Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

banner-opera-actual-para-beck

Últimas 20 entradas

Londres: Demasiados errores en "La Fanciulla del West"
La Cenerentola de Rossini en el Festival de Wexford
Por Publicado el: 30/10/2014Categorías: Crítica

Ciclo Filarmónica: Harding y su orquesta sueca en Madrid

DANIEL HARDING Y SU ADMIRABLE ORQUESTA SUECA

 

Ciclo Filarmónica

Obras de BEETHOVEN y MAHLER. Orquesta Sinfónica de la Radio de Suecia. Paul Lewis (pìano). Dir.: Daniel Harding. Auditorio Nacional de Música, Madrid, octubre de 2014.

harding-644x362

Incluso en tiempos de crisis, el Auditorio nacional sigue siendo crisol y muestrario de las mejores orquestas internacionales. En apenas 24 horas, han actuado en la sala dos grandes orquestas de radio, la Sinfónica de la BBC y la Sinfónica de la Radio de Suecia, dirigida la formación inglesa por un titular escandinavo, el finlandés Sakari Oramo (Helsinki, 1965), y la agrupación sueca por un titular inglés, el británico Daniel Harding (Oxford, 1975). Este último ha pasado, en muy pocos años, de ser el joven protegido de Claudio Abbado y un promisorio director a convertirse en uno de los grandes maestros de la hora presente, armado de una seriedad musical incontestable. Harding no es un artista errabundo, que enlaza aviones y aeropuertos, y prefiere relaciones musicales sólidas, estables y duraderas en el tiempo. Aparte de su vinculación con la London Symphony como Principal Director Invitado, es desde el 2007 el responsable de la formación sueca, un conjunto de sobresaliente calidad forjado por pocos, pero señeros, directores: Celebidache, Blomstedt, Svetlanov o Salonen entre otros.

El concierto, que abría la temporada de la Filarmónica, se basó en sólo dos obras, encomiablemente servidas. De entrada, el «Concierto en Do menor», tercero de los escritos por Beethoven para piano, con otro músico inglés de la misma quinta que Harding, Paul Lewis (Liverpool, 1972), uno de los grandes solistas actuales, especializado en el mundo beethoveniano. Lewis tocó con fuerza y elegancia, que no tienen por qué ir reñidas, y obtuvo de Harding y los suecos un acompañamiento ejemplar, con detalles puristas como el uso de trompetas alemanas o el empleo de timbaletas con baqueta pequeña.

La «Primera Sinfonía» de Mahler marcó el climax de la sesión, cuidada la lectura hasta el detallismo y cargada, de nuevo, de fuerza exuberante, cuando los pentagramas lo pedían. Harding fue a más en su concepción, y  el segundo tiempo superó al inicial en su cálida entonación vienesa, la irónica marcha fúnebre subsiguiente exhibió ‘pianissimos’ de filigrana y el rotundo movimiento final desató la iracunda imaginería mahleriana con elaborada tensión. Fue una gran traducción de la obra, completada como propina con el íntimo y envolvente ‘crescendo’ de «Nimrod», la novena de las «Variaciones Enigma» de Elgar.

La Filarmónica, que aspira a ser, con permiso de Ibermúsica y de Juventudes Musicales, la tercera fuerza musical privada de la temporada madrileña, no pudo empezar su ciclo con mejor pie. José Luis Pérez de Arteaga.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23
banner-quincena-donostiarra-22

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-teatro-zarzuela-temporada-22-23