Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

lana-kosCrítica: La verdad del canto verdiano en La Traviata del Teatro Real
Despampanante Nancy
Por Publicado el: 15/01/2020Categorías: Crítica

Crítica: Gerhaher en su vuelta malheriana

Gerhaher vuelve malheriano

Obras de Mahler. Christian Gerhaher, barítono y Gerold Huber, piano. Teatro de la Zarzuela. Madrid, 13 de enero de 2020.

Gerhaher-Huber

Gerhaher con Huber

Hay artistas que logran enganchar y convertirse en familia para un público. Uno de ellos es Christian Gerhaher (Straubing, Alemania, 1969), capaz de llenar el Teatro de la Zarzuela cada vez que nos visita y ya van doce, dos en apenas semanas. En esta ocasión con un monográfico malheriano un tanto peculiar ya que, junto a los “Rückert-Lieder”, un par de naciones del ciclo “Des Knaben Wunderhorn” y otra de “Lieder und Gesänge aus der Jugendzeit”, iban dos páginas de “La Canción de la tierra”, abriendo y cerrando programa.

Empezó frío, pero pronto logró entrar en calor ayudado por una interpretación sin pausa alguna, un hecho bastante destacable, pues estuvo cantando durante más de cuarenta minutos seguidos en la primera parte y casi otro tanto en la segunda. Su personalidad nos es ya bien conocida, de hecho su voz se distingue con claridad por su impecable dicción, el timbre baritonal lírico, la facilidad para manejar las dinámicas desde los pianos a los fortes con un exquisito juego de las medias voces. Impresionante la matización de cada “Gute Nacht” de “El oficial tamborilero” que cerró la primera parte, con un paso final del forte al piano de auténtico maestro. Abordar “La despedida” de “La canción de la tierra” con acompañamiento de piano y no de orquesta no es fácil ni para el pianista ni para el cantante. Quizá por eso se dejaron sentir de forma exagerada las lecciones de su maestro Fischer-Dieskau, traduciéndose en un excesivo amaneramiento en su permanente intención de “vivir” los lieder, de exprimir su soledad, tristeza y desesperación.

Fue un recital de ambiente triste, con esa despedida final que no debió dar lugar a una propina, por muy “Ulricht” que fuera. Hay veces que una propina es un pecado y ésta fue una de ellas. No debió concederla por mucho que aplaudiese el público que llenaba el teatro. Gonzalo Alonso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

calendario operístico 2022/2023