Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

banner-opera-actual-para-beck

Últimas 20 entradas

250X250 EL BARBERILLO DE LAVAPIÉS BANNER
anton-garcia-abrilCrítica: ORCAM, catártico homenaje a García Abril
Crítica: Erkoreka, el rumor de la naturaleza
Por Publicado el: 31/05/2018Categorías: En vivo

Crítica: Abbado en el Palau, éxito pero no

Roberto Abbado

MAHLER: Sinfonía número 7, en mi menor, “Canción de la noche”. Orquesta de la Comunitat Valenciana. Director: Roberto Abbado. ­Lu­gar: Palau de les Arts (Auditori). Entrada: Alrededor de 1.100 personas. Fecha: Viernes, 25 mayo 2018.

Justo Romero

La Séptima sinfonía de Mahler es uno de los huesos más difíciles de roer del repertorio sinfónico. Para público y para intérpretes. Situada en terreno de nadie –entre la “trágica” Sexta sinfonía y la multitudinaria Sinfonía de los Mil-, la denominada por el propio Mahler como “Canción de la noche” es su sinfonía más experimental, avanzada, innovadora y atrevida. Tanto en su simétrica estructura en cinco movimientos que incluye dos “Nachtmusik”, como en su lenguaje ya casi expresionista y en su inédita orquestación que comprende hasta una mandolina y una guitarra, la Séptima preludia y abre las puertas a un futuro que entonces -1908- ya se sentía presente.

Roberto Abbado (Milán, 1954) ha querido afrontar este reto cargado de peligros y referencias excepcionales al frente de la Orquesta de la Comunitat Valenciana, de la que es único director titular tras la sonada salida de Fabio Biondi. El resultado ha sido fallido, incluso decepcionante. Sin embargo, después del triunfal y triunfalista rondó final que corona la sinfonía, disfrutó de un enorme e inapelable éxito, promovido por un público fervoroso y hasta entonces maravillosamente silencioso, que, aunque no alcanzó a llenar el Auditori del Palau de les Arts, respondió como si el que acabara de oficiar la sinfonía hubiese sido el mismísimo apóstol Lorin Maazel. Pero no.

El “éxito” no fue artístico. Tampoco instrumental. Nada tuvo que ver la orquesta escuchada el viernes con el virtuoso conjunto wagneriano disfrutado pocas semanas atrás bajo la dirección de Henrik Nánási. La impecabilidad de entonces ha sido ahora vulnerabilidad, incertidumbre e imprecisión. Desde los primeros compases de la sinfonía, con la fallida y muy deficiente irrupción del “Tenorhorn” ya en el segundo compás, la versión se emborronó con desajustes y pifias instrumentales desacostumbradas en una formación del calibre de la OCV. En la errónea tarde apenas se salvó el trompa solista –Bernat Cifres, sensacional toda la noche- y, en general, su sección, que brilló con énfasis en medio de la discreta actuación.

Roberto Abbado es un buen maestro. Honorable, competente y de una trayectoria avalada por décadas de solvente trabajo. Sin embargo, tales virtudes no bastan para poner en pie un edificio sinfónico de la complejidad y exigencias expresivas de la que es a todas luces la más diso­nan­te y armónica­men­te avanzada de todas las sinfonías de Mahler, fruto del esquizofré­ni­co momento que la ve nacer, en una sociedad que se deba­tía entre el agoni­zante romanti­cismo y la inminente Segunda Escuela de Viena, y que asoma con inusitada evidencia en el  dislocado tercer movi­miento, el provo­ca­dor «Scher­zo», que debió hacer chi­rriar la sensibilidad del perple­jo público que asistió al estreno en Praga, el 19 de septiem­bre de 1908, tocada por la Filarmónica Checa bajo la direc­ción del propio composi­tor y con nada menos que Alban Berg, Artur Bodanzky, Otto Klemperer y Bruno Walter entre el público.

Abbado, tan solvente en el ámbito de la ópera, apenas logró leer y poner medianamente en pie una partitura que no admite más versión que la emanada del misterio, de la angustia y de la incertidumbre, por mucho que el bullanguero rondo final parezca apuntar lo contrario. De ahí que precisamente fuera en esta jubilosa culminación en Do mayor –la sinfonía está en mi menor- donde el talento y oficio de Roberto Abbado resplandecieran con mayor claridad. Pero a tan evidente, literal y encorsetada versión le faltó en su conjunto sarcasmo, ironía, humor, misterio, sabor popular, flexibilidad, luz, sombra, magia, intensidad, lirismo, “nocturnidad”, libertad y hasta su puntito de locura.

Publicado en Levante el 28 de mayo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

banner-liceu-flauta-magica-22

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-festival-de-granada-22