Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

banner-opera-actual-para-beck

Últimas 20 entradas

250X250 EL BARBERILLO DE LAVAPIÉS BANNER
Crítica: Casi fantástica con la Filharmónica
Crítica: "Die Soldaten", metáfora de la crueldad
Por Publicado el: 18/05/2018Categorías: En vivo

Crítica: Pires, Harding, descartar lo obvio

Descartar lo obvio

ORQUESTA DE PARÍS.Solista:Maria João Pires (piano). Director:Daniel Harding. Pro­gra­ma:Obras de Beethoven (Tercer concierto para piano y orquesta) y Brahms (Tercera sinfonía). Lugar:Palau de la Música. Entra­da:Alre­de­dor de 1750 perso­nas (lleno). Fe­cha:Martes, 15 mayo 2018.

Sostenía Tom Wolfe que uno de los fundamentos del periodismo es descartar lo obvio. Es precisamente la esencialización del sonido, la eliminación de lo superfluo y retórico, lo que más fascina del arte puro de Maria João Pires. La pianista portuguesa (Lisboa, 1944) volvió el lunes al Palau de la Música. Esta vez para tocar el Tercer concierto para pianode Beethoven junto a la Orquesta de París y Daniel Harding. Antidiva ajena a cualquier vanidad, volvió a desvelar que el sonido, cada sonido, por el hecho de serlo, entraña en su naturaleza la misma génesis de la música, más allá incluso de su propia belleza, calidad o cualidad.

En Valencia ni se “oyó” ni se “escuchó” el Beethoven de la Pires. Simplemente se vivió. Como un amanecer alentejano entre jara y encina, como una puesta de sol lisboeta o como se siente el alba ante el Mediterráneo valenciano. Pires descarta la “hojarasca” y se instala en el universo escurridizo de las sensaciones. Beethoven, a través de ella, habla al alma capaz de emocionarse y de turbarse, que se prepara para sumergirse en el siglo romántico. No es asunto de belleza, sino de algo que se vive, se experimenta y se siente. ¿Cómo explicar lo que fue el inicio en solitario del Largocentral? ¿Cómo describir la magia de la introducción del rondó final? ¿Cómo transmitir el modo en que vivificó la música eterna de este nuevo Beethoven revitalizado sin adjetivos ni elucubraciones estilísticas? Así de sencillo. Así de complicado.

Daniel Harding (Oxford, 1975), que bien podría ser hijo de la Pires, brindó un animoso acompañamiento, pero ajeno a lo que fluía del piano. Demasiado terrenal, demasiado obvio. Frente a la naturalidad absoluta de la lusitana, Harding se empeñó en un Beethoven vehemente y de enérgicos contrastes dinámicos y anímicos, que colisionaba con esa manera que tiene la Pires de enfatizar sin apenas levantar la voz y de susurrar sin que el sonido pierda presencia ni relieve. En este prodigio mucho tuvo que ver la meticulosa preparación técnica realizada por el artesano –artista, idéntica raíz- Javier Clemente sobre el piano Steinway recientemente adquirido por el Palau de la Música.

No subió al cielo la exagerada y ampulosa versión de la Tercera sinfoníade Brahms escuchada en la segunda parte. Harding, director de irrefutable categoría, serio y ciertamente maestro en su oficio, obtuvo de la Orquesta de París, de la que es titular desde 2016, una respuesta opulenta y deslumbrante. Más brillante que emocionante, más decibélica que densa. De notable y bien empastada calidad instrumental. También de excesivos y hasta en ocasiones virulentos contrastes, aunque ayuna de la característica densidad armónica a la que se refiere Manuel Muñoz en sus sabias notas al programa. Paradójicamente, lo mejor llegó en el lírico Poco allegrettodel tercer movimiento, tan popularizado -como recuerda Muñoz- por la película Aimez-vous Brahms?, dirigida en 1961 por Anatole Litvak a partir de la novela homónima de Françoise Sagan.

Fue, en definitiva, una versión más elgariana que brahmsiana. Más epidérmica que conmovedora. En las antípodas de la maga Pires. Director y pianista se cruzaron y reencontraron sobre el teclado en la propina inesperada de un arreglito para cuatro manos de la popular Canción de Solveig, de Peer Gynt, escrito por el propio Grieg. Exitazo, claro. La noche se cerró con Harding haciendo patria dirigiendo pomposamente la célebre variación Nimrodde las Variaciones Enigma. De Sir Edward William Elgar, of course!. Justo Romero

Publicado en Levante el 17 de mayo de 2018

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

banner-liceu-flauta-magica-22

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-festival-de-granada-22