Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
“Don Carlos” en París, disparate camelístico
Las críticas en prensa a Carmen en el Real
Por Publicado el: 14/10/2017Categorías: En vivo

Madama Butterfly en Les Arts: deshonor

Madama Butterfly en Les Arts: deshonor

MADAMA BUTTERFLY. Ópera en tres actos, con libreto de Giuseppe Giacosa y Luigi Illica, inspirado en la obra teatral de David Belasco, a su vez basada en un relato de John Luther Long, y música de Giacomo Puccini. Reparto: Liana Aleksanyan (Cio-Cio San), Luciano Ganci (Pinkerton), Rodrigo Esteves (Sharpless), Nozomi Kato (Suzuki), Moisés Marín (Goro), Pablo López (Tío Bonzo), José Javier Viudes (Príncipe Yamadori), Marianna Mappa (Kate Pinkerton), etcétera. Orquesta de la Comunidad Valenciana. Coro de la Generalitat Valenciana. Producción: Palau de les Arts Reina Sofía. Dirección de escena: Emilio López. Escenografía: Manuel Zuriaga. Vestuario: Giusi Giustino. Iluminación: Antonio Castro. Director de coro. Francesc Perales. Dirección musical: Diego Matheuz. Lugar: Palau de les Arts. Entrada: 1412 localidades (lleno). Fecha: Miércoles, 11 octubre 2017 (se repite los días 14, 17, 20 y 22 de octubre).

“Con honor muere quien no puede vivir con honor”. Butterfly, muy digna ella, se hace el harakiri para, efectivamente, morir con honor, esa cosa extraña y prestigiosa de la que tanto se burla el vividor John Falstaff y por la que tanta y tanta sangre se ha derramado desde los tiempos inciertos del Paraíso. Por ello, pero no solo por ello -también por la gran música de Puccini, por su intensidad dramática y emotiva-, esta apasionada reivindicación del honor que proclama la heroína pucciniana merece que su triste historia sea tratada con tino, delicadeza, sensibilidad, talento y buenas dosis de ingenio.

Poco de ello hubo en la discreta representación estrenada el miércoles en el Palau de les Arts, en la que, salvo algunos curiosos detalles escenográficos en el segundo y tercer acto –el primero es tópico y rabiosamente vulgar-, nada destacó ni interesó. Una función que, en su mediocridad, aportó más deshonor que honor a la desventurada Cio-Cio-San. El público, que abarrotó la sala principal del Palau de les Arts y no disimuló su hambre de ópera, aplaudió con ganas una representación que en cualquier otro teatro de la tradición y fuste del valenciano hubiera sido razonablemente pitada.

La nueva producción viene firmada escénicamente por Emilio López, un veterano trabajador de Les Arts que debuta en las delicadas lides de la dirección de escena. Y lo hace con un título cargado de referencias excepcionales, incluso de dentro de la misma casa, donde se han podido disfrutar montajes tan punteros como el de Keita Asari para la Scala de Milán, que en Milán y Valencia fue dirigido musicalmente por Lorin Maazel. ¿Recuerdan? Han transcurrido ocho años que parecen más un abismo que una eternidad.

El trabajo de Emilio López derrocha buenas intenciones que no bastan para crear interés y menos aún genialidad. El principio, con un telón que reproduce unos avioncillos colorados que parecen sacados de ilustraciones soviéticas del Ejercito Rojo o de un tebeo de los años sesenta, resultó prometedor. Pero en cuanto se alza el telón se impone la rabiosa vulgaridad de la casita de madera a la derecha con paneles correderos y sus consabidos escaloncitos.

La lluvia de pétalos es una cursilada de aquí te espero, y la vistosa pero inoportuna mariposa danzante –como si fuera un intruso blanco Pájaro de fuego- no hace sino asesinar inmisericorde el prodigio del coro a boca cerrada que cierra el segundo acto. Son éstas algunas de las tonterías que se suceden en tan curiosa representación, cuyos protagonistas se mueven en escena fieles a todos los tópicos habidos y por haber.

El segundo acto comienza con unas más que recurridas imágenes de una explosión atómica. Se supone, claro, que sobre Nagasaki, ciudad natal de la pobre Butterfly. La acción se pretende mutada al final de la II Guerra Mundial o inmediatamente después, pero ¿cómo diablos se explica que Estados Unidos tuviera en aquellos tiempos belicosos un cónsul en Nagasaki? La bomba atómica ha destruido todo, incluida (¡por fortuna!) la casita de marras de la protagonista. La escenografía, vieja, gastada y obvia, es, sin embargo, sugerente. Como la del tercer acto del ya legendario Tristan e Isolde de Heiner Müller para Bayreuth, pero en plan cutrecillo. Muy bien la transición del segundo al tercer acto, sin interrupción (“attacca”), mientras se proyecta un primer plano del rostro dolido de Cio-Cio-San.

La iluminación, tan sustancial en una ópera de tantos y tan delicados registros escénicos y sonoros, resulta absolutamente monótona y pobre, con unos rústicamente utilizados cañones de luz que alumbraban más que iluminaban a los solistas, en plan circo ambulante.

El vestuario, en línea con casi todo, firmado por la napolitana Giusi Giustino, es vulgar de verdad. El pobre Yamadori más parecía una mezcla del payaso Miliki y el vidente Rappel que un príncipe japonés. Pinkerton iba de Pinkerton –o sea, el consabido uniforme blanco recién salido de la lavadora-, Butterfly de japonesita y Sharpless de cónsul provinciano en día festivo.

Musicalmente la cosa no fue mejor. En el foso, la orquesta sonó brillante pero desajustada y roma, a años luz del prodigioso conjunto sinfónico que se escuchó en las butterflys de Lorin Maazel. El director venezolano Diego Matheuz –de Barquisimeto, como su amigo y mentor Gustavo Dudamel, o el tenor Aquiles Machado- no es que sea Maazel ¡evidentemente!, es que es un batutero que marca el compas y poco más. Y casi siempre con ambos brazos al unísono, algo que lo diferencia de ese tedioso robot que acaban de inventar, y que todavía no alcanza a dirigir con dos brazos. Fue la suya una lectura ramplona y superficial, desnuda de magia y fascinación; más preocupada por las voces que por el imprescindible balance en una ópera de tanto y delicado peso sinfónico. Por su culpa –y por la de la dichosa mariposa bailonga- el Cor de la Generalitat no tuvo ocasión de lucirse ni en el coro a boca cerrada –¿recuerdan el milagro que obró Maazel?- ni en ningún otro momento.

La protagonista, la soprano armenia Liana Aleksanyan –que cantó una función de Butterfly en Milán con Chailly, el 16 de diciembre del pasado año- es una fría Cio-Cio-San, de una vocalidad poderosa ajena a sutilezas, pianísimos, filados y medias voces. Asombrosamente, fue aplaudida como si allí acabara de cantar Victoria de los Ángeles ¡qué tiempos estos y aquellos! El Pinkerton del tenor Luciano Ganci –sustituto del sustituto- poco tiene que ver con el de su tocayo Luciano Pavarotti: agreste y destempladísimo. Más convincente resultó el barítono brasileño Rodrigo Esteves en el papel ingrato de Sharpless. Significativo del mediocre nivel de esta función de Madama Butterfly es el dato de que sobre estos tres protagonistas destacaran la notable Suzuki de Nozomi Kato y el Tío Bonzo de Pablo López. ¡Qué deshonor! Justo Romero

Artículo publicado en el diario Levante el 13/10/2017

4 Comments

  1. Marcelo 14/10/2017 a las 11:10 - Responder

    Se nota que esta critica es intencionada, o mal intencionada. Nada que ver con la realidad. Menos mal que es la unica opinión de una persona (critico???) en contra de los miles que estabamos allí presentes. Que deshonor, sí!

    • José 14/10/2017 a las 22:25 - Responder

      A nosotros nos gustó aunque no sabemos mucho de esto.
      Es cierto que se notó que la orquesta apagó las voces en algunas fases.
      También el coro famoso estuvo algo deslucido.
      Pero tampoco creo que fuese tan mala la representación.
      Alguna cuenta pendiente. ..

  2. Javier 14/10/2017 a las 23:49 - Responder

    Escrito que refleja alguna herida no resuelta con el teatro. La realidad se ha visto acompañada de 10 minutos de intensos aplausos.

  3. Javier Pkkerton 24/10/2017 a las 21:00 - Responder

    ¿Quien hace crítica de los críticos?
    Porque para decir lo que se dice en esta critica se ha de tener muchos conocimientos que habría que ver si se tienen.
    Que habrá habido representaciones mejores? Seguro.
    Que habrá montajes de más calidad? Estoy también seguro. Que la parte artística es mejorable? Rotundamente si.
    Pero a mi humilde entender fue una buena representación, muy honesta y trabajada y de muy buen nivel. Los mortales aplaudimos a rabiar.
    ¿Hay mejores críticos en Valencia?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa