Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimas 20 entradas

Últimos tuits de Beckmesser

Pan-y-toros-c-Miguel-Lorenzo-Les-ArtsCrítica: Pan y toros en el Palau de Les Arts
Critica: Francisco Coll suena y resuena en la sala Rodrigo
Por Publicado el: 07/11/2023Categorías: En vivo

Crítica: Josu de Solaun en el Ciclo Grandes Intérpretes de la Fundación Scherzo

Juego de intensidades

Obras de Brahms, Schumann, Chopin y Prokofiev. Josu de Solaun, piano. Ciclo Grandes intérpretes de la Fundación Scherzo. Auditorioi Nacional, 3 de noviembre de 2023.

Josu de Solaun

Josu de Solaun

Programa ambicioso, variado y lleno de dificultades pianísticas el que ha abordado, en su debut en este ya veterano ciclo, Josu de Solaun, que ha puesto en evidencia sus cualidades y su entendimiento de los pentagramas interpretados, que ha abordado con franqueza, originalidad y apasionamiento, reflejo de un estudio concienzudo. Su enfoque es muy libre y personal, por intencionalidad del fraseo, por la finura de la exposición, por la capacidad para calibrar intensidades.

El concierto se abría con las tan hermosas y tan afines a lo legendario cuatro “Baladas op. 10”, ofrecidas de manera introspectiva y meditativa. Tranquilo y en voz queda el inicio de la nº 1, luego expuesta con un aire narrativo muy adecuado. La abstracción y elevación más sinceras rodearon estas interpretaciones, que alcanzaron temperatura a medida que discurrían. Pianísimos de excepción en la nº 2, “Andante”. Ataques fulgurantes y demoledores en pasajes de la nº 3.

Gran temperatura dramática alcanzó la interpretación de la “Gran Sonata en Fa sostenido menor” de Schumann, a la que el pianista supo dar el tono dramático exigido y, en el segundo movimiento, “Aria”, la espiritualidad conveniente. Contrastes muy marcados. En determinados momentos la fogosidad, el virtuosismo que definen a la obra llevaron al pianista a un exceso apremiante de velocidad y a atacar octavas demoledoras “tutta forza” que emborronaron un tanto la exposición. Todo amainó en Chopin, donde el artista se extasió y logró instantes de gran belleza, así en el “Vals en La manor op. 34 nº 2”, fraseado a media voz, casi con delectación.

Siguieron momentos de gran belleza en las otras obras del polaco: “Preludio en Mi menor op. 28 nº 4” y en “Do sostenido menor op. 45”, “Mazurka en La menor op. 17 nº 4” y “Estudio en Mi bemol menor op. 10 nº 6”. Sonido mesurado, coloraciones discretas y sorprendentes ataques en fortísimo con perjuicio a veces de la claridad. Idónea la interpretación, por la fantasía con que se desplegó, las dinámicas aplicadas y la exactitud de la digitación, la recreación de la “Sonata nº 8» de Prokofiev, con un “Andante exquisito” y delicado y un Vivace final intencionado, intenso y caleidoscópico. Arrebatado y corajudo, De Solaun nos regaló al cierre dos propinas. Nos parecieron “Preludios” debussyanos. Tocados con cuidado, precisión y tono evocativo. Gran éxito respaldado por un público que ocupaba algo más que la mitad del aforo. Arturo Reverter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

banner-calendario-conciertos

Perelada

calendario operístico 2023