Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimas 20 entradas

Últimos tuits de Beckmesser

Francesc-Valldecabres-Orfeo-Universitari-de-Valencia-Festival-SerenatesCrítica: Francesc Valldecabres y el Orfeó Universitari de València en el Festival Serenates 2023
Crítica: Beatriz Fernández dirige la Orquestra Filharmònica de la Universitat de València en el Festival Serenates
Por Publicado el: 27/06/2023Categorías: En vivo

Crítica: Riccardo Chailly debuta en el Festival de Granada con la Filarmónica de La Scala

Distintas cotas de lo espiritual

Festival de Granada: Obras de Vivanco, Lopes Morago, Magalhaes, Cardoso, Victoria. Officium Ensemble. Director: Pedro Teixeira. Monasterio de San Jerónimo. Obras de Prokofiev y Chaikovski. Filarmónica de La Scala. Director: Riccardo Chailly. Palacio Carlos V. 25 de junio de 2023.

Officium-Ensemble-Festival-de-Granada-c-Fermin-Rodriguez

Officium Ensemble, Festival de Granada (c) Fermín Rodríguez

Hablamos de estos dos nuevos conciertos, tan distintos entre sí, del Festival granadino. Por la mañana, en el bello marco de San Jerónimo, bajo el maravilloso altar mayor, escuchamos un concierto polifónico presidido por la figura de Sebastián Vivanco (1551-1622), paisano y compañero del más célebre y reconocido Tomás Luis de Victoria (1548-1611), pero equiparable a él en conocimiento, destreza musical y técnica, capaz de construir páginas contrapuntísticas del más alto valor.

Como pudimos comprobar siguiendo la meritoria interpretación de su misa “Assumpsit est lesus”, núcleo de la sesión matinal. Los 13 cantores, bien entonados, bien balanceados, flexibles y hábiles para atender las demandas expresivas del sensible Teixeira -hace años responsable del Coro de la Comunidad de Madrid– sortearon con estilo y justa expresión las distintas partes de la obra, dibujando bellas combinaciones contrapuntísticas en el “Credo” a 5 voces, donde lograron raras plenitudes y pianísimos de alto refinamiento. Con pequeñas desigualdades entre las cuatro sopranos, no todas de la misma calidad.

En el “Kyrie” y el exquisito “Gloria” el grupo ya había mostrado su calidad. Debidamente contrastada más tarde en el muy movido “Surrexit pastor bonus” del propio Vivanco. Antes de terminar con “O sacrum convivium” de Victoria, a 6 bien dibujadas voces, en el que se consiguieron admirables plenitudes, pudimos escuchar variadas páginas de otros autores portugueses: Estevao Lopes Morago (1575-1641) con las ricas imitaciones de Montes Israel, Filipe de Magalhaes (1571-1652), con la bella, fluida y compacta “Commissa mea”, a 6 voces, y Manuel Cardoso (1566-1650), con la discursiva “Stivt anima mea”, asimismo a 6. Ante los muchos aplausos del público que llenaba el templo, regalaron un alegre y saleroso “Rex gloria” de Estevan de Brito (1575-1641).

Riccardo-Chailly-Filarmonica-de-La-Scala-en-el-Festival-de-Granada-c-Fermin-Rodriguez

Riccardo Chailly, Filarmónica de La Scala en el Festival de Granada (c) Fermín Rodríguez

Cambio de tercio por la noche: en el marco del Palacio de Carlos V se situaban las huestes de la Orquesta Filarmónica de La Scala al mando de su titular, Riccardo Chailly. No es el conjunto milanés uno de los cimeros dentro del mundo sinfónico, cuando, además, su especialidad es la ópera. Pero es una agrupación de clase, que ha sido dirigida por las más grandes batutas del mundo, de Toscanini a Abbado o Muti. En esta su primera actuación en el Festival de Granada, hemos vuelto a reconocer las características del director, siempre con las partituras en el atril: brazos amplios, gesto meridiano y firme, sugerente cuando se trata de conseguir sonoridades blandas y acolchadas, impetuoso cuando se exige un tutti en fortísimo. Su batuta, siempre clara, de dibujo amplio y sinuoso, con idóneo subrayado rítmico, es de las más aptas para resaltar las múltiples líneas melódicas y los contrapuntos que animan cualquier composición. Aunque a veces corre el peligro de quedarse en la superficie.

Aquí nos ofreció dos sinfonías postreras y bien distintas. En primer lugar la “Séptima” de Prokofiev, animada y nostálgica, chispeante en ocasiones, con rememoraciones de la “Clásica”, primera de la colección, aunque muy en clave de fin de ciclo. A la interpretación le faltó transparencia y rotundidad. Luego la “Sexta”, la “Patética” de Chaikovski, todo un universo vital de lúgubres premoniciones. Chailly diseñó bien la partitura y buscó sus raíces expresivas, con buena distribución instrumental y planos conseguidos. Y algunos fallos de conjunción y destreza por parte de la formación. Huyó de lo ampuloso y obtuvo efectos de buena calidad, comienzo de la obra, explosión del “Allegro non troppo”, aire danzable en el “Allegro con grazia”, ímpetu en el “Allegro vivace” y fraseo muy adecuado en el pesimista remate, con rotundos “pizzicati” de los contrabajos. No hubo bises. Mejor. Arturo Reverter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

banner-calendario-conciertos

Festival Santander

calendario operístico 2023