcelona y debuta en el Liceu el 7 de enero, con Arabella.
Se podría decir que su primer éxito internacional tuvo lugar en 1965, cuando el 15 de abril sustituyó a Marilyn Horne, que indispuesta no pudo cantar en la versión en concierto de Lucrezia Borgia en el Carnegie Hall de Nueva York; su interpretación causó sensación y la hizo famosa en el mundo de la ópera. Un periódico neoyorquino tituló al día siguiente: «Callas + Tebaldi = Caballé».
Después, ese mismo año, debutó en el Festival de Glyndebourne y en la Metropolitan Opera House con el personaje de Marguerite en el Fausto de Gounod. En 1972 debutó en La Scala con Norma de Bellini y con Violetta en el Royal Opera House de Londres. En 1974 grabó con gran éxito una función señalada como histórica de la ópera Norma en el théâtre antique d’Orange. En 1980, interpretó Semiramide de Rossini en el Festival de Aix-en-Provence, dirigida por Jesús López Cobos.
En 1982 recibió la Medalla de Oro de la Generalidad de Cataluña y en 1988 el Premio Nacional de Música de España.
En 1986 interpretó un pequeño papel en Romanza final (Gayarre), película biográfica sobre Julián Gayarre dirigida por José María Forqué.
En 1988 interpretó el álbum Barcelona junto al fallecido cantante Freddie Mercury con quien tenia que cantar para Los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 pero este último fallecio en el año 1991.
Montserrat Caballé ha interpretado más de ochenta personajes operísticos, que van desde la ópera barroca, hasta Verdi, Wagner, Puccini, y Richard Strauss. Ha interpretado papeles tan diferentes como Norma, Salomé, Violeta, la Marschallin, Semiramide o Isolda, amplitud de repertorio reflejado en sus muchas grabaciones. También interpreta canciones populares españolas.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa