Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

banner-opera-actual-para-beck

Últimas 20 entradas

250X250 EL BARBERILLO DE LAVAPIÉS BANNER
Christie-OCNELa OCNE se vuelve barroca con Christie
Pollini-piano-Madrid-2019Crítica: Pollini, el peso de la edad
Por Publicado el: 13/02/2019Categorías: En vivo

Critica: Noche americanada

Christopher Franklin y Francesca Dego

Americanada noche

 

CONCIERTO ORQUESTRA DE LA COMUNITAT VALENCIANA. “DESDE LOS ESTADOS UNIDOS”. Christopher Franklin (director). Francesca Dego (violín). Programa: Obras de  Barber (Obertura The School for Scandal, opus 5), Bernstein (Serenata para violín y orquesta de cámara. Danzas sinfónicas de West Side Story) y Copland (Suite del ballet Rodeo).Lu­gar:Palau de les Arts (Auditori). Entrada:Alrededor de 1.100 personas. Fecha:Jueves, 7 febrero 2019.

Clama al cielo la ausencia de música española en las dos grandes orquestas de València. El jueves, cuando aún no había transcurrido ni un mes desde que la Orquestra de la Comunitat Valenciana aburriera a las musarañas interpretando música de Samuel Barber, los pentagramas sacarinosos del creador del manoseado Adagio para cuerdashan vuelto a los atriles de la mejor orquesta de España, en esta ocasión en el marco monográfico de un programa de música estadounidense en el que también se escucharon obras de los también judíos Bernstein y Copland. Mientras, músicas de infinito mayor calado y atractivo, nacidas en España y en la Comunitat Valenciana, permanecen inéditas. Un sinsentido en el que deberían tomar cartas los responsables políticas para atajar semejante despropósito. ¿Para cuándo, por ejemplo, la Sinfonía Aitanade Óscar Esplá, o alguna de las sinfonías del valenciano Manuel Palau, o tantas y tantas y tantísimas otras grandes obras de nuestro repertorio sinfónico y lírico que permanecen durmiendo el sueño de los justos?

Para este programa de flaveursMade in USA volvió el director californiano Christopher Franklin, afincado en Lucca y que tan buen sabor de boca dejó en anteriores visitas con óperas de Francisco Coll (Café Kafkaen 2016) y Britten (The Turn of the Screwen 2017 y Peter Grimesen 2018). Tampoco ha decepcionado en esta ocasión, en la que ha vuelto a gobernar a la Orquestra de la Comunitat Valenciana con esa extraña mezcla de precisión, libertad expresiva y naturalidad que él administra con un gesto vehemente que en ocasiones, y a pesar de su espigada figura sobre el podio, puede llegar a parecer hasta rudo, pero que siempre resulta eficaz y efectivo.

Lo mejor del programa fueron, como era previsible, las conocidas danzas sinfónicas de West Side Story. La orquesta se lució en una versión a todas luces excepcional, cargada de virtuosismo instrumental y de vitalidad expresiva, en la que la OCV se mostró maravillosamente calibrada entre sus diferentes secciones pese a la abundante presencia de profesores invitados. ¡Qué orquestón! ¡Qué cuerda! ¡Qué vientos! ¡Qué timbalero y qué percusión! Un conjunto sinfónico que rozó la perfección y en el que todos sus solistas y secciones se mostraron al más alto nivel. Dentro de tanta excelencia, aún hubo espacio para que brillaran la trompeta de Rubén Marqués y el trombón de Juan Manuel Real.

Del resto del programa, apenas destacó la suite del ballet Rodeo, que Copland dio a conocer en 1942, en Nueva York, coreografiado por Agnes de Mille, y cuyos aires mexicanos y músicas sureñas pronto prendieron en el público estadounidense. Ritmos y melodías sugerentes, coloristas, bien tratadas, de acusadas raíces populares y sin apenas más ambición que gustar. Menor interés presenta la soporífera obertura de concierto The School of Scandalde Samuel Barber, estrenada en 1933 por la Orquesta de Filadelfia, y que en su día contribuyó a afianzar el nombre del autor en la escena sinfónica de su país. La bien trabajada versión de Franklin y los sinfónicos comunitarios no logró sacar atractivo de una composición que carece de él.

En la obra creativa del gran y plural músico que fue Leonard Bernstein no faltan obras claramente descartables, como la Serenata para violín y orquesta de cámaraque compone en 1954 inspirado por El Banquete, diálogo de Platón también conocido como El simposio. Estrenada por Isaac Stern y la Filarmónica de Israel bajo la dirección del propio Bernstein, la serenata consta de cinco movimientos que describen los discursos de los sucesivos personajes que participan en la narración platónica. Un poquito de Mahler por aquí y un poquito de lo otro por allá. A cual más tedioso. En València actuó como solista la violinista italiana Francesca Dego (1989), esposa del director de orquesta Daniele Rustioni, cuya mesurada corrección en la obra de Bernstein se engrandeció en la propina que ofreció como regalo al público que no alcanzó a completar el espacioso Auditori del Palau de les Arts: el bachiano primer movimiento de la Segunda sonata para violín solode Ysaÿe, directamente inspirado en el principio del preludio de la Tercera partitapara violín del creador de La pasión según san Mateo. Apenas unos pocos minutos que se erigieron, junto con el recuerdo de West Side Story, en lo mejor de tan americanada e inoportuna noche. Justo Romero

Publicado en el diario Levante el 09 de febrero de 2019.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

banner-liceu-flauta-magica-22

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-festival-de-granada-22