Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimas 20 entradas

Últimos tuits de Beckmesser

El Palau de les Arts, siete días cerrado por inundaciones. EL MUNDO 19/10/2007
El compositor Antón García Abril recibe el VII Premio Tomás Luis de Victoria
Por Publicado el: 14/10/2007Categorías: En la prensa

La OSG se ganó el corazón de los brasileños con un concierto en el pulmón de Sao Paulo

La OSG se ganó el corazón de los brasileños en el mismísimo pulmón de la ciudad brasileña de Sao Paulo. Aunque el sol ya lucía bien alto en el cielo, la actividad no amaneció en la infinita ciudad de Sao Paulo hasta que la OSG inició el camino de notas de la obertura de «Candide», un personaje creado por Voltaire en la Francia del siglo XVIII y al que Leonard Bernstein puso música en el XX.

El sol revienta de gozo hasta alcanzar los 36 grados en la lenta mañana de este domingo del «invierno» brasileño. La ciudad parece resistirse a despertar. A las once, el Parque Ibirapuera se sacude poco a poco la soledad de la noche con la llegada de sus primeros visitantes; muchos de ellos (tal vez más de 2000, es difícil saberlo) lo hacen para escuchar el concierto matutino con el que la OSG abre la serie de tres programas que ofrecerá en esta ciudad brasileña.
Este «árbol podrido» (traducción de la palabra indígena «ibirapuera») es el mayor de los parques de una ciudad cuyas dimensiones, cifras y estadísticas han crecido hasta enloquecer: 15 homicidios diarios, la mayor colonia de japoneses del mundo (más de un millón) y la mayor ciudad del hemisferio sur de este planeta que ya se le ha quedado pequeño.

En este pulmón de árboles centenarios la OSG y Víctor Pablo Pérez ganaron para su causa el corazón de los paulistas. Lo hicieron a golpe de ritmo, primero con la música tan próxima al jazz de Leonard Bernstein y después con el hechizo de la música española de Manuel de Falla. Tampoco faltó la chispa hispana del ruso Rimski-Kórsakov con su Capricho español y también hubo tiempo para algo de Stravinski y su Pájaro de fuego.
En los bises y con la zarzuela en la punta de su batuta, Víctor Pablo consiguió levantar al público sentado sobre el césped del parque, que no dejaba de aplaudir y vitorear cada una de las piezas ofrecidas, fuera ya del programa. Incluso quienes huían del sol asesino protegidos por buena sombra se pusieron a bailar: allí una pareja de japoneses marcando el pasodoble, aquí una señora que bajo un periódico como improvisado sombrero movía caderas para seguir las piezas.

Fotografías sobre la gira de la OSG en:

http://www.sinfonicadegalicia.com/?pag=fotos&idcat=13

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

banner-calendario-conciertos

Festival Santander

calendario operístico 2023