Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
Desempolvada justamente “La Villana”
Capella de Ministrers: Treintañeros
Por Publicado el: 28/01/2017Categorías: En vivo

Gergiev: el imán del mondadientes

El maestro Gergiev

El imán del mondadientes

Obras de Rimski-Korsakov, Liadov y Rachmaninov. Sergei Redkin, piano. Orquesta Sinfónica del Teatro Mariinsky. Director: Valery Gergiev. Auditorio Nacional, Madrid. 26 de enero de 2017.

La eficacia gestual, la facilidad de comunicación, el ascendiente sobre los músicos, la tensión que es capaz de crear en el curso de un concierto son atributos incontrovertibles de Valery Gergiev, un stajanovista dispuesto a dirigir si es preciso los siete días de una semana aun cuando lo tenga que hacer en lugares geográficos distintos. Un fenómeno. En este programa estrictamente ruso, que servía para conmemorar los primeros cinco años de La Filarmónica, Sociedad de Conciertos, se han podido apreciar de nuevo aquellas cualidades del maestro y comprobar de qué manera ejerce su autoridad desde esa peculiar mímica y esa manera de marcar, tan clara e incitante, con los brazos en compás abierto y la mínima batuta –una especie de mondadientes- aleteando al tiempo que las manos volanderas.

Sergei Redkin, solista

Gergiev obtiene de su orquesta, que es muy buena, con cuerda elástica y sensible, madera de toque delicado, y metal poderoso, no tan agresivo como el de otras formaciones del Este, unas prestaciones magníficas, en las que hay precisión, robustez, vibración contagiosa, a través de un espectro sonoro más bien penumbroso. Pese a evidentes acumulaciones tímbricas indiscriminadas en ciertos “forte” y al espesor de algunas texturas –en el “Zar Saltán” de Rimski y las “Danzas Sinfónicas” de Rachmaninov particularmente-, escuchamos interpretaciones de altura, idiomáticas, intencionadas, expresivas. El dibujo del cuasi impresionista “Lago encantado” de Liadov fue espejeante, de perfiles atractivamente difusos.

Puntual, exacto, rutilante el acompañamiento en la “Rapsodia sobre un tema de Paganini” de Rachmaninov al joven y premiado Sergei Redkin, dotado de dedos ágiles, mecanismo preciso y capaz de reproducir limpiamente difíciles octavas y escalas y de cantar como los ángeles la variación XVIII. Como bis ofreció una pautada interpretación de la “Vocalise op. 34 nº 14” del propio autor. Espectacular fue el regalo postrero de Gergiev: final de “El pájaro de fuego” de Stravinski.  Arturo Reverter

Un comentario

  1. J.E.Puelma 12/02/2018 a las 20:20 - Responder

    Jamás podría dudar de la capacidad del director Valeri Gergiev, pero dirigir con un mondadientes como batuta, no me cuadra….. mas bien no le cuadra a la figura de un director de orquesta…¿que dirigen, si los músicos están preocupados de la partitura ? En mi opinión están demás y sobre todo si dirigen con un mondadietes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa