Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimas 20 entradas

Últimos tuits de Beckmesser

Dos musicales para disfrutar en familia
Oferta discográfica en La Quinta de Mahler
Por Publicado el: 14/01/2017Categorías: Noticias

Glyndebourne, el lujo más «hipster» de los Festivales de verano

Glyndebourne, el Festival más «hipster»

La Traviata en Glyndebourne

Hay algunos Festivales de ópera de verano a los que un verdadero amante de la ópera tiene que peregrinar, como si de una religión se tratara, para alcanzar el hipotético Walhalla.

Estos son el de Aix-en-Provence, el de Glyndebourne, el de Salzburgo y por último el más importante en la ascensión a los cielos wagnerianos, el Festival de Bayreuth.

Fundado en 1934 por John Christie y su mujer, la cantante de ópera Audrey Mildmay, el Festival de Glyndebourne sigue una tradición incombustible a lo largo de los años contando con la dirección de los descendientes de sus fundadores y manteniéndose sin necesidad del dinero del Estado.

El matrimonio tuvo la gran suerte de conocer durante su luna de miel a Fritz Busch y Carl Ebert en Alemania. Más tarde ambos saldrían huyendo del régimen nazi y encontraron su casa en este festival. Con semejantes maestros nació lo que es hoy este imperdible evento de verano.

Los primeros años fueron dedicados exclusivamente a la figura de Mozart, para más tarde ampliar el repertorio a Britten, Verdi, Rossini, hasta llegar a prácticamente todos los compositores.

Por su escenario han pasado todos los grandes artistas de la mitad del siglo pasado, la mayoría, como en el caso de Aix-en-Provence, hacían allí sus primeros pinitos, gracias a los cuales eran catapultados en seguida al resto de los Teatros de Ópera con mayúsculas.

Para este año hay una propuesta de 7 títulos, todos interesantes. Por orden Hipermestra de Cavalli, Traviata de Verdi, Hamlet de Dean, Ariadne auf Naxos de Strauss, Don Pasquale de Donizetti y La clemenza di Tito de Mozart, cerrando de nuevo en agosto con La Traviata.

Pero Glyndebourne no sólo está creado para asistir a la ópera. Como en el resto de los teatros puedes tomarte una copa en los intervalos cortos, pero es en los largos (90 minutos) donde se puede saborear la tradición británica: puedes elegir entre cenar en unos de sus tres maravillosos restaurantes o encargar un picnic con champán en los jardines (se aconseja lo segundo) y, en el colmo de los lujos reservar, por 25 libras más, a un camarero particular que te lleve la cesta, te prepare la manta y te recoja todo cuando termines.

En fin, cosas maravillosas y adorables que hacer en una tarde de verano en la campiña de Sussex… además de, por supuesto, disfrutar de la ópera!

Más información aquí

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

banner-calendario-conciertos

Festival Santander

calendario operístico 2023