Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
festival-glyndebourneLos festivales de verano se tambalean
orquesta-met-nueva-yorkEl Met cancela el resto de su temporada y teatros del todo el mundo comienzan a prescindir de sus orquestas
Por Publicado el: 21/03/2020Categorías: Noticias

El Coronavirus silencia el Met y abre una época de incertidumbre económica

El Coronavirus silencia el Met y se abre una época de incertidumbre económica

El teatro puede asumir pérdidas durante un mes pero se enfrentaría a un verdadero desafío económico si el cierre se prolonga

peter-gelb-metropolitan-opera

Peter Gelb en el Metropolitan Opera

A diferencia de algunos teatros europeos, que reciben ayudas estatales, el Metropolitan Opera de Nueva York depende enteramente de donaciones privadas e ingresos de taquilla, lo que deja a la institución particularmente vulnerable ante el impacto del cierre.

Con un gasto anual de 308 millones anuales, es la organización artística de mayores dimensiones de la nación, pero también una de las más frágiles, apunta Michael Cooper en The New York Times. El reto natural del Met – el elevado coste de las producciones y la dependencia en la taquilla – aumenta exponencialmente con la crisis del coronavirus. Peter Gelb, director general de la compañía, advierte de que el teatro se enfrenta unas pérdidas estimadas de 8 a 12 millones de dólares a finales de este mes, y aún mayores si el cierre continua, un presentimiento ya defendido por algunos profesionales.

La compañía continuará pagando a sus trabajadores a tiempo completo – orquesta y coro, escenógrafos, operarios y personal de vestuario entre otros – al menos hasta abril. Si la situación continúa igual a partir de entonces, el teatro no podrá hacer frente a este gasto pero se hará cargo del seguro de salud de sus empleados: “Si el cierre termina en marzo, es una pérdida viable. Si se prolonga supondrá un verdadero desafío económico”, destaca Michael M. Kaiser, presidente del DeVos Institute of Arts Management de la Universidad de Maryland.

Como ya avanzamos ayer Peter Gelb, los miembros de la orquesta y coro verán su empleo suspendido desde el 12 de marzo. El director indica que según la cláusula de fuerza Mayor en el contrato, el teatro pagará dos semanas de sueldo, hasta el final de mes, aunque continuará cubriendo el seguro de salud. Se recontarán también los sueldos de los cargos administrativos más altos y Gelb dejará de percibirlo por completo.

«No estamos despidiendo a nuestro personal», aclara Gelb para el New York Times, «Continuaremos proporcionando seguros sanitario. Toda nuestra actividad ha sido suspendida y no podemos permitirnos pagarles. El cese de negocio se cumplirá en unas semanas y por eso nos ajustamos a la cláusula de fuerza mayor».

Se ha habilitado un sistema de donaciones para paliar las pérdidas, una cantidad que el New York Times estima en 60 millones de dólares. «El dinero que reunamos ayudará a reafirmar que el Met volverá, así como sus empleados y músicos, que volverán a actuar en esta casa».

Este paréntesis en la vida cultural sobrepasa cualquier pronóstico, ya que por lo general, “es un proceso de años construir audiencias después de un periodo de inactividad”, destaca Cooper: “Ya le ocurrió al Met entre 1969 y 1980 durante las huelgas de la orquesta, que suspendieron la actividad del teatro. Una vez el público habitual deja de ir regularmente, o dejan de ir definitivamente o acuden con menor frecuencia. La Ópera de la Ciudad de Nueva York nunca volvió a recuperar su público cuando cerró en 2008 durante una temporada mientras renovaban las instalaciones, fue a la quiebra”.

Kaiser subraya que, en esa ocasión, el público tenía alternativas, pero ahora todo está cerrado: “Espero que la respuesta natural sea aumentar el interés en salir y hacer cosas que no estaban permitidas”.

La crisis del coronavirus agudiza un tiempo turbulento para el Met, que en los últimos años sufrió las denuncias de abuso sexual sobre su director musical, James Levine, desajustes en su balance de cuentas y un capital demasiado bajo para una empresa de sus características – 284 millones de dólares en 2018-.

Su sucesor, Yannick Nézet-Séguin, parece haber ganado el cariño del público y sus últimas dos nuevas producciones, Porgy and Bess de Gershwin y Akenatón de Philip Glass, fueron éxitos en taquilla.

Lea el artículo completo en este enlace.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa