Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
OV-Perianes-Tebar.-Foto-Live-Music-Valencia-scaledCrítica: Javier Perianes con la Orquestra de València. Genio Luminoso
Euskal-BarrokensembleCrítica: Euskal Barrokensemble. Memoria histórica de la buena
Por Publicado el: 13/06/2021Categorías: En vivo

Crítica: «Viva la mamma» en el T. Real. Dos repartos

Crítica: «Viva la mamma» en el T. Real. Dos repartos

VIVA LA MAMMA (G. DONIZETTI). PRIMER REPARTO

Teatro Real de Madrid. 9 Junio 2021.

Confieso que hoy es un día muy especial para mí. Han pasado nada menos que 16 meses desde que asistiera a mi última representación de ópera en el Teatro Real y en este tiempo han sido muy escasas las oportunidades (más bien, casi nulas) que he tenido de atender a mi gran afición. Evidentemente, el hecho de vivir alejado de los grandes teatros ha traído consigo la práctica imposibilidad de viajar, ya que el confinamiento “perimetral” me ha obligado a permanecer en el dique seco.

Así pues, reinicio la que espero sea mi actividad anterior y lo hago en el Teatro Real y con esta ópera de Gaetano Donizetti, que no he tenido oportunidad de ver sino una vez en mi vida anteriormente y fue hace más de 30 años. Guardo de ella un recuerdo divertido y así ha vuelto a refrendarse en esta ocasión.

Viva-mamma1

Escena

 

Viva la Mamma es el título con el que se conoce esta ópera bufa del compositor de Bérgamo y cuyo título completo original es el de Le Convenienze ed Inconvenienze Teatrali, habiéndose estrenado en Nápoles en 1827 y posteriormente repuesta y revisada para Milán en 1831.   Pocas oportunidades hemos tenido de verla en nuestro país y, como indica Joan Matabosch en el programa de mano, entre ellas habría que señalar la que se ofreció en el Festival de Peralada de 1990 en una producción de Emilio Sagi y un impresionante reparto, encabezado nada menos que por Montserrat Caballé y Joan Pons.

Se trata de una ópera bufa y cuya calidad musical no es comparable a las grandes óperas de Donizetti que están en la mente de todos los aficionados. La música recuerda mucho a Rossini, especialmente en la primera parte de la ópera, lo que no tiene mucho de extrañar, habida cuenta de la importancia en todos los sentidos del compositor de Pésaro en aquellos años del siglo XIX.

La producción es nueva y lleva la firma del director de escena francés Laurent Pelly, cuyos trabajos han tenido gran éxito en este tipo de óperas en los últimos años. Bastará recordar su bien conocida Fille du Regiment, que se ha paseado por todos los grandes escenarios de ópera del mundo y que pudimos ver también en este mismo teatro. Es una coproducción del Teatro Real con los Teatros de Ópera de Lyon y Ginebra.

La producción funciona bien y sirve perfectamente a la trama, destacando la dirección de escena de Laurent Pelly. La escenografía es obra de Chantal Thomas y desarrolla la acción en un parking en los años 60, espacio que va convirtiéndose en una sala de ensayos. En el segundo acto estamos en la sala de un teatro de ópera, donde va a tener lugar lo que podíamos llamar el ensayo general de la obra. Cuenta con un atractivo vestuario, obra, como es habitual en sus trabajos, del propio Laurent Pelly. En conjunto, se trata de una producción adecuada y divertida, aunque no sea un trabajo excepcional desde mi punto de vista.

En la dirección musical tuvimos al italiano Evelino Pidò, cuya labor ha sido para mi gusto la mayor decepción de la noche. Es bien conocido que este director es un auténtico especialista en belcanto y su presencia es muy habitual en el podio, cuando se trata de óperas de Bellini o Donizetti. Había tenido oportunidad de leer críticas de las representaciones anteriores de esta ópera aquí y su labor había sido en general alabada. No es esa mi opinión, ya que no hay que olvidar que estamos en un primer Donizetti y que la música parece en muchas ocasiones haber salido de la pluma de Rossini. Para una ópera bufa de esos años hace falta una gracia y ligereza en la dirección que yo he echado en falta en su lectura. Tampoco la Orquesta del Teatro Real ha sido el grupo brillante de otras ocasiones. Cumplió bien en sus cortas intervenciones el Coro del Teatro Real, que en esta ocasión solo estaba formado por hombres.

mamma2

Carlos Alvarez

El o la protagonista de la ópera, como quieran ustedes, es precisamente Mamma Agata, que fue interpretada por el gran barítono malagueño Carlos Álvarez, que volvía al escenario del Teatro Real tras una ausencia de nada menos que 16 años. El personaje es indudablemente el centro de la representación y permite el lucimiento de su intérprete tanto vocal como escénicamente. La actuación de Carlos Álvarez ha sido intachable y se le ha visto divertirse en escena, aunque yo haya echado en falta más vis cómica por su parte.

Daria, la prima donna, era la soprano Nino Machaidze, que tuvo una buena actuación, desenvolviéndose con soltura en escena y cantando con gusto y voz atractiva, aunque las notas altas me resultaban un tanto destempladas en ocasiones.

Viva mamma3

Nino Machaidze

Fue un lujo contar con el tenor Xabier Anduaga en la parte de Guglielmo, ya que no tiene sino una única aria que cantar al inicio del segundo acto. Me quedé con las ganas de que cantara más, pero habrá que esperar a otra ocasión. Ha vuelto a ofrecer su voz atractiva y homogénea a lo largo de toda la tesitura, cantando siempre con gusto y expresividad. Si nadie se ofende, diré que es para mí el tenor español de referencia en la actualidad.

Me gustaría destacar la actuación del barítono Borja Quiza en la parte de Prócolo, el marido de la prima donna, en una estupenda actuación escénica y cantando con gusto su aria del primer acto.

El resto de personajes tienen menor importancia y fueron en general bien cubiertos. Se trataba de la soprano Sylvia Schwartz en la parte de Luigia, la seconda donna, de voz un tanto reducida en tamaño, Carol García como Pippetto, Enrique Martínez Castignani en Cesare, Pietro Di Bianco como Biscroma, Piotr Micinski como Empresario y Luis López Navarro como director de escena.

Viva mamma4

Escena final

La representación comenzó puntualmente y tuvo una duración de 2 horas y 25 minutos, incluyendo un intermedio. Duración musical de 1 hora y 50 minutos. Seis minutos de aplausos.

El Teatro Real ofrecía huecos debido a las limitaciones de aforo. El público no mostró mucho entusiasmo durante la representación y ninguna de las arias pasó de los 12 segundos de aplausos. Al final, las mayores ovaciones fueron para Carlos Álvarez, el auténtico protagonista de la ópera.

José M. Irurzun

VIVA LA MAMMA (G. DONIZETTI). SEGUNDO REPARTO

Teatro Real de Madrid. 10 Junio 2021.

Estos comentarios corresponden al segundo de los repartos programados.

Nada hay que añadir a lo comentado ayer sobre la producción de Laurent Pelly. Me sigue pareciendo una producción adecuada, con buena dirección de actores.

Hemos tenido una novedad en el podio, aunque no ha sido una sorpresa, ya que así estaba programada desde hace mucho tiempo. Me refiero a la presencia al frente de la dirección musical del español José Miguel Pérez Sierra, que se ha consolidado en los últimos tiempos como un director todo terreno, que viene desarrollando una notable actividad. Si ayer había quedado defraudado con la dirección de Evelino Pidò, hoy no puedo decir lo mismo con la de Pérez Sierra, ya que tampoco era mucho lo que de él esperaba. Su lectura no ha sido muy diferente a la de Pidò, quizá con algo más de ligereza en la primera parte de la ópera, perdiendo interés en la segunda. En más de un momento me pareció que el sonido que salía del foso era excesivo. Tampoco hay nada de nuevo que añadir a las actuaciones de la Orquesta y el Coro del Teatro Real.

Viva-mamma5

Escena

El nuevo protagonista de la ópera, Mamma Agata, era el barítono Luis Cansino, que ofreció una buena actuación escénica, con comicidad y desenvoltura. Vocalmente, no está a la altura de Carlos Álvarez, pero cumplió bien con su cometido.

Para mi gusto lo mejor vocalmente del reparto fue la actuación de la soprano navarra Sabina Puértolas en la parte de Daria, la prima donna. Ofreció desenvoltura escénica, voz atractiva y no tuvo problemas en las agilidades y trinos, resultando brillante en las notas altas. Se queda por debajo de Nino Machaidze en el tamaño de su instrumento, que no es muy grande.

El nuevo Guglielmo era el tenor santanderino Alejandro del Cerro, que volvió a ofrecer su voz ligera y poco atractiva, aunque está bien emitida y no tiene problemas para llegar a la sala. Cumplió en su aria y no mucho más.

Viva mamma6

Sabina Puértolas

El barítono Gabriel Bermúdez fue Prócolo y lo hizo bien en escena. Una vez más volvió a ofrecer su atractiva voz que tiene el inconveniente de quedarse atrás, como lo ha tenido siempre.

En los personajes secundarios la novedad vino en el personaje de Luigia, que fue en esta ocasión la soprano italiana Francesca Sassu y tuvo una buena actuación. Tuve ocasión de verla hace algo más de un año como Norma y aquello era excesivo para sus medios. Aquí se encuentra mejor.

El resto de personajes repitieron su actuación del día anterior.

La representación comenzó puntualmente y tuvo una duración total de 2 horas y 23 minutos, incluyendo un intermedio. Duración musical de 1 hora y 49 minutos. Cinco minutos de aplausos.

A escena abierta ninguna aria o dúo pasó de los 8 segundos de aplausos. En los saludos finales los mayores aplausos fueron para Luis Cansino.

José M. Irurzun

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa