Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

Khachatrian-y-Liebreich-con-la-OVc-Live-Music-ValenciaCrítica: Alexander Liebreich y Serguéi Jachatrián con la Orquestra de València
Escena-Il-Trovatore-en-el-Liceu-c-BofillCrítica: Il Trovatore en el Liceu. Primer y segundo reparto
Por Publicado el: 30/10/2022Categorías: En vivo

Crítica: Juanjo Mena dirige el intercambio de la Sinfónica de Barcelona con la Orquesta Nacional

Músicas para un mundo hostil con la OBC

Obras de Gerghard, Shostakovich y Nielsen. Narek Hakhnazaryan, violonchelo. Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Cataluña (OBC). Director: Juanjo Mena. Madrid, Auditorio Nacional, 28 de octubre de 2022.

Juanjo-Mena-y-la-Sinfónica-de-Barcelona-en-el-Auditorio-Nacional

Juanjo Mena y la Sinfónica de Barcelona en el Auditorio Nacional

Esta semana el hemiciclo del Auditorio madrileño lo ha ocupado la agrupación barcelonesa al tiempo que, en operación de intercambio la Nacional se asentaba en el Auditori. Hemos podido así comprobar el buen estado de forma por el que atraviesa el conjunto, que en esta ocasión ha estado dirigido por Juanjo Mena, un maestro bien conocido en Madrid y que ha colaborado con la formación del Ministerio de Cultura en repetidas oportunidades.

Cerraba el programa la “Sinfonía nº 4”, “Inextinguible”, de Carl Nielsen, que hacía muchos años que no aparecía en los atriles madrileños. Bienvenida sea la reposición pues esta partitura es sin duda una de las obras sinfónicas más importantes y logradas de la primera mitad de la centuria. Página escrita al socaire de la tragedia que supuso la Primera Guerra mundial, que maneja y trabaja lo indecible, con extrema habilidad, un tema lírico aparentemente inocuo, que luego va transformándose y alimentando distintos episodios de la composición, que alterna lo recogido y camerístico con lo abiertamente sinfónico y monumental, con trazos contrapuntístico de enorme firmeza hasta llegar a un cierre monumental sobre una figura en “ostinato” de las cuerdas. 

Los vientos se desmelenan cortejados por dos timbaleros, dos auténticas “fuerzas amenazantes”. Lástima que en este caso la batuta elástica y musical, enterada y de muy claro dibujo de Mena, no acertara –o no quisiera en busca de una mayor espectacularidad y rotundidad- a diferenciar en mayor medida los planos y a lograr un equilibrio mayor; ese que siempre buscaba y pregonaba uno de sus maestros: Segiu Celibidache. Aunque hasta entonces nos pareció que todo discurría en orden, con detalles de gran finura, desde el contundente comienzo hasta los exquisitos dibujos de la madera en el segundo movimiento; o las hermosas frases de las cuerdas en el inicio del “Poco adagio”. 

El “fugato” del comienzo del “Allegro” conclusivo fue magnífico. Como lo fue la recreación de las cinco “Danzas de Don Quijote” de Roberto Gerhard, una obra modélica pos su inteligente tratamiento de lo popular y por su trabajo minucioso a través de una rica tímbrica y de un planteamiento en el que se parte de una serie de doce sonidos no muy ortodoxa sobre la que se edifican distintas repeticiones. como nos explica en sus excelentes notas la profesora Carmen Noheda. Las cinco danzas posee una gran riqueza tímbrica y rítmica, que fueron perfectamente entendidas por Mena y la Orquesta en la pintura de ese retrato del Caballero Andante, con el que se identificaba totalmente el compositor. 

En medio pudimos disfrutar de una excelente interpretación del “Concierto nº 1 para chelo” de Shostakovich, una obra compleja con repetidas alusiones, más o menos crípticas, a la situación política de la URSS y a veces inmersa en el acostumbrado tono corrosivo y sarcástico del músico. Estuvo a cargo del armenio Narek Hakhnazaryan, que hizo gala de un muy bello sonido, no especialmente grande pero de volumen suficiente. Cantó y marcó muy bien los accidentes del “Allegretto”, se extasió en el “Moderato” con una acentuación y una delineación de altos vuelos. La “Cadencia” del tercer movimiento fue magnífica y mostró una rara capacidad de ensimismamiento con el tiempo suspendido. Un artista. Regaló una danza armenia como agradecimiento a los muchos aplausos; que no cejaron en toda la sesión. Arturo Reverter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

calendario operístico 2023