Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
Los editoriales de las revistas musicales en papel
Bayreuth 2018, un año sin Anillo y con Domingo
Por Publicado el: 04/09/2017Categorías: Noticias

El otoño trae la luz a la OCNE en el Auditorio

La OCNE con su director titular, David Afkham

El otoño trae la luz a la OCNE en el Auditorio

En contra de la tendencia de la serie del verano, «Juego de tronos», este año la Orquesta y Coro nacionales de España dejan atrás el lado oscuro que marcó otras temporadas para dirigirse hacia la luz, con un ciclo que han llamado «Redenciones», esa luz que nos deja respirar pensando que, poco a poco, vamos saliendo de la crisis.

Ese sentimiento colectivo puede que nos haga decidirnos este año a dejar atrás otros planes más caseros para los fines de semana y dar el salto hacia la vida cultureta y divertida que nos ofrece el auditorio madrileño y, en particular, los diversos ciclos de la OCNE.

Con un crecimiento hasta los 168.239 espectadores, cuatrocientos más por concierto, y un 80% de ocupación media, la temporada pasada creó una tendencia que marca ahora el momento de la consolidación.

La oferta de abonos es muy amplia y diversificada, desde 32 euros, y puedes adquidirlos hasta el día 14. Con los precios, se hace un esfuerzo por parte del Ministerio y la propia orquesta para facilitar el acceso a la música sinfónica y coral a todos los sectores de la sociedad.

Y vaya por delante que, en caso de querer sólo probar qué se siente, este año hay entradas de última hora a 1 euro para menores de 30 años en taquillas 30 minutos antes del concierto.

David Afkham afronta su tercera temporada al frente de la institución, y será él el encargado de abrir la temporada nada menos que con la Quinta de Mahler el 15 de septiembre, concierto que se repetirá el 16, también a las siete y media, y el domingo 17 a las 11 y media de la mañana en un concierto al que se le ha puesto el nombre de «La magdalena de Mahler».

Tantas veces se ha interpretado la Quinta, tantas veces la ha interpretado la Orquesta Nacional de España, tantas veces el público ensimisma el Adagio con la levadura de la magdalena de Proust, que recurrir a ella como argumento inaugural de la temporada presupone que David Afkham tiene cosas nuevas que decirnos.

Y sabe de lo que habla el maestro en su afinidad a Mahler. Y en los compositores que ya fueron precursores en los estertores del Romanticismo. Allí está Schumann con toda su complejidad, proporcionando al programa el Concierto para piano. Lo estrenó su esposa, Clara, en 1841 y no dejó de tocarlo hasta 1896, a medida de un ejercicio de apostolado que sirvió de argumento absoluto para consolidarlo en el repertorio. Por eso lo retoma Javier Perianes en la plenitud y la lucidez de su carrera, asumiendo los riesgos y las sombras de una obra que exige poco al virtuoso-técnicamente es bastante asumible- y exige muchísimo al artista, constreñido, obligado a revelar al público la sensibilidad de una partitura intimista, que se abre camino con la angustia de la luna en un bosque.

En la segunda semana, con estreno el viernes 22, llega el segundo concierto sinfónico del mes de septiembre con el nombre de «El misterio de las cuatro cuerdas», también dirigido por su director titular.

Diría un comentarista deportivo que este concierto se divide en dos partes claramente diferenciadas, pues no es fácil encontrar un nexo entre el Concierto para violín de Beethoven y el Réquiem de Fauré.

El nexo se halla buscando y rebuscando, no tanto por la popularidad de las obras, como porque toda la música posterior a Beethoven se «resiente» de la influencia de Beethoven, pero hablamos aquí de relaciones más específicas. No habiéndolas, la pausa del concierto, tantas veces obligatoria por cuestiones logísticas, se antoja un acierto programático. Los espectadores serán expuestos a la clarividencia de un solista, el violinista Frank Peter Zimmermann, que ha sabido recorrer el complejísimo camino del niño prodigio al hombre prodigio. Y que tiene entre sus manos no cualquier Stradivarius, sino el mismo violín de Cremona que perteneció a Fritz Kreisler y que aloja entre sus cuerdas los secretos para llegar al misterio de Beethoven. David Afkham será el médium en el podio. Y el artífice, después, de un Réquiem que lo expone a un repertorio menos frecuentado por él mismo y muy frecuentado por el oído de los melómanos, protagonizado por la soprano Christiane Karg y el barítono Andrei Bondarenko.

El fin de semana del 29 llegamos al tercero de los conciertos del ciclo, con el nombre de Shostakovich como nunca, y presenta todos los síntomas de un acontecimiento. No ya porque la Orquesta Nacional de España se pone a las órdenes de Semyon Bychkov, sino porque el versátil y poliédrico maestro ruso ejerce de concertador en una obra de Shostakovich extraordinariamente inusual en el repertorio y extraordinariamente original en sus características: el orgánico de una orquesta de cuerda se añade al papel solista del piano y de la trompeta. Se ocupan de interpretarlo, respectivamente, Bertrand Chamayou y Manuel Blanco, con toda la complejidad que supone la relación de los instrumentos y que Shostakovich resolvió en su origen (1933) situando al trompetista en una especie de segundo plano, incluso relativizando volumen con el recurso de la sordina (segundo movimiento). La atipicidad de la obra se añade a la «regresión» de la música misma. Se diría que Shostakovich necesitaba hacerle un homenaje a Beethoven, en la tensión rítmica y hasta en la alusión explícita a la «Apassionata». Introduce el concierto una obertura de Taneyev (1856-1915) y lo clausura Tchaikovsky con el talento embrionario de su «Primera sinfonía». No satisfecho con el resultado original (1868) la fue retocando durante casi 20 años, pero sin despojarla de la atmosférica melancolía invernal.

Un comienzo de otoño para disfrutar de la música clásica en su vertiente más entretenida, el directo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa