Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

banner-opera-actual-para-beck

Últimas 20 entradas

250X250 EL BARBERILLO DE LAVAPIÉS BANNER
Petrenko-puerta-Brandeburgo-escenarioCrítica: Petrenko debuta como titular de la Filarmónica de Berlín
War-Requiem-Quincena-2019Crítica: El debut del Orfeón Donostiarra en el “War Requiem”
Por Publicado el: 24/08/2019Categorías: En vivo

Crítica: Precioso concierto mozartiano de Minkowski en Santander

Minkowski-Santander-2019

Minkowski con Les Musiciens du Louvre en Santander, 2019

Precioso concierto mozartiano de Minkowski en Santander

Obras de Haendel y Mozart. Solistas, Les Musiciens du Louvre. Marc Minkowski, director. Palacio de Festivales. Santander, 22 de agosto de 2019.

Precioso programa el elegido por Marc Minkowski en el Festival de Santander, cuya ejecución deleitó al público desde el primer momento. No se trató sólo de las obras, sino que su puesta en escena logró un efecto sinérgico. El maestro parisino (1962) siempre resulta simpático en el escenario. Empezó por relatar el entorno de las dos obras del programa -la “Oda a Santa Cecilia” de Haendel y la “Gran Misa en do menor” de Mozart– detallando que de la primera se ofrecería la adaptación de Mozart, que ampliaba la orquestación para hacerla más brillante. Presentó la armónica de cristal, instrumento que se utiliza poco y que aporta un carácter etéreo y narró brevemente las circunstancias de la misa mozartiana, uno de los escasísimos ejemplos de su música sacra junto con el más popular “Requiem”.

La incompleta “Misa en do menor K. 427” de Wolfgang Amadeus Mozart es una de las obras más fascinantes en la historia de la música y está rodeado por el aura de lo inacabado y lo misterioso. Aún no están claras las circunstancias exactas de su génesis, las razones para abandonar la composición, así como muchos detalles de su estreno que, hasta donde sabemos y sin plena seguridad, tuvo lugar el 26 de octubre de 1783 en la Abadía de San Pedro en Salzburgo. La misa, que nunca se completó y que carece de grandes partes del “Credo” y de todo el “Agnus Dei”, se compuso durante la última visita de Mozart a la ciudad. Además, partes del manuscrito original de Mozart se perdieron tempranamente. Precisamente el próximo diciembre se publicará una nueva edición como  cooperación entre la Fundación Mozarteum de Salzburgo y la Bärenreiter-Verlag.

Efectivamente la oda a la patrona de los músicos sonó con mayor brillantez gracias a los añadidos en maderas y metales, pero también resultaron emocionantes los números más íntimos acompañados por el cello, el laud o la citada armónica de cristal, que nos transportó a un mundo angelical junto con el inspirado canto de la soprano. El coro lo conformaron los propios trece solistas, que abordaron sus partes desde diversos puntos del escenario, en una labor sin divos pero sin mácula, con la humildad de las cosas bien hechas sin más florituras. Florituras, en el término estrictamente musical, no faltaron, sirva de ejemplo el exigente “Laudamus te” de la “Misa en do menor”.

Minkowski y los inspirados Musiciens du Louvre lograron reflejar toda la admiración que sentía Mozart por el barroco, de lo que una muestra palpable es el “In excelsis” del “Gloria”, con evidentes reminiscencias de los grandes corales haendelianos, no en vano Mozart escribió una adaptación de “El Mesias”.

Un concierto que concluyó con muy merecidas e interminables ovaciones a los intérpretes de un público que salió encantado. Música preciosa muy bien ejecutada. Gonzalo Alonso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

banner-liceu-flauta-magica-22

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-festival-de-granada-22