Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

banner-opera-actual-para-beck

Últimas 20 entradas

250X250 EL BARBERILLO DE LAVAPIÉS BANNER
Crítica: Abbado en el Palau, éxito pero no
Crítica: "Street Scene", Kurt Weill vuelve al Real
Por Publicado el: 30/05/2018Categorías: En vivo

Crítica: Erkoreka, el rumor de la naturaleza

Obras de Ravel, Erkoreka y Xenakis. Jean-Guihen Queyras, chelo. Carlos Mena, contratenor. Director: André de Ridder. Orquesta Nacional. Auditorio Nacional, Madrid. 26 de mayo de 2018. Carta blanca.

Arturo Reverter

Este año la Nacional ha dedicado una breve Carta blanca al compositor vasco Gabriel Erkoreka (1969). Su paleta es muy sutil y concentrada y describe un universo sonoro variado, denso, minucioso y, a veces, complejo, frecuentemente bañado en el folklore de su tierra, del que el músico extrae, como él mismo reconoce, “arquetipos melódicos y rítmicos, así como rasgos organológicos que sirven como pretexto para una experimentación asociada a lo que podría definirse como la sonoridad de un lugar”.

Se le han dedicado dos conciertos, el primero camerístico, el segundo, del que hablamos, sinfónico. Lástima que no se lo haya incluido en el habitual ciclo de abono. Quizá de esa manera habría habido una mayor asistencia de un público que habitualmente huye de la música de vanguardia como de la peste. La sala sinfónica estaba prácticamente vacía. Y no hay duda del valor de las dos partituras de Erkoreka. “Ekaitza” (“La tormenta”) es un Concierto para chelo, que profundiza en los registros extremos de la orquesta y que plantea distintos tipos de ataque y atractivas resonancias. Escritura esquinada, poblada de claroscuros, de resplandores y, también, delicadas e íntimas peroraciones, con un solista –fenomenal Queyras- que se enfrenta y se ve atrapado por el “tutti”, que renace a la postre convertido muy bellamente en un instrumento popular ancestral de cuerda frotada: el rabel. La Naturaleza recuperada de nuevo.

Los “Tres sonetos de Michelangelo”, de 2009, es partitura tensa y dramática, con dos interludios orquestales muy climáticos y magníficamente trabajados en torno a cuestiones como el amor y la muerte. Erkoreka emplea dos “cornettos” renacentistas y establece curiosos paralelismos entre ellos y las bellas artes. Carlos Mena lució su flexibilidad vocal y sirvió una muy difícil escritura, cuajada de saltos interválicos, con suficiencia y profunda expresión. Pero sus palabras quedaron con frecuencia ocultas por la copiosa orquestación y el poco tino del director, André de Ridder.

El programa se completaba con dos obras de Ravel, “Una barca sobre el océano” y “Alborada del gracioso”, esta última con estupenda prestación de solista de fagot, Enrique Abargues, y una de Xenakis, la gigantesca, obsesiva, musculada, impactante, de trazado muy geométrico, “Jonchaies”. De Ridder dio muestras de tino rítmico, seguridad en la conducción, autoridad, pero también escaso latido lírico, poca aptitud para el toque fino, la delineación  exquisita y la calibración de intensidades. La Orquesta brilló a buen nivel.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

banner-liceu-flauta-magica-22

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-festival-de-granada-22