Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

ainhoa-arteta-andrea-chenier-teatro-maestranzaCrítica: Ainhoa de Coigny y Juan Jesús Gérard
kirill-karabitsCrítica: Kirill Karabits, sin ton ni son
Por Publicado el: 11/06/2019Categorías: En vivo

Crítica: Tosca en el Liceu, 1º y 2º reparto

TOSCA (G. PUCCINI)

Primer reparto

Una Tosca bien recibida en el Liceu

Gran Teatre del Liceu de Barcelona. 9 Junio 2019.

Vuelve esta obra maestra de Giacomo Puccini al coliseo de Las Ramblas, donde se representó por última vez hace 5 años. El resultado de la representación parece haber sido más positivo para el público que llenaba el teatro que para quien esto escribe. Se ha vuelto a ofrecer la producción que se estrenara la última vez aquí, que ha contado con una adecuada dirección musical y un reparto vocal un tanto irregular.

escena-tosca-liceu

Escena

La dirección musical ha corrido a cargo del americano John Fiore, quien debutaba en el Liceu de Barcelona. Su prestación me ha parecido mejor de lo que esperaba y, sobre todo, ha conseguido un sonido del foso mejor de lo que estamos acostumbrados en este teatro. Sus tiempos han sido muy vivos a lo largo de toda la ópera. Si no me equivoco, se trataba también del debut en ópera de John Fiore en España. La impresión ha sido positiva. Como digo, el sonido de la Orquesta del Liceu ha sido mejor que en las últimas ocasiones y ha cumplido bien el Coro del Liceu en su breve intervención del primer acto y la más breve todavía en el segundo. Correcto el Coro Infantil de Amics de la Unió.
Floria Tosca fue interpretada por la soprano ucraniana Liudmyla Monastyrska, una de las voces más importantes del momento, especialmente en el repertorio de soprano spinto y dramática. Como me ha pasado en otras ocasiones, la última de ellas el año pasado en la Manon Lescaut de este mismo teatro, su prestación vocal me ha parecido notable, quedando más corta en su interpretación y en su capacidad de transmitir emociones. Lo hizo bien, pero no puedo decir que me haya parecido extraordinaria. Entre la actuación de Sondra Radvanovsky hace 5 años y la suya ahora hay una diferencia clara a favor de la americana.
En la parte de Mario Cavaradossi estuvo anunciado el tenor italiano Fabio Sartori, pero canceló hace ya algún tiempo, siendo su sustituto el prácticamente desconocido tenor chileno Jonathan Tetelman, cuya actuación no me ha resultado convincente. Su voz resulta atractiva y adecuada al personaje, pero el centro se proyecta mal, con la emisión atrás. Por otro lado, tiende a desafinar en la parte alta de la tesitura. En su favor hay que señalar que fue capaz de cantar piano en ocasiones. En Vittoria, vittoria desafinó de manera clara y tampoco me convenció en su gran aria del tercer acto, recibida con aplausos y algunos abucheos aislados.

erwin-schrott-Liudmyla-Monastyrska-tosca-liceu

Erwin Schrott y Liudmyla Monastyrska

El Barón Scarpia fue interpretado por el bajo barítono uruguayo Erwin Schrott, cuya actuación me resultó exagerada en escena, ofreciendo un malvado muy unidimensional. Faltaron matices en su interpretación y sobraron exageraciones
En los personajes secundarios Stefano Palatchi fue un sonoro y adecuado Angelotti. Enric Martínez-Castignani fue un discreto Sacristán. Buena la prestación de Francisco Vas en la parte de Spoletta. Correcto el Sciarrone de Josep-Ramón Olivé. Marc Pujol lo hizo bien como Carcelero, mientras que Inés Ballesteros cumplió con su cometido como Pastorcillo.
Se reponía la conocida producción de Paco Azorín, que se estrenara aquí hace 5 años y que es una coproducción del Liceu y el Maestranza de Sevilla. Paco Azorín es un director de teatro bien conocido, que ha trabajado como escenógrafo en ópera, colaborando con directores de escena tan conocidos como Lluis Pasqual o Mario Gas. Hace un trabajo bastante tradicional, aunque el interés estético de la producción va decreciendo de acto en acto. Resulta atractiva la escena de Sant’Andrea della Valle, con un retablo a base de proyecciones, en el que no dejan se ser curiosos los cambios que ofrecen a lo largo del acto. El escenario es giratorio y el supuesto Palazzo Farnese no es sino la parte posterior del mencionado retablo, ofreciendo un despacho de Scarpia bastante desnudo, en el que resulta bastante extraña la presencia de una prisión a la derecha del escenario. En el último acto se nos ofrece el techo de la prisión por donde deambula Cavaradossi y donde finalmente será ejecutado, resultando bastante poco atractivo. La mencionada escenografía es obra del propio Paco Azorín. Hay cambios en el vestuario, ya que el autor del original (Isidre Prunés) falleció hace 5 años, corriendo la revisión a cargo de Lluna Albert, cambiando particularmente el modelo que luce la protagonista en los dos últimos actos. Correcta la iluminación, que ahora es obra de Pedro Yagüe.

escena-tosca-liceu

Escena

Paco Azorín aporta sus originalidades personales, que a mí no me convencen. Citaré entre ellas el hecho de que los actos primero y último se inician con una serie de figurantes que acompañan a Angelotti y Tosca a sus destinos en la iglesia y en la prisión, respectivamente. Los dos primeros actos se desarrollan de manera bastante tradicional, llamando la atención el hecho de que Tosca se despide de los prisioneros tras dar muerte a Scarpia, de quien ahora ya no se despide con un beso, como en el estreno de la producción. Lo más confuso viene en el último acto con los repetidos movimientos de los protagonistas subiendo y bajando al techo del edificio. Finalmente, me pregunto qué pinta el Sacristán en escena en los dos últimos actos. En resumen, una producción escénica que no molesta ni aporta excesivo interés.
El Liceu estaba prácticamente lleno. El público se mostró muy cálido con los artistas, siendo las mayores ovaciones para Monastyrska y Schrott.
La representación comenzó puntualmente y tuvo una duración de 2 horas y 36 minutos, incluyendo un intermedio. Duración musical de 1 hora y 45 minutos, la más rápida que me ha tocado vivir en directo. Ocho minutos de aplausos.
Función de estreno, costando la localidad más cara 307 euros. Las butacas de platea costaban entre 169 y 232 euros. La localidad más barata con visibilidad plena costaba 62 euros.

Segundo Reparto

Más convincente que el primer reparto

Gran Teatre del Liceu de Barcelona. 11 Junio 2019.

Estos comentarios corresponden al segundo de los repartos programados, que en su conjunto me ha parecido más convincente que el primero.
Nada tengo que añadir a lo escrito el día anterior sobre la producción de Paco Azorín y sus “originalidades”.
John Fiore ha vuelto a ofrecer una lectura convincente de la ópera, siendo uno de los puntales fundamentales de estas representaciones.

tatiana-serjan-roberto-aronica

Tatiana Serjan y Roberto Aronica

La nueva Tosca era la soprano rusa Tatiana Serjan, cuya voz funciona bien, aunque su calidad vocal queda por debajo de la de su colega Liudmyla Monastyrska. Sin embargo, su interpretación resulta más convincente que la de la ucraniana, con una voz  adecuada y traduciendo de manera adecuada la personalidad de Floria Tosca.
El nuevo Mario Cavaradossi era el tenor italiano Roberto Aronica, cuya voz me parece más adecuada y mejor emitida que la de su colega en el primer reparto. No es un dechado de perfecciones vocales, pero la voz tiene calidad y funciona de manera adecuada.
El italiano Lucio Gallo dio vida al Barón Scarpia y vocalmente queda por debajo de Erwin Schrott, pero su interpretación me pareció más convincente que la del uruguayo. Más comedido y aportando cierta nobleza a su interpretación. Fue una buena prestación la suya.
Los personajes secundarios eran los mismos del primer reparto y no hay nada de nuevo a comentar sobre sus actuaciones.

lucio-gallo-francisco-vas

Lucio Gallo y Francisco Vas

El Liceu ofrecía una entrada que pasaría del 90 % de su aforo, estando la mitad de los huecos en las localidades de escasa o nula visibilidad.
La representación comenzó puntualmente y tuvo una duración de 2 horas y 37 minutos, incluyendo un intermedio. Duración musical de 1 hora y 55 minutos. Siete minutos de aplausos.
El precio de la localidad más cara era de 283 euros, habiendo butacas de platea entre 157 y 213 euros. La localidad más barata con visibilidad costaba 56 euros.

José M. Irurzun
Fotos: A. Bofill

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

calendario operístico 2022/2023