Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

PAsión-san-Juan-OCRTVECritica: Pasión segun San Juan en la RTVE, amena y fluyente narración
damrau-kaufmann-deutsch.ibermusicaCrítica: Damrau, Kaufmann y Deutsch, larga exquisitez
Por Publicado el: 10/04/2022Categorías: En vivo

Critica: El Bach comedido de Koopman

El Bach comedido de Koopman

Femàs 2022. Programa: Misa en Si menor BWV 232, de Johann Sebastian Bach. Solistas: Ilse Eerens (soprano), Clint van der Linde (alto), Tilman Lichdi (tenor), Klaus Mertens (bajo). Amsterdam Baroque Choir. Amsterdam Baroque Orchestra. Director: Ton Koopman. Lugar: Teatro de la Maestranza. Fecha: Sábado, 9 de abril. Aforo: Lleno.

Eerens, Koopman y Van Der Linde

Tras haber sido cancelado hace dos años por las causas de todos conocidas, mucha expectación y mucha ilusión había alrededor de este concierto de clausura del Femàs 2022. Y no sólo por los intérpretes, sino ante todo por disfrutar de la experiencia de escuchar en vivo una de las obras musicales cumbres de la Historia de la Humanidad. No se prodigan precisamente ni el Teatro de la Maestranza ni la Sinfónica en la programación de grandes obras sinfónico corales, por lo que esta ocasión que nos traía el Femàs estaba cargada de significación.

Qué duda cabe de que el nombre de Ton Koopman suscita en el aficionado todo un horizonte de expectativas habida cuenta su trayectoria y su magisterio con la música de Bach. Representante de las primeras generaciones que hicieron del historicismo su apuesta estética y performativa, Koopman sigue manteniendo un acercamiento equidistante entre quienes prefieren explorar los contrastes dinámicos de la música y el papel de la acentuación y quienes buscan una aproximación a la espiritualidad de la música religiosa de Bach. Así, su articulación fue en esta ocasión bastante controlada en los ataques, quizá en busca de la limpieza del sonido y de la transparencia del mismo, haciendo manifiestos los juegos de texturas. En este sentido, el detallismo de su dirección coral fue excelente a la hora de las gradaciones dinámicas, sutiles, pero eficaces, como las del Kyrie de apertura o en el Gratias agimus tibi, paladeado con un crescendo muy medido. Su meticulosidad en el control de voces e instrumentos alcanzó momentos de gran delicadeza e intimidad en Et incarnatus, seguido de Crucifixus. Por contra, no quiso explotar las posibilidades expansivas y la brillantez sonora en pasajes festivos y celebratorios como Gloria, Credo in unum Deum o Sanctus, en los que el coro cantó con el freno echado por el director. Eso sí, un coro espléndido, de soberbio empaste, muy equilibrado en todas las secciones y que siguió al milímetro las indicaciones de Koopman, que se reservó el maravilloso Dona nobis pacem (tan de actualidad, por desgracia) para terminar de manera brillante, en una muy medida progresión dinámica acompañada de un coro exultante y unas trompetas impecables. Andrés Moreno Mengíbar.

Publicado en el Diario de Sevilla el 09 de abril de 2022.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

calendario operístico 2023