Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

josep-pons-solo-musica-auditorio-nacionalCrítica: Maratón CNDM: gusto por lo salvaje
escena-lucia-lammermoor-les-artsCrítica: una Lucia estética frente a la dramaturgia
Por Publicado el: 25/06/2019Categorías: En vivo

Critica: De pájaros y verdades

Rune Bergmann

De pájaros y verdades

TEMPORADA DE PRIMAVERA DEL PALAU DE LA MÚSICA.  Obras de Rautavaara (Cantus Arcticus, Concierto para pájaros y orquesta), Szymanovski (Concierto para violín y orquesta número 1) y Sibelius (Quinta sinfonía). Orquesta de València. Director:Rune Bergmann. Solista:Eldbjørg Hemsing (violín). Lu­gar:Palau de la Música (Sala Iturbi). Entrada: Alrededor de 1.400 personas. Fecha:Viernes, 21 junio 2019.

Sobre el papel, el bien engarzado programa con el que debutaba el director noruego Rune Bergmann en el podio de la Orquesta de València era de agudo atractivo. Además del estreno en la capital del Túria de Cantus Arcticus-el más que curioso concierto “para pájaros y orquesta” que compone el finés Einojuhani Rautavaara en 1972-, figuraban el onírico Primer concierto para violíndel polaco Karol Szymanowski y la siempre bienvenida Quinta sinfonía, del también finlandés Jean Sibelius. Como correcta y tibia solista de violín,  Eldbjørg Hemsing (1990), paisana del maestro Bergmann, que se quedó en la epidermis violinística y expresiva de una obra maestra que es bastante más que la cuidada sucesión de muy bien dadas notas que se escuchó el viernes en la Sala Iturbi del Palau de la Música.

La tarde no pudo comenzar con mejor pie. El inicio del concierto pajarero de Rautavaara, con los cánticos grabados de los pajarillos del Ártico y las flautas de Salvador Martínez y Anna Fazekas, generó una atmósfera cargada de sutilezas y premoniciones. El maestro Bergmann calibró y dejó respirar la música, cuidó las atmósferas sonoras y alió con maestría el sonido grabado y la realidad presente de la orquesta. Todos cuajaron una versión de calado, que atendió con escrupulosa fidelidad, la evocación sugerida “por el horizonte boreal y la simbología del ave como emisaria de lo celeste” de la que tan lúcidamente escribe David Cerdán en las notas al programa. Fue, con diferencia, lo mejor de la ya veraniega tarde.

Bastante menos interés ofreció la expeditiva lectura escuchada en la segunda parte de la Quinta de Sibelius, de la que Bergmann firmó una versión de trazo grueso, obvia y demasiado evidente. Insustancial. De dinámicas desbocadas, desestructurada arquitectura, elementales desarrollos e ingenuo fraseo. Tampoco su poco elegante gestualidad, previsible, natural, desenfadada y poco efectiva, contribuyó a indagar en los recovecos de una sinfonía tan plena de posibilidades y registros.

Fue un Sibelius tan correcto e insustancial como el Concierto de Szymanowski escuchado en la primera parte. La Orquesta de València, conjunto veterano que sabe compensar y tocar bien y hasta muy bien cuando se siente cómoda con el podio, sonó bastante mejor del son que dictaba la batuta. Al final, músicos y público despidieron con caluroso aplauso y entusiasmo al campechano y empático maestro llegado del norte. Pero la música, en verdad y de verdad, no es cuestión de  simpatía, volumen ni buenas maneras. Justo Romero

Publicado en el diario Levante el 23 de junio de 2019

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

calendario operístico 2022/2023