Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

Escena-de-La-forza-del-destino-c-Teatro-Regio-de-Parma-Festival-VerdiCrítica: La forza del destino en el Festival Verdi de Parma
Motril-Don-Diego-de-GranadaCrítica: Don Diego de Granada en el Festival Música Sur
Por Publicado el: 05/10/2022Categorías: En vivo

Crítica: Carmen contra Carmen en Garaje Lola

Las dos Cármenes

Carmen contra Carmen”. Nancy Fabiola Herrera, Sandra Ferrández, Andeka Gorrotxategi. Vasko Vassileu, violín. Piano y dirección musical: Mikel Estelrich. Autor de la propuesta: Emiliano Suárez. Garaje Lola, Madrid, 30 de septiembre de 2022.

Escena-de-Carmen-contra-Carmen

Escena de Carmen contra Carmen

Se hablaba hace unos días en estas páginas de este espectáculo, con el que se ha inaugura la temporada del insólito Garaje Lola, ese singular espacio madrileño sede de curiosas aventuras líricas y teatrales, de sorprendentes exposiciones y de manifestaciones gastronómicas de nuevo cuño. Hemos asistido al alumbramiento de un singular acercamiento al mito de Carmen en el que se ha dado, con escuetos medios, una vuelta de tuerca al argumento y situaciones de la ópera de Bizet.

Emiliano Suárez, ni corto ni perezoso, ha creado dos Cármenes, una gitana, la original, y una paya, una señorita bien, que se enfrentan, conviven y, de alguna manera, se disputan o, si se quiere, se reparten los favores de don José, vestido aquí con los ropajes de un señorito andaluz con tirantes. Poco que ver con la anécdota y el argumento de la ópera de Bizet, pero que parte de sus elementos originales y da lugar aun extraño duelo entre las dos mujeres, que acaban por atraerse, lo que da lugar a situaciones de alto contenido erótico. Viven la relación con el hombre y al tiempo se recrean en un inesperado amor muto, que queda expresado muy a lo vivo en la propuesta escénica.

Carmen la gitana, Nancy Fabiola Herrera, con su atuendo característico, se expresa en su lenguaje habitual, sus modos, sus mañas y su decidida forma de actuar, directa, natural, sincera. Carmen, la paya, ataviada con el típico traje de lunares que llevan las señoritas a las casetas de la Feria de Sevilla, la imita sin tapujos y la sigue. Entre ellas se produce un inesperado acercamiento mientras contemplan al dubitativo Don José. Los pasos argumentales se van sucediendo de acuerdo con el discurrir de la ópera. Las dos Cármenes se reparten los pentagramas, se alternan e incluso cantan al alimón.

Don José se suelta la melena poco a poco y se integra paulatinamente en el mundo pasional de las dos mujeres, aunque sus miradas se dirijan en mayor media a la paya, que le corresponde, aunque sin perder su atención hacia su réplica gitana. La acción sigue su curso y de ella se nos ofrecen algunos de los principales números a solo o a dúo: la “Habanera”, las “Seguidillas”, el aria de la flor, el aria de las cartas, el dúo final. Entremedias, algunos fragmentos instrumentales, como dos de los intermedios, se nos presentan en el arreglo para violín y piano de Sarasate.

Entre idas y venidas, sugerencias y guiños se llega a un final en el que, como era de esperar, la muerte hace su aparición: don José mata a la Carmen gitana y muere, bajo la misma arma, a manos de la Carmen paya. Final doblemente trágico que en definitiva da una vuelta de tuerca a la trama y a la música de la ópera original. El señorito cae, tras gritar su despedida –“Ah, ma Carmen adorée!”-, herido de muerte mientras suenan los últimos compases de la música. La propuesta de Suárez tiene miga. Quizá podría habérsele dado una vuelta de tuerca y en vez de presentar dos Cármenes, haber trabajado sobre un solo personaje desdoblado. Una sola mujer con dos naturalezas. Después de todo el orgulloso y pueblerino personaje tiene también algo de aristocrático.

La parte instrumental estuvo bien servida, en primer lugar, por el violín Amati de Vasko Vassileu, concertino de la Royal Opera House de Londres, un verdadero virtuoso, de sonido pleno y espejeante, de técnica muy segura, que se adornó a conciencia sin un solo fallo y mostró unos armónicos espectaculares. Al piano y a la dirección musical Mikel Estelrich, que supo darle el aire preciso a la cambiante música.

Y las voces. La de Nancy Fabiola Herrera, que ha hecho ya decenas y decenas de Carmen, fue la gitana. Su voz, ahora más penumbrosa y untuosa, cuajada de bellos reflejos, sonó plena, con pasajeros apoyos nasales que no ponen en peligro la belleza del sonido. Como siempre lució una dicción impecable llena de sentido y expresión ajustada. Le dio la réplica Sandra Ferrández, una Carmen juvenil, que está rodando inteligentemente el personaje con su diáfana voz de mezzo lírica, delgada y manejada con destreza, con acentos muy sugerentes y con subrayados expresivos que dieron sustancia a la señorita andaluza. Junto a ellas el tenor lírico-spinto Andeka Gorrotxategi, en su mejor versión. Descansado, de emisión bien apoyada y resuelta, con aliento suficiente, apretó y empujó en menos medida que otras veces e hizo sonar con amplitud su timbre oscuro y su agudo de tan penetrante metal. Nos faltó, eso sí, alguna delicadeza, una dicción más variada y un manejo más resuelto de los reguladores. Don José también ha de hacer pianos. El aria de la flor es un buen ejemplo.

La dirección de escena en un espacio tan reducido, no resulta fácil, pero Isabel Cámara y Emiliano Suárez se las ingeniaron para acomodarlo a la peripecia argumental con gestos directos y demostrativos. Un par de mesas, unas sillas, unas escaleras junto a la barra del bar del garaje y poco más. Los elegantes figurines de Carola Baleztena, la coreografía de José Viñas y la iluminación de José Luis de la Calle y el propio Suárez, con la ayuda de María Serrano y Paula Moralejo completaron el equipo. Los 60 o 70 espectadores se lo pasaron muy bien. Arturo Reverter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

calendario operístico 2022/2023