Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

banner-opera-actual-para-beck

Últimas 20 entradas

250X250 EL BARBERILLO DE LAVAPIÉS BANNER
erwin-schrott-Liudmyla-Monastyrska-tosca-liceuCrítica: Tosca en el Liceu, 1º y 2º reparto
Reseña CD: Elina Garança: Sol y vida
Por Publicado el: 11/06/2019Categorías: En vivo

Crítica: Kirill Karabits, sin ton ni son

kirill-karabits

Kirill Karabits

TEMPORADA DE PRIMAVERA DEL PALAU DE LA MÚSICA.

Sin ton ni son

Obras de Elgar (En el Sur), Martín (Concierto para siete instrumentos de viento, timbales, percusión y cuerda) y Prokófiev (Suite sinfónica de la ópera Guerra y paz). Orquesta de València. Director: Kiril Karabits. Solistas: María Dolores Vivó, flauta; Santiago Pla, trompa; Juan Enrique Sapiña, fagot; José Teruel, oboe; David Martínez, clarinete; Francisco Javier Barberá, trompeta; Rubén Toribio, trombón; Javier Eguillor, timbal. Lu­gar: Palau de la Música (Sala Iturbi). Entrada: Alrededor de 1.000 personas. Fecha: Viernes, 7 junio 2019.

Una cierta molicie se fue apoderando progresivamente del público. Apenas poco más de medio aforo para escuchar y mirar de vez en cuando a las musarañas en un concierto de la Orquesta de València que pasó sin ton ni son, salvo precisamente en la única obra que no intervino la batuta plúmbea del ucraniano Kirill Karabits (1976), un director anodino donde los haya cuya razón para llegar al podio de la Orquesta de València no debe ser otra –a tenor de lo visto y oído el viernes, y como en tantas otras ocasiones- que estar representado por la misma agencia del titular Ramón Tebar.

Después de un nuevo peñazo elgariano –en esta ocasión En el sur, opus 50-, soportado mientras en el país de Falla transcurre bochornosamente inadvertido el centenario del estreno de El sombrero de tres picos, y tras poner sus bien ensamblados  medios artísticos y técnicos al servicio del casi neoclásico Concierto para siete instrumentos de viento, percusión, timbales y cuerda, del suizo Frank Martin, los solistas de la OV María Dolores Vivó, flauta; Santiago Pla, trompa; Juan Enrique Sapiña, fagot; José Teruel, oboe; David Martínez, clarinete; Francisco Javier Barberá, trompeta; Rubén Toribio, trombón y el timbalero y batería Javier Eguillor se liberaron de la anodina batuta para por fin, poder recrearse fuera de programa en la música y regalar así al público aplaudidor una versión con nervio, color, brillo, chispa y magia expresiva de la música cada día más grande de Ástor Piazzolla.

El programa no daba para mucho: modelo gazpacho que mezclaba sin orden ni concierto músicas tan disímiles y desparejadas como las de Elgar, Martin y Prokófiev. Nada más alejado de este programa que la idea de que cada actuación ha de ser un acontecimiento preñado de curiosidad y atractivos. Sobre el papel, la con razón muy poco interpretada suite sinfónica de la ópera Guerra y paz de Prokófiev párvulamente perpetrada en 1988 por el desparecido arreglista (estropiciador, para ser precisos) inglés Christopher Palmer, se antojaba como la única curiosidad del programa. Muy pronto, entre la insustancialidad de tan fracasado estropicio –que en absoluto hace honor al gran sinfonista Prokófiev– y la tibia y plana visión  de Karabits, la media hora que se prolongó tan mal gestionada sucesión de retales se antojó eterna. Nada más pasó. Justo Romero

Publicado el 9 de junio en el diario LEVANTE.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

banner-liceu-flauta-magica-22

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-festival-de-granada-22